Publicidad
2 Oct 2022 - 2:00 p. m.

La Sergio Arboleda apoya el ingreso de más jóvenes a la universidad

Contenido desarrollado en alianza con la Universidad Sergio Arboleda

Con acompañamientos semanales, psicólogos y todo un proyecto universitario, la Sergio Arboleda se pone a la vanguardia de la educación inclusiva en Colombia.
John Sebastián Romero, reciente egresado de la carrera de Música de la Sergio Arboleda y quien fue parte del proyecto USAPI.
John Sebastián Romero, reciente egresado de la carrera de Música de la Sergio Arboleda y quien fue parte del proyecto USAPI.
Foto: Cortesía Universidad Sergio Arboleda

De acuerdo con el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, en Colombia el 14,3% de las personas con discapacidad tiene acceso a la educación superior, en contraste con el 21,0% de las personas sin discapacidad. ¿Qué pueden hacer las universidades para contribuir a la disminución de esta brecha?

La Universidad Sergio Arboleda cuenta con un programa especial que trabaja por direccionar acciones enmarcadas en la educación inclusiva y eliminar las barreras que puedan existir en la formación académica de las universidades.

Así las cosas, el proyecto Universidad Sergio Arboleda por la Inclusión (USAPI) fue creado en 2013 para brindar acompañamiento en el proceso de formación educativa de personas diversamente funcionales o en condición de discapacidad, así como afrocolombianos, indígenas, negritudes, raizales, víctimas del conflicto armado y comunidad LGBTIQ+.

Desde su constitución, junto con la creación de la Política de Inclusión de la universidad en el año 2017, el proyecto USAPI ha venido realizando acciones directas e indirectas para favorecer el ingreso, permanencia y graduación exitosa de esta población, puntualmente desde el acompañamiento psicopedagógico.

A corte del segundo semestre de 2022, USAPI beneficia a 163 estudiantes activos. “Este proyecto fue creado como una política de inclusión. Realmente ocurrió gracias a una sensibilización frente a estudiantes que merecen un acceso a la educación y en parte amparados por los lineamientos del Ministerios de Educación frente a la educación inclusiva, que con el proyecto USAPI se cumplen”, afirma Johanna Santiago, psicóloga del proyecto USAPI.

Uno de los beneficiarios de este programa es John Sebastián Romero, quien acaba de graduarse como el primer profesional ciego del programa de Música de la Sergio Arboleda y fue parte del proyecto USAPI. “A él hasta los mismos estudiantes le ayudaban a orientarlo, a decirle cuál era el salón que buscaba, con John Sebastián vimos cómo USAPI impactaba en toda la comunidad de estudiantes de la universidad”, explica Johanna Santiago, psicóloga del programa.

“Cuando uno quiere llega muy lejos. Mi trabajo fue más duro y más exigente, porque algunos profesores interactuaban al igual que con otros compañeros, por eso el apoyo de USAPI fue indispensable. Siempre tuve un tutor que me pasaba el material academico a braille. Eso me permitió siempre ir al ritmo de mis demás compañeros”, cuenta John Sebastián, uno de los estudiantes más destacados del programa.

Y ese respaldo del que John habla es algo que también perciben sus padres y su entorno familiar.”El hecho de que Jhon Sebastián pudo terminar su carrera profesional, porque él comenzó a estudiar el piano desde los cuatro años, así como sus diferentes cualidades musicales, nos mostraron que era posible que en ese campo tuviese espacio”, asegura con orgullo José Romero, padre del hoy músico John Sebastián.

“Para mí fue una gran satisfacción poder graduarme, esa era mi meta y gracias a USAPI pude cumplirla. La universidad cuenta con un gran prestigio academico y eso me hace sentir orgulloso además hoy también puedo recomendarle a las personas con dispacacidad que interesen por el programa USAPI, que sí es posible ser profesional y lograr las metas que cada uno se ponga”, concluye Jhon Sebastián.

“La Sergio Arboleda fue una universidad que escogimos por el proyecto de USAPI, que a diferencia con otras, no vimos que tuvieran realmente un programa y una base con experiencia como la de La Sergio. Desde que llenamos el formulario y el proceso de admisión, eso nos dio seguridad, hablamos con las psicólogas, y a lo largo de los diez semestres, vimos el acompañamiento, cómo iba adaptándose mejor a la universidad, cómo era la relación con sus compañeros, cada semana un psicólogo le hablaba y siento que eso lo ayudó mucho a él en toda su vida durante la universidad”, añade José Romeró.

Y agrega con emoción: “Nos sentimos orgullos y contentos al ver que se graduó y que hoy es un músico profesional. Siento que es un motivo de orgullo y de inspiración para otras personas”.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.