Por: Juan Carlos Gómez

Ellos confiaron en Telegram

Sergio Moro, el famoso juez del Lava Jato que condenó a Lula da Silva, y el gobernador Ricardo Rosselló de Puerto Rico tienen algo en común: confiaban en Telegram, la app de mensajería instantánea que utilizaron para trasmitir información comprometedora y cuya filtración produjo un tsunami político en sus respectivos países.

La filtración de las conversaciones de Moro, ahora ministro de Justicia del presidente Bolsonaro, reveló una indebida interferencia en la actuación de los fiscales del proceso contra Lula, lo cual despertó severas protestas de la oposición. En el caso de Rosselló salieron a la luz mensajes de odio, discriminación y corrupción, lo que forzó su renuncia después de una movilización social jamás vista en esa isla caribeña.

Telegram, a diferencia de casi todas las aplicaciones de mensajería que se utilizan en las plataformas digitales, no se originó en Estados Unidos. Su fundador fue el ruso Pavel Durov, quien se metió en problemas con Putin y salió multimillonario de su país en 2014. Durov concibió esta aplicación con la idea de ofrecer a sus usuarios total seguridad en sus comunicaciones, gracias a la encriptación de los mensajes extremo a extremo sin la intervención de un servidor y con la ventaja de no estar bajo la jurisdicción de las autoridades estadounidenses. Sin embargo, los casos de hackeo a Telegram en Brasil y Puerto Rico confirmaron las advertencias de algunos expertos acerca de su vulnerabilidad, lo mismo que se le reprocha a Whatsapp.

En Irán, Rusia y China, Telegram ha sido una herramienta indispensable para la oposición política, por lo cual ha sido proscrita por las autoridades de esos países. En Hong Kong, las multitudinarias protestas de hace pocos días se convocaron a través de esta aplicación. También ha sido acusada de ser utilizada para planear actos terroristas.

Si el mundo no tiene fronteras, tampoco tiene secretos. La seguridad y la estabilidad política de cualquier país están expuestas a que cualquier día salgan a la luz las desagradables tripas del poder y sus oscuros rincones. Para quienes no quieran utilizar más Telegram o Whatsapp, tal vez ya sea demasiado tarde… Alguien ya tiene sus conversaciones y las revelará en el momento oportuno.

@jcgomez_j

874389

2019-08-04T21:00:00-05:00

column

2019-08-04T21:00:02-05:00

[email protected]

none

Ellos confiaron en Telegram

27

2359

2386

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Carlos Gómez

Cuatro ventanillas

Twitter, regulador de contenidos

El sueño de Jeff Bezos

Tiempos recios