Apagón en Venezuela: el país está en riesgo de quedarse un mes sin luz

hace 4 horas
Por: María Elvira Samper

Siguiente pregunta…

CUANDO TRAS CADA NUEVA CAPTURA, confesión, condena o negociación de ex funcionarios del DAS, los periodistas le preguntábamos al fiscal (e) Guillermo Mendoza sobre el proceso contra la ex directora María del Pilar Hurtado...

CUANDO TRAS CADA NUEVA CAPTURA, confesión, condena o negociación de ex funcionarios del DAS, los periodistas le preguntábamos al fiscal (e) Guillermo Mendoza sobre el proceso contra la ex directora María del Pilar Hurtado, comprometida por varios de ellos en el escándalo de las chuzadas y precisamente por eso destituida por la Procuraduría e inhabilitada para desempeñar cargos públicos por 18 años, él siempre contestaba: “Los tiempos mediáticos no son los mismos que los procesales”.

Sí, los tiempos judiciales no responden a los afanes periodísticos, pero en este caso era público un caudal de información que permitía inferir que Hurtado no era una inocente paloma. De hecho, su petición de asilo parece una confesión de parte. Mientras terminaba de armar el rompecabezas, ¿el Fiscal no podía acudir a una medida cautelar para impedir que la ex directora del DAS se saliera con la suya? ¿Le cabe alguna dosis de responsabilidad de que ella esté hoy a salvo de la justicia colombiana?

Siguiente pregunta: ¿No es una habilidosa jugada política el asilo que el gobierno de Martinelli le concedió a Hurtado que dizque para “contribuir a la estabilidad política y social de la región”? Siguiente pregunta: ¿No obedece a una interpretación arbitraria e irresponsable de la figura, en detrimento de la justicia colombiana? Siguiente pregunta: Si Hurtado es investigada por delitos comunes agravados, ¿Panamá podía apelar a la Convención de Caracas (1954), que en su artículo 2º dice que el asilo es aplicable a personas “perseguidas por sus creencias, opiniones o filiación política o por delitos políticos”? Siguiente pregunta: ¿El asilo de Hurtado no viola la Convención de Montevideo (1954), cuyo artículo 1º dice que “no es lícito a los Estados dar asilo (…) a los inculpados de delitos comunes, que estuvieren procesados en forma (…)”? Siguiente pregunta: ¿No viola también la Convención Americana de los Derechos Humanos según la cual el asilo “no procede en caso de una acción judicial originada por delitos comunes”? Siguiente pregunta: ¿Cabe una demanda contra el Estado panameño por estas violaciones?

Siguiente pregunta: ¿No es vergonzoso e indigno que el propio Uribe —según Hurtado le contó al periodista Daniel Coronell— le haya sugerido acudir a esa figura? Siguiente pregunta: ¿Quién es el principal beneficiario del espionaje ilegal y del asilo de la depositaria de la verdad sobre sus autores intelectuales? Siguiente pregunta: ¿Es simple coincidencia que todo sucediera cuando Uribe estaba en Honduras y días antes de una conferencia en Panamá? Siguiente pregunta: ¿Fue un favor de Martinelli a Uribe? Siguiente pregunta: ¿Es cierto que los hijos de Martinelli y los de Uribe son socios en negocios?

Siguiente pregunta: ¿El gobierno de Santos, ex jefe de Hurtado en Mindefensa y quien fue elegido con ayuda de Uribe, perseguía a la ex funcionaria o ponía en riesgo su seguridad? Siguiente pregunta: Si Hurtado tenía dudas sobre la imparcialidad de sus eventuales jueces, ¿no cabía la recusación, que está contemplada en la ley lo mismo que el reemplazo de los recusados?

Siguiente pregunta: ¿El asilo de Hurtado no es la gran contribución de Martinelli a la impunidad de una operación ilegal urdida desde la Casa de Nariño contra personas no afectas a Uribe? Siguiente pregunta: ¿El gobierno Santos se limitará a las declaraciones prudentes? Siguiente pregunta: Si es ordenada la captura de Hurtado y procede la extradición, ¿Santos se le medirá a pedirla viendo que el más interesado en el asilo es quien lo llevó al trono? Siguiente pregunta: Si Colombia pidiera la extradición de Hurtado, ¿Martinelli la devolvería? Siguiente y última pregunta: ¿Uribe está “tocadito” y por eso pela tanto el cobre?

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de María Elvira Samper

Más violencia no destraba el proceso de paz

¿Quién le teme a Vargas Lleras?

Un abismo entre obispos

Fiscal desbocado