Colombia clasificó a cuartos de final de la Copa América

hace 6 horas
Por: Cecilia Orozco Tascón

Palabras contra hechos

EL PASTEL DEL TRIUNFO ESTÁ TAN apetitoso que todo el mundo quiere su tajada y nadie se interesa en saber cuáles fueron los ingredientes con los que se horneó.

Por eso no tuvieron eco las denuncias que se hicieron en la etapa electoral, y éstas no generaron efectos negativos entre los votantes. El fin de semana pasado, Noticias Uno publicó una información escandalosa con base en hechos: filmó los buses contratados para transportar gente de los barrios de estrato uno de Bucaramanga a la manifestación de cierre de la campaña de Santos, y participando en la misma, a empleados del Sena que ni siquiera se cuidaron de quitarse la camiseta de la entidad; a funcionarios que tienen manejo en la dependencia estatal, con la credencial en el pecho; al presidente del sindicato, que asegura que “la doctora María Inés”, la subdirectora, conminó a los trabajadores a asistir a la concentración del candidato oficialista “y a los que no vayamos, que nos atengamos a las consecuencias”. A esta realidad se opusieron simples palabras e intenciones. Las palabras de Santos: “dígame qué funcionario es y yo lo denuncio ante la Procuraduría”. Y las intenciones del responsable del presunto constreñimiento electoral, el director (e) del Sena en esa ciudad: “tomaremos los correctivos necesarios…”

El director de Acción Social de la Presidencia, Diego Molano, también se defiende con palabras. Protesta suavemente cada vez que alguien critica el uso politiquero de Familias en Acción, otro programa estatal que cuenta con tres millones de beneficiarios de las clases más necesitadas. Se sobreentiende que lo hace de dientes para afuera y eso ya es mucha gracia, pues no es un secreto que la agencia que él dirige no tiene de eso: dientes para enfrentarse a sus jefes. Aún así, y ante la repetición de quejas, Molano envió diez denuncias a una fantasmal Unidad de Reacción Inmediata para la Transparencia Electoral, de la Presidencia, de la que no se conoce decisión alguna. Amanecerá y nunca veremos el resultado.

Quedarán para la historia íntima del país los registros de Noticias Uno y del portal Votebien.com sobre el abuso de Familias en Acción, del que se encontraron evidencias, otra vez en Bucaramanga y en varios barrios de Soacha (faltan datos de otros municipios). Ambos medios obtuvieron testimonios en la capital santandereana de madres del programa. Según ellas, para la convocatoria de la U en abril, les dieron tres tarjetas por persona, lo que implicaba que cada una tenía que llegar con dos invitados más. En el sitio de la concentración debían llenar una planilla o perderían el subsidio de $100 mil. Una entrevistada aseguró que “más o menos hay 500 mamitas por barrio. Con la obligación de llevar a dos personas, esta zona le puso al menos tres mil personas a esa manifestación”. Votebien, por su parte, encontró que la alcaldía de Bucaramanga reunió a contratistas y ediles de la ciudad. A los contratistas les dieron boletas para que cada cual llevara a diez asistentes. “Si Santos gana, gana el patrón”, era el mensaje, de acuerdo con un testigo. Los ediles relataron que el alcalde de la ciudad, Fernando Vargas, les dijo que “tocaba rezar por el santo” porque así se garantizaba que tuvieran dinero para invertir en las comunas. El informe de Votebien termina de una manera significativa: “Aunque el mandatario (local) reconoció su amistad con el asesor presidencial José Obdulio Gaviria, su cercanía con Juan Manuel Santos y su agradecimiento a Álvaro Uribe por el apoyo ofrecido al municipio, reiteró: ‘no he participado en política’”. Palabras en vez de hechos. Así son las campañas exitosas en Colombia.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cecilia Orozco Tascón

La ministra del referendo contra la justicia

Defensas con códigos mafiosos

Autoridades morales en periodismo

País conmocionado