28 May 2021 - 1:00 p. m.

Contenido patrocinado por Arroz Blanquita

Del campo a la mesa y para todos los paladares

Arroz Blanquita tiene el objetivo de acompañar a sus comensales con una amplia gama de productos para que puedan realizar preparaciones tradicionales o más elaboradas con granos de arroz que se caracterizan por su calidad y sabor.

“El almuerzo sin arroz no es almuerzo”, seguro ha escuchado esa frase en Colombia y más a quienes su debilidad está en este cereal que tiene la versatilidad en cuanto preparación y la facilidad de sacar de apuros a más de uno.

El arroz siempre ha estado en la gastronomía colombiana y ahora más que nunca con su amplia gama de productos que busca conquistar más paladares. Detrás de estas propuestas innovadoras hay una larga historia de personas que vieron en la siembra del arroz una oportunidad de generar valor y cuidar la nutrición de las personas.

Así nació hace siete décadas Arroz Blanquita una empresa familiar que fundó un inmigrante español que llegó a Buga y vio un terreno propicio para el arroz y el amor. Pues allí se conoció con su esposa Blanca, quien fue reconocida por sus deliciosas preparaciones con arroz y la musa que inspiró el nombre de la marca.

Con un trabajo arduo y esas ganas de aportar a la economía en los años 50 se dio un crecimiento que los llevó hasta Jamundí donde actualmente cuenta con un molino principal en el que se da vida al Arroz Blanquita, se construye futuro y se cree en un mejor país.

También cuentan con otra planta en Aguazul, Casanare, son más de 5.000 colaboradores en toda la cadena de valor entre ellos agricultores, cortadores y trasportadores por mencionar algunos. Todos ellos trabajan en equipo para lograr un objetivo común: alimentar al mundo con un producto sano, mediante tecnologías y prácticas responsables y sostenibles.

“Nosotros creemos en nuestro producto y en el país. Por eso, desde nuestra amplia oferta buscamos entender las necesidades de los consumidores y a través de la innovación satisfacerles, pero además invirtiendo en talento humano, tecnología e innovación que nos ha permitido crecer a un buen ritmo y encontrar en el arroz esa oportunidad de cumplir sueños y acompañar a otros a cumplirlos”, señala Manuel Caicedo Suso, Gerente de Mercadeo de Arroz Blanquita.

De estas innovaciones, por ejemplo, se destaca una metodología que utilizan, desde hace 20 años, para disminuir el consumo de agua en la siembra. Caicedo explica que “anteriormente por hectárea se estaban consumiendo 24.000 metros cúbicos de agua, y con la metodología que logramos integrar, que básicamente consiste en la preparación óptima del suelo, logramos una reducción a 7.000 metros cúbicos. Esa reducción nos permitió seguir con nuestra productividad, disminuir el uso del agua, cuidar el medio ambiente y mitigar el uso de agroquímicos”.

Estas inversiones y nuevas metodologías han dado sus frutos no solo en un producto de calidad, sino en certificaciones que respaldan ese arduo trabajo que, entre tanto, reconoce el pago justo a los agricultores, cuidado del medio ambiente y salud de las personas. “Es ver en el arroz un producto que ayuda a mejorar la calidad de vida de las sociedades e incluso la consecución de la paz”.

En Arroz Blanquita la inclusividad es uno de sus pilares por esos hay lugar para colaboradores con alguna discapacidad, aquellos que regresaron a la vida civil y quienes ven en el arroz esa oportunidad de progreso. Este pilar es clave en la expansión de la empresa, que para 2021 quiere llegar a ciudades como Bogotá y Medellín con su amplia oferta de arroces.

En esta expansión, “partimos de la base de que todos los consumidores buscan un producto que satisfaga sus necesidades, pero además que les facilite la vida. Hoy las personas no quieren procesos complicados a la hora de cocinar y que tengan diferentes opciones. “Por eso, en los últimos años hemos sacado al mercado nuevas referencias como mezclas de arroz con Quinoa y Coladas 100% naturales con harina de arroz”, indica Caicedo.

Productos que poco a poco han cautivado el paladar de los colombianos con su sabor y presentación. En Arroz Blanquita hay productos para preparaciones tradicionales y cotidianas hasta ocasiones especiales en las que se desea sorprender a los invitados.

En ese orden de ideas está: el largo tipo 1; es un arroz limpio, abre perfectamente, libre de gluten, sin colesterol, anti alergénico y totalmente puro, Arroz Blanquita Premium; es un arroz de calidad, ideal para preparaciones en las que se requiere un resultado que supere cualquier expectativa. Es totalmente limpio, 100% natural, sin preservativos, aditivos o conservantes, con grano largo tipo 1, semilla especialmente seleccionada de solo granos enteros y excelente sabor, Arroz Blanquita Integral; es procesado bajo los estándares más estrictos, donde se pule su cáscara dejando únicamente sus propiedades antioxidantes, vitaminas B2 y fibra natural.

Entre sus innovaciones se destaca el MIX de arroz blanco con Quinoa, la mezcla perfecta entre el grano largo entero tipo 1 y la quinoa ancestral, que aporta un alto nivel de proteínas, minerales, vitaminas y fósforo que se lanzó en el año 2019 con una aceptación alta en el mercado.

Pero con toda esta variedad de arroces que sorprende a los comensales, hay una empresa que va más allá de generar rendimientos económicos y se ha enfocado en apostarle al valor compartido. Sus compromisos están enfocados hacia tres pilares primordiales: buenas prácticas éticas, sociales y ambientales, con el propósito de cumplir con las leyes laborales nacionales y con los requisitos de certificación For Life, junto a un enfoque de mejora continua.

También las condiciones de empleo en donde tienen medidas encaminadas a conciliar el trabajo de la familia y a mantener un trato cordial y respetuoso en todos los aspectos. El Respeto a los derechos humanos, la igualdad y diversidad y el pago Justo. Acciones clave en un escenario en el que a los agricultores por muchos años no se les dio ni un trato ni un pago justo por sus actividades. Y más en medio de un Paro Nacional que entre otras cosas, exige empleos justos y mayores oportunidades.

Su excelencia y compromiso, los encaminó a certificarse como empresa B, un grupo selecto en Colombia. Es de los estándares más altos en sostenibilidad a nivel Mundial. “Las empresas que obtienen esta certificación se comprometen a tomar decisiones que consideran el impacto en la comunidad y el medio ambiente”, se lee en la página de internet.

“Estas certificaciones respaldan nuestro compromiso con la calidad, el medio ambiente y la sociedad. Por eso creemos firmemente que, a través del arroz, podemos aportar a la construcción de un mejor país y a la sana alimentación de los colombianos. En Arroz Blanquita trabajamos día a día para llevar una experiencia sostenible”, concluye Manuel Caicedo Suso.

Comparte:
X