Contenido Patrocinado

30 May 2021 - 2:00 p. m.

Eps Coomeva continúa en cuidados intensivos

Por hallazgos de carácter financiero y jurídico y fallas en la prestación del servicio la Superintendencia Nacional de Salud mediante Resolución 006045, del 27 de mayo de 2021, tomó posesión inmediata de bienes, haberes y negocios de la EPS Coomeva por el término de dos meses mediante medidas preventivas obligatorias. No obstante, las dificultades no cesan.

Alfredo Serrano Zabala, escritor y periodista.

La medida de protección de la Superintendencia Nacional de Salud contra la EPS Coomeva favorece a la entidad porque no ordena su liquidación, sino que entra a administrarla, entretanto el sistema continúa reventado.

A la intervención de la Supersalud le anteceden miles de quejas ciudadanas en contra de la EPS Coomeva. El Grupo Coomeva había remitido una carta a la redacción de El Espectador (18 de mayo de 2021) en donde planteó unas aclaraciones a propósito del artículo: “La Crisis de la EPS Coomeva” que publicó el diario el pasado 16 de mayo de 2021. El mensaje asevera que la EPS Coomeva tenía un plan de salvación utilizando componentes de liquidez, capitalización y créditos de Findeter, aspectos que han permitido la operación de los servicios de la EPS Coomeva y avanzar en la recuperación financiera de la misma.

Para el Veedor Pablo Bustos; es evidente el incumplimiento de los compromisos de la EPS Coomeva con sus afiliados, con un agravante: están reteniendo dineros asignados por el Estado para la atención de los enfermos del Covid. Plata que deben entregar de manera inmediata cuando un afiliado es hospitalizado por la pandemia asunto que reviste la mayor gravedad porque con todo esto tienen reventadas a algunas IPS y las respuestas que brinda el Grupo Coomeva son solo excusas formales, ahogando con argumentos de distracción una solución de fondo que supere la real crisis de la EPS Coomeva, admitió Bustos.

La EPS Coomeva no publicó registros de cuántas actividades asistenciales se ha negado a prestar en los últimos 17 meses, tampoco a cuántos afiliados han privado de atención oportuna, cuántos de sus usuarios en el país han fallecido esperando una consulta con especialistas o la entrega de medicinas; ni qué cantidad de afiliados sufren haciendo largas colas o sometidos al llamado paseo de la muerte. Además, no explicó cuánto dinero le debe a las IPS que atienden a sus afiliados ni cuáles son sus cifras del Plan de Capitalización.

El Grupo Coomeva, venía desconociendo los fallos judiciales como el proferido por la Sala de Casación Civil de la Corte Suprema de Justicia, rechazando una pretensión de desembargo de las cuentas bancarias de la EPS Coomeva, las cuales están embargadas dentro de un proceso ejecutivo iniciado por IPS a las que la EPS Coomeva no les paga injustificadamente sus facturas por la prestación de los servicios a sus afiliados.

Hasta la reciente intervención de la EPS Coomeva se venía configurado un claro ejemplo de favorecimiento de parte de la Supersalud, con el apoyo del Ministerio de Salud, la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad –ADRES- y la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado quienes abogaron para que revocaran una medida cautelar que permitió el embargo que sufre la EPS Coomeva y que según el mismo Grupo Coomeva asciende, en los últimos dos meses, a $236.477 millones de pesos.

Para el veedor José Villamil, experto en el tema de la salud en Colombia, hay que aprovechar el caso de la EPS Coomeva para ir al fondo de las dificultades que tienen las otras EPS. Aquí, entre otros, hay un gran negocio de un pool de abogados que están desangrando y encareciendo las deudas, embargan, hacen el cobro pre jurídico y se llevan el 30 por ciento del valor de la deuda, agravando aún más al sistema. El manejo de ADRES debe tener una auditoría especial porque hay entidades hospitalarias públicas y privadas que hacen carruseles de pacientes y cobran lo que no hacen, enfatizó Villamil.

El Grupo Coomeva aseguró que las medidas judiciales tienen asfixiada a la EPS Coomeva, anteponiendo que el dinero que le tiene congelado la justicia es inembargable, es decir, los aportes de los afiliados a la EPS Coomeva, debido a que esos recursos pertenecen al Sistema de Salud y no a la entidad aseguradora, lo que impacta el proceso de compensación de la EPS ante la ADRES, endilgando a ese factor todos sus males. Además, el Grupo Coomeva venía invocando el respaldo de las entidades estales antes mencionadas en un auténtico gesto de lágrimas de cocodrilo que en nada subsana la grave situación que hoy viven los afiliados a la EPS Coomeva.

De otra parte, el Grupo Coomeva reconoció que del Banco Coomeva si se han desembolsado dineros hacia la EPS Coomeva, pero vía préstamos de Findeter.

