Por: Ernesto Yamhure

Recuperar a Bogotá

LA DESTRUCCIÓN DE BOGOTÁ ES FÍsica y emocional. Desde que nuestra ciudad cayó en las garras de la izquierda retardataria, la involución ha sido constante.

A pesar de las advertencias, de sus regulares amistades —recuerden al oscuro “empresario” Carlos Alejandro Zambrano Stacey— y de su probada incapacidad, poco menos de un millón de personas eligieron a Samuel Moreno. El nieto del salvaje dictador, llegó a la Alcaldía gracias a una propuesta populista, inconveniente e imposible: la construcción del metro.

No sabemos exactamente cuál es la motivación que tiene Samuel Moreno para embarcar a la capital de Colombia en la insostenible construcción del metro. Comprobado está que la línea proyectada no solucionará ni el 5% de la movilidad de los bogotanos que utilizan transporte público.

Claro, un proyecto de semejante magnitud implica muchísimas cosas, entre ellas la contratación de obras civiles y ya hemos visto cómo le gusta a la familia Moreno aquello de las adjudicaciones, debilidad que los acompaña desde aquellos años en los que el abuelito tirano gobernó.

Dice el Polo Democrático que Bogotá es la joya de su corona. Lástima que la hayan convertido en un inmundo fortín burocrático para satisfacer el apetito voraz de los clientelistas de la izquierda, conducta denunciada por Gustavo Petro, quien se vio obligado a traicionar a su propia colectividad.

Las elecciones del año entrante serán la oportunidad para que los bogotanos elijan a un alcalde que le haga a la ciudad la cirugía burocrática que requiere y que acertadamente demandó el presidente Uribe.

Hace unos días, la jefe del Polo desafió a Álvaro Uribe. Dijo que su partido, aliado con los liberales y verdes —sociedad de derrotados—, le ganará al uribismo en las elecciones del año entrante.

¿Y con qué lo hará? ¿Será que van a recorrer a Colombia exhibiendo la gestión de Samuel Moreno Rojas como un dechado de transparencia, eficacia y popularidad? ¿O acaso querrán ganar las elecciones realizando talleres académicos en los que expondrán los mecanismos de contratación implementados en Bogotá durante la terrible alcaldía que hoy padecemos?

El ritmo de progreso que lleva Colombia no se compadece con el de su capital. Mientras el país recorre la senda de la prosperidad, Bogotá cae aceleradamente por un ignominioso socavón.

No es hora para improvisaciones ni audacias. El uribismo debe proponer el nombre de un candidato que haga por Bogotá lo mismo que Álvaro Uribe hizo por Colombia.

No será una campaña fácil. El Polo pondrá a toda la maquinaria distrital al servicio de su causa electoral. Saben que una derrota en esta ciudad significaría su destrucción política.

Mientras los amarillos buscan alianzas politiqueras con otras colectividades, el uribismo deberá suscribir una gran coalición ciudadana para la recuperación de la dignidad bogotana.

~~~

Conocido el auto del Procurador General en el que le formuló pliego de cargos al ex ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, queda absolutamente claro que las dudas que hay respecto de Agro Ingreso Seguro se limitan a asuntos administrativos.

Aquellos que desde el año pasado andaban diciendo que Arias utilizó al AIS para enriquecerse, o para financiar sus proyectos políticos, deben estar al borde del desespero. El Procurador, luego de una sesuda y detenida investigación, los ha desmentido cuando determinó —repito— que las posibles fallas fueron de tipo administrativo.

229524

2010-10-13T22:39:26-05:00

column

2010-10-13T22:39:26-05:00

ee-admin

none

Recuperar a Bogotá

19

3598

3617

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Ernesto Yamhure

Destrozando a Uribe

Condiciones inamovibles

Doblar la página

Debate por la vida

Heil Gilma