6 Aug 2020 - 4:04 p. m.

La resiliencia es la principal virtud de la diseñadora Cleiner Cabadías para superar crisis

Bojayá es uno de los municipios que se convirtió en símbolo de resiliencia y perdón. También es el lugar de origen de la diseñadora Cleiner Cabadías, quien se destaca por su línea de ropa inspirada en las comunidades indígenas.

El conflicto armado ha dejado huellas profundas en nuestro país. Son muchos años que Colombia se ha visto sumido en violencia, desplazamiento y muerte.

Uno de los territorios más golpeados por el horror de la guerra ha sido el departamento del Chocó, donde sus pobladores luchan día a día por cumplir sus sueños.

Bojayá es uno de los municipios que se convirtió en símbolo de resiliencia y perdón. Allí, en un pequeño lugar, en el corregimiento Mesopotamia, incrustado en el olvidado territorio chocoano, es el origen de la diseñadora Cleiner Cabadías, quien se destaca por su línea de ropa inspirada en las comunidades indígenas.

Las molas indígenas es lo que hace la diferencia en los diseños de Cleiner. Las mujeres son las custodias y artífices de las molas, una técnica artesanal con la que elaboran rectángulos hechos con la “Aplicación Inversa” (Appliqué) de telas de colores que lucen en su pecho, luego de pegarlas con hilo en sus blusas.

En las molas se plasma la forma en la que está estructurado su universo, las figuras que idealizan está fuertemente relacionado con el entorno de la naturaleza en el mundo en que ellos se rodean.

“Mis diseños están inspirados en esa combinación de etnias que envuelven el ambiente de nuestro querido Chocó como es esa mezcla de negro, blanco e indígena. Son diseños frescos que se ven reflejados en ese intercambio de culturas y etnias”, comentó Cleiner.

La perseverancia, lucha y sueños de su madre fue la que inspiró a esta mujer chocoana a convertirse en diseñadora. “Ese susurro del pedal de la máquina de coser, la tijera cortando, el viento jugando con las telas fueron los sonidos que escuchaba desde que estaba en el vientre de mi madre y me llevó a apasionarme por el diseño”, agregó.

Sus propuestas son un fiel relato lleno de texturas y brillo, en su fábrica laboran hombres y mujeres víctimas del conflicto armado que con sus manos hilan la historia de territorio que no se rinde al sometimiento de la guerra.

“Antes de llegar la pandemia estábamos organizando en nuestra casa materna el taller y la tienda. Esta crisis por el COVID-19 ha hecho que llevemos este proceso de forma lenta porque los clientes tienen otras prioridades, sin embargo, la cuarentena nos ha servido para la creación de una nueva colección inspirada en la naturaleza y en los indígenas, resaltando los colores”, acotó Cleiner.

Reinventarse es una palabra de moda por estos días. En el caso de la diseñadora de Bojayá, es una de las virtudes a la que le están apuntado con esta nueva línea. Su emprendimiento viene trabajando en la confección de tapabocas, inspirados en diseños que vayan a acorde con los vestuarios que realizan.

El gran sueño para Cleiner es llevar sus confecciones a las grandes pasarelas del mundo. Mostrar la esencia de sus orígenes y sentir orgullo por sus ancestros, es el objetivo para esta mujer luchadora que busca que su pueblo sea reconocido no por la violencia sino por el arte y el diseño.

Comparte:

Inscríbete a Nuestros Newsletter

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarte, aceptas nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
Para tener acceso a todos nuestros Newsletter Suscríbete