Vale preguntar, cómo otra entidad del Estado, en este caso Findeter, desembolsa créditos vía programas de líneas de apoyo especiales al sector salud a un Grupo como el de Coomeva, (reconocen $145 mil millones aprobados a la EPS por la línea de redescuento con Findeter) cuando es de conocimiento público el descalabro de su EPS. Que no sea esta operación entre Findeter y el Grupo Coomeva, vía Banco Coomeva como quién le da oxígeno a un ahogado.

Afirma el Grupo Coomeva que no le asiste un régimen de solidaridad de las obligaciones entre Coomeva EPS y las empresas del Grupo Empresarial Cooperativo y que en cambio espera contar con los recursos de saneamiento de deudas del Estado con la EPS, en el desarrollo de los Acuerdos de Punto Final.

Vale advertir, que si bien es cierto los sujetos vinculados en situación de grupo empresarial en este caso Cooperativa Coomeva, Banco Coomeva, EPS Coomeva y otras empresas del grupo, conservan su individualidad, por lo que en principio no hay solidaridad en el pago de las obligaciones contraídas por cada una de las empresas, tal situación se desdibuja ante la quiebra de una de las sociedades del grupo, como podría suceder ante la eventual quiebra de la EPS Coomeva, pues conforme lo establece el parágrafo del artículo 148 y artículo 207 de la Ley 222 de 1995, la Cooperativa Coomeva, Banco Coomeva y otras empresas del grupo se volverían solidarias de la EPS Coomeva. De momento con la Resolución de mayo 27 de 2021, la Supersalud le tiró un tubo de oxígeno de dos meses a la EPS Coomeva.

Ante lo anterior el veedor Pablo Bustos indicó que al Grupo Coomeva por su carácter corporativo y cooperativo le asiste obligación moral, ética y real como responsables de la EPS Coomeva para responder ante el millón y medio de afiliados y no continúe conspirando contra la salud y vida de ese grupo significativo de nacionales. La crisis de la EPS Coomeva se asemeja a lo que ocurrió en el pasado con el multimillonario desfalco de la malograda EPS Saludcoop, advirtió el reconocido veedor.

Hasta antes de la intervención de la Supersalud a su EPS el Grupo Coomeva nunca brindó detalles de ¿cuál? y cómo? sería el plan de salvación para la EPS Coomeva.

El Grupo Coomeva Cooperativa cuenta con 254.000 asociados y es la dueña de uno de los grupos empresariales más representativos y sólidos del país, poder que la catapulta entre las 20 organizaciones más importantes de Colombia, con participación en 15 empresas de diversos sectores, con más de 10.000 empleados en 24 departamentos, y admite transformar positivamente la vida de unos cuatro millones de colombianos. Con la crisis de la EPS Coomeva, la entidad también está afectando gravemente a otros cuatro millones de nacionales. O ¿será que el

mencionado grupo estará esperando que sea el Estado el que se meta la mano al bolsillo para enderezar un entuerto que se diseñó y ejecutó al interior de la EPS Coomeva?

Con la EPS Coomeva estamos viviendo un segundo Saludcoop, con un comportamiento diferido gota a gota. Actualmente hay muchas complicaciones y se evidencia un sistema de privilegios, que le permite a la EPS Coomeva recoger recursos y tapar huecos sin soluciones de fondo, afirmó el veedor ciudadano Pablo Bustos.

Advertimos sobre los monopolios que están recortando a peces pequeños. Las EPS no saben cuánto deben ni cuánto tienen en facturación, otras se verticalizan y se pagan ellas internamente, esto hay que cambiarlo porque existen intereses políticos en el inocultable descalabro de la EPS Coomeva, indicó el veedor José Villamil.

La corrupción en salud se ha comido más del 75 por ciento del presupuesto. Está demostrado que la Superintendencia de Salud toma posesión de una EPS, la explota y la seca sin solucionar nada. Las intervienen semi quebradas y ellos mismos las acaban de quebrar con multas cuantiosas y embargos. Los gerentes y las juntas directivas de esas entidades deben responder por los negocios mal hechos, aseguró el veedor José Villamil.

Cómo van las cosas y frente a las dificultades de la EPS Coomeva, aún con la reciente medida de intervención de la Superintendencia de Salud a la EPS Coomeva, es probable que aquí no pase nada porque tocar a la EPS Coomeva es tocar a muchas EPS en el país y peor vigilados por una Superintendencia Nacional de Salud, selectiva en temas de intervención. “Aquí se están aprovechando de la crisis para salir fortalecidos, tapando huecos por aquí y por allá, con la falsa idea para los colombianos, con la caída de la reforma a la salud, que las cosas como estaban, estaban muy bien”, admite el veedor ciudadano Pablo Bustos.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X