Por: Felipe Zuleta Lleras

El famoso juez 5º

YA EN UNA OPORTUNIDAD EN ESTE espacio habíamos llamado la atención sobre lo cuestionable que resultaba una providencia del juez 5º penal municipal en el caso de los ex ministros de Estado Luis Carlos Valenzuela y Luis Fernando Ramírez, a quienes este juez benefició con una cesación de procedimiento en un proceso penal que, al cabo de cinco años, había llevado al propio Fiscal General de la Nación a acusar a los ex ministros por los delitos de utilización indebida de información privilegiada y uso de documentos reservados.

¿Quieren ver quién es este juez que trató de sacar por la puerta de atrás a los ex ministros y cuya decisión fue oportunamente revocada por la juez 50 penal del circuito atendiendo una apelación de la parte civil y de la Fiscalía?

Pues por este caso la Sala Disciplinaria del Consejo Seccional de la Judicatura de Cundinamarca abrió una investigación disciplinaria en contra de Luis Eduardo Beltrán Farías (entre otras 36 investigaciones de este tipo que ha tenido en su contra). El juez se encuentra cobijado con medida de aseguramiento de detención preventiva impuesta por la Fiscalía (está recluido en la cárcel La Picota), en razón de la comisión de delitos de prevaricato por acción y peculado por apropiación al haber concedido, en forma contraria a derecho, más de 500 pensiones a cargo de Cajanal (asunto tramitado por el procedimiento de la Ley 600 de 2000). Y vean estas otras decisiones:

Según múltiples noticias de medios de comunicación, concedió un hábeas corpus a favor de El Indio, Fritanga y Felipe Sierra, temibles personajes de la ‘Oficina de Envigado’, relacionados con la investigación penal contra Guillermo León Valencia Cossio, ex director seccional de Fiscalías en Antioquia. Por estos hechos el juez 5° fue capturado y luego liberado porque tenía incapacidad neurológica.

Este juez otorgó libertad a Édgar Salazar Corredor y Manuel de Jesús Angarita Castillo, condenados por la doctora María Stella Jara, Juez Tercera Penal Especializada, por los delitos de narcotráfico y concierto para delinquir. Esta Juez le había pedido al Fiscal General de la Nación que investigara penalmente al juez 5°.

 Actualmente, la Juez Quinta Municipal es la Dra. Susan Tovar Bonilla, quien fue nombrada por el Tribunal de Bogotá, mientras el juez 5º penal municipal está privado de la libertad. Entendemos que el señor Beltrán Farías, aunque está preso, sigue siendo el juez 5° penal municipal, sólo que está suspendido, luego si recobrara su libertad, teóricamente podría regresar a seguir “despachando justicia”.

Por supuesto que de estas conductas irregulares del famoso juez Beltrán no pueden responder los doctores Valenzuela y Ramírez, pero ciertamente no suena bien que dos ex ministros salgan por la puerta de atrás de un proceso penal, cuando por su ocupación ejercen su profesión como banqueros de inversión a través de su prestigiosa empresa Sumatoria. Es claro que la justicia tiene la última palabra. ¿Será que sí?

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras