Por: Felipe Zuleta Lleras

Tras de bufón…

CIERTAMENTE ESTA SEMANA HA estado bastante movida por cuenta de los altos funcionarios del gobierno anterior, liderados por el ciudadano Uribe, quien sigue mostrando su talante subversivo, peligroso y locuaz.

Pero a él lo ha seguido con una majadería supina su vicepresidente Francisco Santos, a quien en los últimos días le vimos un par de perlas: Volvió Extra lo que era un chisme social sobre la supuesta destitución del alcalde Moreno, cuando apenas arranca la investigación. Y peor aún resultaron sus críticas en contra del ministro Germán Vargas Lleras dizque por no haber arreglado en estos tres meses el caos en la justicia. ¡Tras de bufón…!

A Pachito se le olvida que el pasado gobierno tuvo ocho años para arreglar eso, pero no hizo nada; primero porque Uribe acabó con el Ministerio de Justicia, mostrando así su desprecio por la Rama Jurisdiccional y segundo, porque nombró como ministros al fallido asilado Sabas Pretelt, quien se dedicó a entregar notarías a cambio de votos, y a Fabio Valencia, quien se ocupó de su hermano procesado penalmente y de raspar la olla.

Me duele mucho ver a un hijo de Hernando Santos trabajando al servicio del Cartel Uribista. Lo he dicho en el pasado y lo seguiré sosteniendo. Jamás acabaré  de entender por qué Pachito decidió —con su presencia— blanquear a un ciudadano con relaciones aún inexplicadas con el narcotráfico (recuerden a su papá rejoneando para Pablo Escobar). Por fortuna ahora se empiezan a saber todos los delitos que se cometieron durante los ocho años de un gobierno espurio que logró la reelección mediante la comisión de delitos. Y Francisco Santos avalando eso  como si aquí no pasara nada. Es que si uno conoció a Hernando y a Helena y conoce a los hermanos de Francisco no puede concebir que Pachito esté haciendo semejante mandado.

Me resisto a creer que Santos no se dé cuenta de que cada vez que defiende a Uribe en RCN está afectando en materia grave la poca credibilidad con la que salió del Gobierno. ¿En qué quedó aquel periodista que combatía —arriesgando su propia vida— a Pablo Escobar, para haberse convertido en el defensor del primo de su secuestrador? No sé si sentir lástima o rabia, pues una persona con todas las posibilidades de haberle prestado invaluables servicios al país como periodista acabó enredado, atrapado por las redes de una mafia peligrosa que se entronizó en el poder por ocho años con las consecuencias que estamos viendo. Y al paso que vamos acabarán todos asilados por cuenta de la orden que le dio Uribe a sus secuaces y que pusimos en conocimiento de la opinión pública hace tres meses como lo hicimos esta semana con Sabas.

Notícula. Es una afrenta en contra de Perú la designación de Jorge Visbal como embajador en ese país. Él renunció a su curul cuando lo acusaron de tener vínculos con los paramilitares. Eso explica por qué en su hoja de vida para el nuevo cargo omitió poner ese pequeño detalle: que fue senador y que renunció por eso.

 

Twitter @fzuletalleras

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras

El viacrucis del presidente

La protesta de la minga

“1989”

Fobia al celular

Berracas las mujeres