11 Jul 2021 - 2:00 p. m.

Contenido Patrocinado por Editorial Doral Brickell

Asmet Salud “cuida la salud de mi familia”

La Superintendencia Nacional de Salud extendió por seis meses la medida de Vigilancia Especial a la EPS Asmet Salud con usuarios en 12 departamentos.

Alfredo Serrano Zabala, escritor y periodista

El miércoles 23 de junio de 2021, se conoció que mediante resolución 6151 del 2021, la Superintendencia Nacional de Salud extendió por seis meses la medida de Vigilancia Especial a la EPS Asmet Salud con usuarios en 12 departamentos. La decisión según la Supersalud aspira a que Asmet Salud mejore su desempeño financiero y alivie las constantes quejas de sus afiliados. La Superintendencia indicó que, para hacer seguimiento sobre la atención y los irregulares indicadores financieros de la EPS, amplió la medida preventiva hasta el 5 de diciembre de 2021.

Tres semanas antes, el 28 de mayo 2021, trascendió que la capturada y procesada por corrupción al sistema de salud, Eva Katherine Carrascal Cantillo, exsuperintendente delegada para la Supervisión Institucional, había sido nuevamente imputada por haber recibido, $300 millones de pesos por parte del ex presidente de la EPS Asmet Salud, Gustavo Adolfo Aguilar, para aprobar el plan de restructuración de esa Entidad Prestadora de Salud. Eva Carrascal está presa en la cárcel de mujeres El Buen Pastor de Bogotá y en juicio por el mencionado Cartel de la Salud.

Según la Fiscalía, Eva Carrascal le enseñó a Aguilar Vivas la manera como ella podía darle la mano en la diligencia que avanzaba en la Superintendencia y que, en contraprestación, debían acordar el pago de $50 millones en efectivo que entregó Gustavo Aguilar a Carrascal Cantillo, en presencia de Jhon Alexander Colmenares, ello a bordo de un vehículo en la calle 100 con avenida Suba al norte Bogotá.

Eva Carrascal Cantillo, según la Fiscalía, ayudó a aprobar irregularmente el plan de reestructuración de Asmet Salud EPS. La médica cirujana santandereana está siendo investigada por el delito de cohecho.

Sostiene la Fiscalía que, en el año 2017, Eva Carrascal quien fungía como delegada para la Supervisión Institucional de la Superintendencia Nacional de Salud, se reunió con el exrepresentante legal de la EPS Asmet Salud, Gustavo Adolfo Aguilar hoy también capturado por la justicia colombiana, para ayudarle a que se aprobara el modelo de mejoramiento financiero y administrativo de la EPS Asmet Salud, a cambio de la suma de $300 millones de pesos.

Según el rastreo de la Fiscalía; Eva Carrascal Cantillo recibió $50 millones de pesos por su vuelta en la Superintendencia Nacional de Salud, esto en diciembre de 2017. Posteriormente, en los primeros días de enero de 2018 recogió los restantes $250 millones. Una vez surtido el negocio entre Carrascal y Aguilar, la Superintendencia Nacional de Salud formuló la resolución de aprobación de reorganización que permitió a la EPS Asmet Salud, de Gustavo Adolfo Aguilar, seguir en marcha.

Vale recordar, que el primero de febrero de este año 2021, los medios de comunicación en Colombia daban cuenta de la captura en Popayán del representante legal de las EPS Asmet Salud, Gustavo Adolfo Aguilar porque según la fiscalía general de la Nación, entre los años 2008 y 2012, se habría apropiado de $21 mil millones de pesos.

El nombre de Gustavo Adolfo Aguilar Vivas ya había sido mencionado en el escándalo de una denuncia en contra del Representante a la Cámara por el departamento de Risaralda, Juan Carlos Reinales Agudelo. Los dos, Aguilar y Reinales fueron grabados en conversación el 6 de noviembre de 2020 en las afueras del Aeropuerto El Dorado de Bogotá, en donde se escucha a Juan Carlos Reinales decirle a Gustavo Adolfo Aguilar definir compromisos de contratos a hospitales y el cobro de una cartera en Risaralda. Según Gustavo Aguilar, ex presidente de la EPS Asmet Salud, la contratación era para dos hospitales, modificar un contrato con el Hospital San Rafael, que es privado, y volver a darles recursos a los hospitales Universitario San Jorge y al de Dosquebradas.

Gustavo Adolfo Aguilar en su defensa indicó que mientras el representante Reinales les pedía en privado contratos y pagos a hospitales, en el Congreso de la República los atacaba.

El exrepresentante legal de la EPS Asmet Salud, Gustavo Aguilar, habría usurpado el dinero del Sistema General de Salud con información falsa en los estados financieros de la EPS que funcionaba en 13 departamentos del país y que solo en el departamento del Cauca atendía 33 municipios. En la conversación Reinales le explica a Aguilar que en el transcurso de los próximos días le pasa un listadito y que el trámite es mejor hacerlo de forma personal para “evitar malentendidos y güevonadas”.

Hay que reiterar que, en la citada grabación de Gustavo Aguilar, con el representante a la Cámara Juan Carlos Reinales también se oye al congresista preguntar “¿Cuál es mi rédito ahí? La comisión. Claro, ese es mi rédito y de eso es que yo vivo, entonces yo hago la tarea, hago la gestión, que jodo aquí y que jodo allá”.

