Por: Felipe Zuleta Lleras

El Pablo Uribismo

CONOZCO PERSONALMENTE Y DESde hace muchos años al hoy senador Juan Lozano, a la sazón “presidente” del Partido de la U. Y pongo la expresión entre comillas, porque el verdadero presidente es el ciudadano Álvaro Uribe.

Pero vamos por partes: Lozano ha demostrado y con creces ser un lagarto profesional, oportunista, politiquero, camaleónico, traidor y mendaz. De la noche a la mañana traicionó a su amigo y jefe político Germán Vargas Lleras y acabó íntimo de Álvaro Uribe y José Obdulio Gaviria, sí, el primo de la misma persona que mató a Galán, el otrora jefe de Lozano.

Para mí resulta verdaderamente inexplicable que Lozano haya acabado representando los intereses de quienes, de alguna manera, tuvieron vínculos con el capo Escobar. Sí, lo digo por el ex presidente Uribe, cuyo padre rejoneaba para Pablo Escobar y su Medellín sin Tugurios, y por José Obdulio Gaviria.

Pues ahora la estrategia de los Pablo Uribistas es torpedear todas las reformas legislativas del gobierno de Santos y que tanto molestaron a Uribe durante su espurio gobierno. La ley de tierras y la ley de reparación de víctimas aterran a Uribe y a sus seguidores. En virtud de esas reformas, las tierras que durante los gobiernos de Uribe les fueron usurpadas a millones de campesinos por parte de los paramilitares y los parapolíticos, les serían devueltas a sus verdaderos dueños. Y en lo que tiene que ver con la reparación, Uribe sabe que el Estado podría repetir en su contra por casos como los de los falsos positivos.

Por todo esto es que resulta repugnante que un liberal de nacimiento ande ahora haciéndoles todo este juego reprochable y asqueroso a los Pablo Uribistas que lo que quieren es joder a Santos con las pretensiones de arrodillarlo. Lo que intenta Lozano, siguiendo las instrucciones de su patrón, es poner a Uribe a cogobernar con Santos.

Es claro que el país no puede tolerar que los Pablo Uribistas se acerquen al gobierno, pues lo contaminarían con sus actos de corrupción, de los cuales no podrán defenderse. Dejar que el Pablo Uribismo cogobierne resultaría en un traspié sumamente grave para un país que quedó destrozado y que el presidente Santos está tratando de sacar adelante. En cuanto a Lozano, sólo podemos decir que no sabemos si nos da lástima o asco. O las dos.

Notícula. La trinca montada entre el director del DAS, Felipe Muñoz; la directora del CTI, Marilú Méndez, y José Obdulio Gaviria debería alertar al presidente Santos y a su ministro del Interior. Se insiste por fuentes bien informadas que se siguen haciendo ‘chuzadas’. Afirmarlo sería irresponsable, pero sí me asaltan dudas. ¿Cómo supo de antemano el señor Gaviria que Félix de Bedout tenía el testimonio de Lagos (el del DAS) que lo involucraba en el tema de las ‘chuzadas’? ¿Acaso agentes del Estado les están ayudando a los escuderos de Uribe a defenderse? El lunar de Santos: haber ratificado a Felipe Muñoz y haber nombrado a Rafael Guarín en el Mindefensa. ¡Mal combo!

Twitter @fzuletalleras

232347

2010-10-30T22:00:00-05:00

column

2013-11-04T17:43:10-05:00

ee-admin

none

El Pablo Uribismo

17

3122

3139

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras

Impopulares pero eficientes

Cadena perpetua para violadores

El que es criminal… ¿ y la JEP qué?

Se perdieron las prioridades