Jurado no puede ver última rueda de prensa de Michael Jackson

Con ese video la defensa quería argumentar que el 'rey del pop' era adicto a los medicamentos y que tomó por sí solo el Propofol.

Los jurados del juicio al médico de Michael Jackson no podrán ver el video de una conferencia de prensa que dio el cantante cuatro meses antes de su muerte para anunciar su malograda serie de conciertos en Londres, decidió el juez del caso el lunes en Los Ángeles.

El juicio por homicidio involuntario al doctor Conrad Murray, quien era médico personal del cantante fallecido por una intoxicación de medicamentos, comienza este martes en la Corte Superior de Los Ángeles.

Uno de los abogados de Murray, Nareg Gourjian, dijo en una audiencia preliminar este lunes al juez Michael Pastor que "salta a la vista al ver el video que Jackson estaba bajo la influencia" de sustancias cuando dio la conferencia de prensa en Londres para anunciar los conciertos "This Is It".

El video era importante para la defensa para sustentar su argumento de que Jackson era adicto a los medicamentos y que tomó por sí solo la sobredosis de Propofol -un sedante usado en intervenciones quirúrgicas- que lo mató.

En tanto, la fiscalía afirma que Murray le administró el sedante y luego descuidó a su paciente, que sufría insomnio crónico.

En el video, Michael Jackson aparece sobre un escenario y balbucea incoherentemente "Los amo a todos" y "This Is It" (esto es todo) repetidas veces, sin explicar que esta frase es el nombre de los 50 conciertos que planeaba dar para revivir su reputación y sus finanzas.

El fiscal de distrito David Walgren replicó que el video, del 5 de marzo de 2009, es "absolutamente irrelevante", porque el estado físico y psicológico de Jackson que muestra es casi cuatro meses anterior a su muerte el 25 de junio de 2009, argumento al que accedió el juez Pastor.

Al cerrar la audiencia, el magistrado envió a los abogados "a descansar" antes de dar sus alegatos de apertura el martes frente a un jurado de siete hombres y cinco mujeres, seis de los cuales reconocieron que son o fueron fanáticos del "rey del pop".

Si es hallado culpable, Murray, un cardiólogo de 58 años, podría ser condenado a cuatro años de prisión y la pérdida de su licencia médica.