En los primeros días de febrero de 2021, la justicia ordenó brindarle casa por cárcel a Gustavo Aguilar ex presidente de la EPS Asmet Salud, Aguilar Vivas, quién en su función no cumplía con el pago a terceros, ni proveedores, así como tampoco garantizaba una buena atención a sus afiliados, y por el contrario se dedicó a hacer inversiones por 842 millones de pesos en acciones de una empresa en República Dominicana, como comprobó la Fiscalía.

Según los informes de los entes de control, la EPS Asmet Salud era inviable y no tenía liquidez, con pérdidas acumuladas a 2012, de 49.000 millones, situación que exigía su liquidación por parte de la Superintendencia Nacional de Salud. Existen inversiones por 15.282 millones de pesos que no tendrían relación con el objeto social de la EPS y habrían sido cargadas a los gastos administrativos, indicó, en su momento, la Fiscalía.

De otra parte, el 6 de julio de 2021, trascendió que debido a las deudas de las EPS Asmet Salud, Medimás, Salud Total y Nueva EPS con el hospital San Marcos de Chinchiná, en el departamento de Caldas, el centro clínico se vio en la obligación de cerrar 10 camas de Unidades de Cuidados Intensivos –UCI y dos de Cuidados Intermedios.

La cartera, solo por facturación UCI ascendía a 2.334 millones de pesos y haciendo gestiones, tocando las puertas y haciendo los cobros a las EPS, abonaron 318 millones entre septiembre de 2020 y junio de 2021, indicó Juliana Paola Bedoya Serna, secretaria de Desarrollo Social de Chinchiná.

Además de la operación de las UCI y las UCIN, que era de 350 millones mensuales, ni las EPS, ni el Ministerio de Salud ha pagado la toma de muestras de covid-19, ni la vacunación contra el virus, aspecto que agravó el presupuesto del hospital San Marcos de Chinchiná.

Se espera que el próximo 19 de julio llegué al departamento de Caldas una comisión de la Superintendencia Nacional de Salud, que estudiará la crisis que embarga al hospital San Marcos, y que revisará la delicada situación de diversas clínicas y hospitales del departamento a los que las EPS les adeudan más de 170.000 millones de pesos.

La situación del ex presidente de Asmet Salud, Gustavo Adolfo Aguilar Vivas en la Fiscalía pasa por la imputación de los delitos como peculado por apropiación y fraude procesal, manifestó, en su momento, Eduard Alirio Calderón, director Especializado contra la corrupción de la Fiscalía. El caso fue priorizado por el propio fiscal general de la Nación, Francisco Barbosa.

La crisis de la EPS Asmet Salud, cuyo lema es: Cuida la salud de mi familia, que por las evidencias no hace eco a su frase, es otra de las graves fisuras que se suma a los aprietos del Sistema General de Seguridad Social en Salud en Colombia, ante la complacencia de su rectora, La Superintendencia Nacional de Salud, en cabeza de Fabio Aristizábal Ángel.

Como píldora de la semana y en memoria de lo que se ha venido denunciando, se hace necesario traer a colación un parafraseo de mi publicación anterior, pues en esta se habían dejado unas dudas sobre el proceso de compensación, los embargos y la Ley de Punto Final para Coomeva EPS, en aquel entonces este servidor se preguntó si:

¿La intervención con fines de administración logró liberar los recursos de los juzgados para poder destrabar los procesos de compensación ante la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud –ADRES- y generar los recursos necesarios para irrigar de liquidez a la red? O ¿El Gobierno le giró recursos de punto final exclusivos a la EPS para que pudiera destrabar la operación de iliquidez?

(Lea también: El drama no cesa para los pacientes de la EPS Coomeva)

Es así, que, como resultado de labores investigativas, se encontró que, en el segundo proceso de compensación del 9 de junio de 2021, la EPS Coomeva, giró a un prestador de medicamentos a través de la metodología de giro directo, una suma considerable, la cual debió haber sido por prestación de servicios. No obstante, no es claro si el Agente Interventor logró desembargar los recursos que se encontraban congelados en un Juzgado de Barranquilla, luego de haber sido posesionado y nombrado el día 27 de mayo de 2021, (periodo muy corto pero efectivo) o si la EPS Coomeva recibió recursos de punto final, siendo la única EPS que habría recibido un flotador, en otro mar de dudas sobre esta intervención.

Es por eso que hoy quisiera pensar que para poder destrabar los procesos de compensación ante la ADRES, cuando los recursos de la salud se encuentran congelados por el poder judicial, es mejor que se intervengan las EPS bajo la misma figura y con el mismo interventor efectivo de la EPS Coomeva, pues de acuerdo a los problemas de liquidez que se venían presentando con su red prestadora, ahora nadie sabe si los jueces levantaron las medidas cautelares de congelamiento de recursos, o si el Gobierno premió a una EPS con un salvavidas de permanencia, porque alguien puso los dineros para poder destrabar los procesos sin compensar, durante varios meses de este año.

Mientras todo éste mal panorama de la salud en Colombia se extiende, en Cúcuta, el joven Omar Andrés Lizcano Contreras, quien nació con una cardiopatía congénita llamada Tetralogía de Fallot y requiere urgente de una intervención quirúrgica de alta complejidad, las respuestas que recibe de la EPS Coomeva, es que están esperando noticias desde el nivel central, burlando, una y otra vez, con falsas promesas de desembolso la cirugía que requiere Omar Andrés Lizcano.

“O sea que fue mentira lo de la semana pasada, me ilusionaron diciéndome que la directora de la oficina de Coomeva EPS en Cúcuta prometía que el desembolso se haría entre el miércoles y jueves a más tardar y todo ha sido una mentira”, expresó angustiada la señora Blanca Contreras, progenitora de Omar Andrés Lizcano.

Comparte:
X