30 May 2021 - 2:00 p. m.

Contenido Patrocinado por Idime

La importancia del calcio coronario para una detección temprana de enfermedades

Darío Bernal Rueda, presidente del Instituto de Diagnóstico Médico IDIME S.A., explicó la importancia que tiene el Calcio Coronario como examen de tamizaje en enfermedad aterosclerótica y en enfermedad coronaria isquémica; como puede determinar el riesgo de un evento isquémico agudo y el riesgo de muerte.

La atención en salud parte no solo de la prevención y el mantenimiento sino también del diagnóstico temprano, el tratamiento y la rehabilitación.

En el caso del diagnóstico temprano, existen distintos métodos de laboratorio clínico básico y especializado, citología y patología, que permiten detectar en forma anticipada alguna alteración de una persona e intervenir una enfermedad antes de su completo establecimiento.

El presidente del Idime, Darío Bernal, explicó en detalle para El Espectador la importancia que tienen los diferentes tipos de tamizajes para la detección de enfermedades, haciendo énfasis en un examen poco conocido llamado Calcio Coronario o Score de Calcio.

Como punto de partida, Bernal asegura que las imágenes diagnósticas han sido utilizadas desde su inicio para agilizar el diagnóstico de una posible enfermedad. Actualmente, los médicos usan todos los métodos diagnósticos (a través de las imágenes o del laboratorio clínico) para realizar un diagnóstico más preciso y oportuno y así establecer un adecuado tratamiento.

En imágenes diagnósticas existen múltiples métodos de tamizaje para la detección temprana de alguna enfermedad en la población de riesgo, como por ejemplo lo es la mamografía para el cáncer de mama; la perfusión miocárdica para la enfermedad isquémica del corazón; la tomografía de tórax en personas fumadoras para la detección nódulos tumorales, y las ecografías obstétricas para la detección temprana de anomalías propias del embarazo, entre otros.

Para el presidente del Idime, todas estas herramientas son necesarias para que las personas tengan consciencia sobre lo que está ocurriendo en su organismo de manera tangible, ya que puede mostrar cuál es el riesgo real de estar desarrollando una enfermedad que puede llevar hasta la muerte, como el caso de una enfermedad isquémica del corazón, la cual puede contribuir en el desarrollo de un infarto del miocardio y la muerte como primera manifestación.

Una de estas herramientas es el Calcio Coronario, un examen que consiste en realizar una exploración sobre la silueta cardiaca en un equipo de Tomografía computada preferiblemente con más de 32 detectores; se realiza sin el uso de contraste y no requiere ninguna preparación.

Según IDIME, es recomendable realizarlo en personas mayores de 45 años (hombres) o 50 (mujeres), con algún factor de riesgo para la enfermedad aterosclerótica (precursora de la isquemia coronaria), como examen de tamizaje para poder determinar el grado de riesgo de un evento vascular mayor en los próximos 10 años.

Al determinar el riesgo inicial de enfermedad coronaria en un adulto “sano” con mínimos factores de riesgo de enfermedad, se crea en el paciente un camino que le permitirá saber en una forma más acertada si hay o no un riesgo real de enfermedad coronaria en los próximos años. Dependiendo del resultado inicial del examen se puede determinar claramente su riesgo individual y tomar medidas adecuadas para disminuirlo.

Si el examen demuestra un riesgo bajo y el paciente continúa teniendo una forma de vida “sana” lo más probable es que existirá muy bajo riesgo de desarrollar enfermedad y podría realizarse un examen de control dentro de 5 a 8 años. Si el examen muestra un aumento del riesgo individual de enfermedad, el paciente debe tomar las medidas necesarias para disminuir los factores de riesgo individual y realizar ajustes en su estilo de vida como son dieta saludable, actividad física, manejo del estrés, buen patrón de sueño, control de cifras tensionales, entre otros. En 3 a 5 años se debe volver a tomar un nuevo examen para conocer si los cambios en el estilo de vida han cambiado la tendencia de la enfermedad.

El estudio más extenso que se ha realizado sobre el calcio coronario (MESA: estudio multiétnico de aterosclerosis) ha sido la base de más de mil ochocientas publicaciones científicas que muestran cómo esta herramienta diagnóstica no solo determina el riesgo de desarrollas un evento coronario mayor en los próximos diez años, sino que es un factor de predicción de riesgo de muerte para otras enfermedades cuya base sea la lesión endotelial y la aterosclerosis.

Por esta razón, así como la mamografía es un método de tamizaje para hacer una búsqueda activa temprana de cáncer de mama; el calcio coronario debería ser utilizado para el tamizaje y la búsqueda activa de los individuos que pueden tener un factores de riesgo relacionados con la aparición de enfermedad coronaria. Si pudiera implementarse este estudio como un método de tamizaje su costo final sería incluso más barato que el de la mamografía en el largo plazo. Su incidencia en la disminución de eventos vasculares catastróficos sería muy alto y causaría una notable disminución en los costos al sistema de salud al poder intervenir de manera temprana estos pacientes y así disminuir el progreso de la enfermedad y sus consecuencias.

El calcio coronario es un examen sencillo, de fácil acceso, de rápida realización, no requiere preparación, fácil de interpretar y económico. En conjunto con los exámenes de laboratorio permite conocer el verdadero estado de la enfermedad aterosclerótica que es la precursora de la enfermedad coronaria y por lo tanto conocer el verdadero riesgo coronario inicial. Su realización temprana puede evitar exámenes más invasivos y costosos como el ecocardiograma con estrés por ejercicio, la prueba de esfuerzo o la perfusión miocardiaca con isonitrilos. Además, como examen de tamizaje y estratificación tiene una muy buena relación costo- beneficio.

Para Bernal, realizar con más frecuencia este examen puede tener un alto impacto en la evolución de la enfermedad aterosclerótica, la disminución en los costos de los eventos vasculares catastróficos y posiblemente la disminución en la mortalidad por la primera causa de muerte en Colombia al instaurar tratamientos más tempranos.

Comparte:
X