Por: Hernando Roa Suárez

Hernán Toro Agudelo: 1918- 1978

Jurista, profesor, periodista, parlamentario, ministro y magistrado.

Bajo la responsabilidad editorial de Alvear Editor, acaba de ser publicado este texto que complementa tres sustantivos sobre Hernán: las Obras selectas, publicadas por la Cámara de Representantes (1982); El problema social agrario en Colombia, Tercer Mundo (1985); y Hacia una reforma social y urbana en Colombia, Tercer Mundo (1986).

El libro está integrado por tres partes. La primera, que es la mas extensa, recoge Recuerdos de prensa, desde la precisa  y justa reseña que de su personalidad y labor realizó Carlos Lleras, en la Nueva Frontera, hasta las publicaciones conmemorativas a los treinta años de su fallecimiento, pasando por sus escritos doctrinarios sobre el liberalismo de izquierda y la social democracia; algunos de sus famosas sentencias como magistrado de la Corte Suprema de Justicia; los reconocimientos de las universidades de Antioquia y Medellín; cuidadosos y profundos editoriales como director de El Diario de Medellín; el comentario que, como jurista, realizó el colega, tratadista y profesor Jaime Vidal Perdomo;  y los múltiples escritos, referidos a Hernán, de políticos, profesores universitarios de la talla de Jaime Jaramillo Uribe y Gerardo Molina, y periodistas de las responsabilidades de Juan Zuleta Ferrer y Guillermo Gaviria.

La segunda, se ocupa de La bibliografía e incorpora una evolución precisa de su producción  intelectual, desde su tesis para obtener el grado de abogado, otorgado por la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Antioquia, sobre El impuesto predial; las múltiples publicaciones en revistas universitarias y de opinión pública; la secuencia de sus cursos sobre: Historia de la economía colombiana,  y Esquema de la economía actual; hasta la totalidad de sus diversas publicaciones, incluyendo los índices de los libros más importantes a los cuales ya se hizo mención, y las respectivas felicitaciones y reseñas sobre estas publicaciones.

La tercera, que complementa el aporte de Renán Toro Agudelo, es una colaboración especial y reflexión íntima de su hermano Orión, sobre el Entorno familiar donde, impulsado por el afecto y la razón,  discurre contextualmente  sobre la lucha histórica de sus ancestros hasta mostrar aspectos significativos de su familia, culminando con la última y dolorosa carta dirigida por Hernán  a su amigo Jaime Jaramillo Uribe - con motivo de su designación como embajador en Alemania -  complementadas con cuatro fotografías que recogen aspectos estelares de la labor de Hernán.

Ahora bien, tomemos distancia: ¿Tendrá sentido  para los juristas, universitarios, periodistas, y políticos contemporáneos, leer y estudiar a Hernán Toro? Claro que sí. Él representa un ejemplo de la lucha adelantada por un ser inteligente, estudioso, consagrado y trabajador que amó la juridicidad; respetó la academia; ejerció la labor periodística con conciencia crítica;  y practicó el arte y la ciencia de la política. Y algo sustantivo que deseo remarcar: Frente a las leguleyadas y marrullerías; los instructores universitarios; los periodistas mediocres; los politiqueros; y la falta de sentido de grandeza con la institucionalidad de la democracia participativa y el ejercicio del poder -que observamos en nuestros días - la parábola maravillosa de la vida de Hernán estuvo enmarcada, y así fue reconocido por quienes lo conocieron en sus diversas facetas, por un transcurrir ético de su existencia. Leámoslo; estudiémoslo.

[email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernando Roa Suárez

“El país que me tocó”

En torno al Estado y la gestión de calidad

El Gobierno y nuestro Estado

Sobre leer y escribir. Apuntaciones