Por: Alfredo Molano Bravo

Espejito, espejito…

ENTRE LOS MUCHOS PELIGROS QUE representa para la débil democracia que tenemos la continuidad del uribismo sobresale la pretensión de Juan Manuel Santos, no de imitar a, sino de ser el mismo Winston Churchill.

No es que se parezcan mucho, pero con el tiempo a Santos se le pueden abotagar y achinar más los ojos y, para ajustar, abultársele la barriga. Tienen algunas cosas en común. Cuando jóvenes fueron militares, aunque Juan Manuel nunca estuvo en una batalla, encuentro, zafarrancho ni nada que se le pareciera.

Los niños bien en Colombia no van a la guerra; si fueran, se acabaría. Churchill en cambio peleó en Sudán, India, y fue herido en la guerra de los Boers en Sudáfrica. Pero ambos fueron Ministros de Hacienda y Ministros de Guerra, y siempre oscilaron entre el conservatismo y el liberalismo. No sería una mera pesadilla que el día después de su posesión como presidente dijera en el Congreso de aquí, como si estuviera ante la Cámara de los Comunes: “No tengo nada más que ofrecer que sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor”. Y la monte por ahí: “No pensemos más que en la guerra; todo para la guerra. Cuidado con aflojar la tensión. ¡Resistirlo todo, y adelante!”. Para llegar a repetir estas conocidas frases del héroe inglés, ha hecho Santos un largo camino meticulosamente preparado: Chávez es Hitler y Correa es Mussolini. ¡A la carga! Para esa época podría fumar habano y usar chistera. Meterse un sombrero de copa o bombín le quedará difícil, pero se encasquetará uno de esos sombreritos escoceses de jugar golf. Quizás hoy esté tomando clases de acuarela para pintar un crepúsculo en Anapoima. Con todos estos arreos se sentirá autorizado para declararle la guerra a Venezuela y amenazar con volver a bombardear Ecuador, porque las personalidades obsesivas son así.

¿Acaso Uribe ha dejado por un minuto de manejar el país como maneja El Ubérrimo? Y se ha disfrazado de todo: con zurriago y mataperros; con zamarros y con frac para comer con el Rey —¡inolvidable!—; con espuelas; con sombreros de Aguadas, de Sandoná, de Suaza y el clásico, el vueltiao, sin olvidar la mulerita, el ponchito, el sobretodito, para visitar Washington en invierno. Así nos gobiernan. Pero las cosas van a cambiar: una madrugada Santos se disfrazará de Comandante Supremo de nuestras fuerzas de tierra, mar y aire, y, binóculos en mano, vigilará desde Monserrate el avance de la patria hacia los Llanos, hacia la frontera con Venezuela; hacia el sur, la frontera con Ecuador. No se aguantará las ganas de jugar con los juguetes que ordenó comprar cuando fue Ministro de Defensa. ¿Para qué —preguntará— serviría entonces semejante gasto? “Me preocupa —dijo ya de candidato— que Chávez se esté armando de esta manera (con misiles y aviones de combate)”. “Esperamos que esas compras no signifiquen ningún tipo de eventual agresión, lo cual sería fatal para la región”.

Por el lado del vecino, las cosas no son menos preocupantes. Chávez acusa a Santos de “preparar falsos positivos para involucrar a su gobierno con las guerrillas colombianas”. El Washington Post, Vargas Lleras, Noemí le dan manivela al fuelle: Chávez prepara armas nucleares, Venezuela es la ruta de narcotráfico, las Farc preparan milicias nacionales chavistas. El expediente se irá fabricando hasta que Colombia —declarará solemne— deba perseguir a los bandidos en caliente y bombardear sus posiciones. Historia contada y refrita: maté a Reyes porque “traicionó al pueblo”, dijo hace poco el eventual comandante en jefe. Santos hereda de Uribe su rasgo más peligroso, creerse también Mesías y hacerse todas las noches, antes de acostarse, la pregunta de Churchill: “¿Pueden las colectividades modernas pasarse sin los grandes hombres?”. Y responderse, también con Churchill: “Hay un sentimiento de ausencia, de vacío, de carencia de algo, de imperfección…”.

¿Tendrá suficientes hígados mi viejo amigo Angelino —con quien he compartido ideales y esperanzas— de salir a lavarle las manos a Santos en sus futuras aventuras paranoides contra nuestro pueblo y contra los pueblos vecinos?

197609

2010-04-10T23:00:00-05:00

column

2010-04-10T23:00:00-05:00

none

Espejito, espejito…

21

4216

4237

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Alfredo Molano Bravo

Mientras regreso…

Desparchados y encombados

El “Alfonso Cano” que conocí

Delito de hambre

¿Y ahora qué?