Respaldo total a Patricia Ariza

La prensa colombiana ha denunciado que Patricia Ariza, dramaturga, poeta y actriz del Teatro La Candelaria, una de las mujeres más galardonadas del mundo por su trabajo artístico, se encuentra en un perverso expediente de la Policía colombiana. Allí se la señala como hippy, nadaísta y posible subversiva al servicio de las guerrillas.

 El correo de la Corporación Colombiana de Teatro, entidad del movimiento teatral que ella preside, ha sido bloqueado y, en más de una ocasión, ella y su compañero, Carlos Satizábal —también director de teatro—, han recibido correos amenazantes.

Quienes conocemos a Patricia Ariza sabemos de su talento y su dedicación al arte y a las causas sociales en defensa de los derechos humanos. Patricia es una de las directoras y dramaturgas más reconocidas por los artistas y por las organizaciones humanistas y feministas. Y el grupo La Candelaria (colectivo del cuál ella, con el maestro Santiago García, es fundadora) es uno de los más representativos de América Latina.

Hoy en Colombia numerosos líderes sindicales y sociales son asesinados, amenazados o desterrados. Llamamos al mundo del arte, la cultura, los medios y la academia a solidarizarse con la maestra Ariza y con su grupo y a alertar al Gobierno de Colombia y a sus fuerzas de seguridad para que desistan de sus montajes e infamias contra ella y respeten la libertad de pensamiento y la independencia de los artistas, académicos, periodistas, poetas e intelectuales.

El Gobierno colombiano y sus fuerzas de seguridad deben entender que la maestra Patricia Ariza no está sola, muchas organizaciones y personalidades del mundo la reconocemos, la necesitamos y la respetamos. Reclamamos también por su protección porque, en gracia a su incansable trabajo internacional por la Paz de Colombia, nos hemos sensibilizado en la defensa de los derechos humanos de este país tan devastado por la violencia, el narcotráfico y el secuestro.

Firman:

1. Laura Restrepo, escritora; 2. Eduardo Galeano, escritor, Montevideo; 3. Fernando Rendón: poeta, director del Festival Internacional de Poesía de Medellín, Premio Nobel Alternativo 2006; 4. Jotamario Arbeláez, poeta y escritor colombiano, Premio Latinoamericano de Poesía Víctor Valera Mora; 5. Arístides Vargas, dramaturgo y poeta, fundador y director del Teatro Malayerba, Quito; 6. Luis Fayad, escritor, Berlín, Alemania; 7. Martha Senn, artista lírica y ex-Secretaria de Cultura de Bogotá D.C., Colombia; 8. Jorge Enrique Botero, periodista y escritor; 9. Nicolás Suescún, poeta y traductor; 10. Julia Varley, actriz, Odin Teatret, Dinamarca, directora del Transit Festival Internacional de Teatro, editora de la revista The Open Page; 11. Jill Greenhalgh, Founding Director of The Magdalena Project – International Network of Women in Contemporary Theatre: Lecturer in Performance Studies, Aberystwyth University; 12. Miguel Rubio, fundador y director del Grupo Cultural “Yuyachkani” de Lima, Perú; 13. Dr. Julie Robson, Senior Lecturer & Course Coordinator Contemporary Performance School of Communications and Arts; 14. Margarita Borja, coordinadora del Encuentro de Mujeres de Iberoamérica en las artes escénicas en el FIT de Cádiz, Directora del Teatro de Las Sorámbulas y del Festival Magdalena en Barcelona, España; 15. Wilson Pico, coreógrafo, bailarín, maestro de la danza latinoamericana, director de la Escuela Futuro Sí!, Quito; 16. Alumnos, alumnas, profesores y profesoras de la Escuela Futuro Sí! (Enseñanza alternativa de Danza Contemporánea), Quito – Ecuador.

 Siguen más de 350 firmas en apoyo a Patricia Ariza.

Colombia: inaprovechado paraíso tropical

Parto del hecho de que la visión de estos comentarios y opiniones nacen de mi realidad y experiencia de Ingeniero Agrónomo, pero igualmente me apoyo en el conocimiento, la lógica y el sentido común.

Somos un país con una ubicación geográfica inmodificable y única, lo que nos brinda unas condiciones ambientales igualmente únicas. Desgraciadamente, éstas sí muy modificables. Como sociedad no nos hemos dado cuenta de nuestras condiciones ambientales de flora, fauna, recursos hídricos, solares, eólicos, minerales, en fin, lo que somos realmente y no lo que queremos ser o lo que quieren que seamos. Nuestra posición geográfica en el planeta nos ubica entre los Trópicos de Cáncer y Capricornio y en contacto con la línea ecuatorial (no somos mas de veinte países) otorgándonos unas propiedades exclusivas, que en este mundo capitalista y comercial deberían saberse aprovechar para beneficio general y como fuente de empleo y bienestar social.

Con las condiciones que tiene, Colombia tendría que ser uno de los principales productores de alimentos de toda índole a nivel mundial; también uno de los principales proveedores de materias primas para infinidad de industrias y negocios. Deberíamos ser un gran proveedor de energía eléctrica basada en fuerzas generadoras de índole hídrica, solar, eólica, mineral (carbón, petróleo, gas), geotérmica o más allá (nuclear), dependiendo de nuestro desarrollo. Desgraciadamente hemos estado pésimamente dirigidos y administrados transformando nuestras riquezas en fortín de unos cuantos y en desgracia de todos los demás.

Ojalá un medio de comunicación tan importante como el de ustedes pudiera vislumbrar o pensar algo parecido y convertirse en motivador y jalonador de nuestro desarrollo económico y social basándose en la educación, en el conocimiento, en una justa repartición de nuestras riquezas para que la justicia y las leyes se cumplan con agrado y convicción.

 Octavio Cruz González. Cali.

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Lectores opinan

La cofradía del santo reproche

No entiendo por qué no entienden

Al oído de los conjueces

De igualdades y discriminaciones

De Julio Londoño sobre una columna