Medicamentos y pomadas

Después del desfile de especialistas que recibieron a Michael Jackson en el área de urgencias del hospital de Los Ángeles, el turno les correspondió a los administradores de las farmacias cercanas a la casa del artista y que, años atrás, tuvieron relación con Conrad Murray.

Tim López, originario de Las Vegas, Nevada, le contó ayer a la fiscal Deborah Brazil que Conrad Murray realizó en marzo de 2009 una orden de 40 tubos de pomada blanqueadora de marca Benoquin. “Tengo muchos pacientes que desean usar esa crema específicamente”, aseguró el médico.

El 6 de abril, al parecer muy satisfecho con los resultados, Murray volvió a contactar a López para ordenarle el envío de diez frascos de Propofol de 100 ml y 25 frascos de 20 ml, además de otra orden de Benoquin igual a la solicitada un mes antes. La dirección correspondía a una dirección en Santa Mónica.

Nicole Álvarez, una actriz que conoció a Murray en 2005 y con quien vivía al momento de la muerte del artista, dijo que Murray recibía paquetes con frecuencia en su residencia en Santa Mónica. “No todos los días, pero de vez en cuando llegaban cajas enviadas a su nombre”, manifestó la mujer en la Corte Mayor de Los Ángeles.

Álvarez destacó a la fiscal Deborah Brazil su emoción por el hecho de que su entonces novio era el médico personal de una superestrella. Contó que una vez Murray concertó un encuentro para presentarle a Michael Jackson. “Fue una sorpresa, no sabía lo que pasaba, me quedé muda, ¡no podía creer que estaba conociendo a semejante personaje”, contó emocionada.

La exnovia del especialista dijo, además, cómo era la rutina de Conrad Murray, quien se iba a trabajar a la casa del cantante hacia las 9 p.m. y volvía en las mañanas antes de las 10. “Recién empezó a trabajar para Jackson estaba de regreso en la casa como a las 6 a.m., pero a medida que pasó el tiempo las jornadas con la estrella se hicieron más largas”, dijo Nicole Álvarez.

Luego de los testimonios de Tim López, de otros farmaceutas y de Nicole Álvarez, la fiscal Deborah Brazil mostró una factura en la que Murray realizó otra orden, también en abril, de un total de 65 frascos de Propofol. Así finalizó el tercer día de la segunda semana de esta diligencia que se está convirtiendo en uno de los juicios más publicitados de la historia.