14 Nov 2021 - 2:00 p. m.

Publirreportaje de Editorial Doral Brickell

Nueva EPS negligente

Con un plantón el jueves 11 de noviembre de 2021, frente a las instalaciones de la Nueva EPS de Caobos en la ciudad de Cúcuta, ciudadanos inconformes protestaron a favor del joven Ángel Eduardo García, debido a la desidia que ha manifestado la EPS para brindarle, un tratamiento de urgencia, al joven deportista.

Alfredo Serrano Zabala, escritor y periodista

La protesta refleja el mal servicio que viene practicando esta EPS en Colombia. Nueva EPS Negligente era el título de una de varias pancartas que los usuarios enseñaron en señal de disgusto frente al compromiso que deja de cumplir la entidad de la salud ante los cientos de reclamos ciudadanos.

El espectáculo de afiliados a la Nueva EPS, fórmulas en mano, con órdenes para reclamar medicamentos y con demás reclamos se vienen registrando en otros lugares del país.
El espectáculo de afiliados a la Nueva EPS, fórmulas en mano, con órdenes para reclamar medicamentos y con demás reclamos se vienen registrando en otros lugares del país.
Foto: Getty Images

La protesta matutina en contra de la Nueva EPS en la capital de Norte de Santander, rindió rápidos frutos (se requirió del reproche ciudadano y del cubrimiento de diferentes medios de comunicación) para que la atribulada madre de Ángel Eduardo, la señora Nidia Quintero, asegurara que el mismo día del plantón, como un hecho milagroso, le adjudicaron una cita con especialista, un neurólogo para tratar de establecer cuál será el tratamiento prioritario que debe seguir el joven Ángel Eduardo García.

“Hola hoy necesitamos contar con tu ayuda. Mi primo Ángel Eduardo después de recibir las 2 dosis de la vacuna Pfizer presentó una encefalomielitis aguda diseminada posvacunal y en la Nueva EPS no quieren autorizar la junta con los neurólogos a pesar de haber ganado las tutelas y desacatos.

Un joven deportista quien hoy se encuentra entre la vida y la muerte, pido el favor a todos que de corazón nos ayuden a compartir esto para que llegue a las autoridades competentes.

Hoy se estará haciendo un plantón en la Nueva EPS de Caobos. Quien desee acompañarnos sería muy gratificante”. El anterior fue uno de los llamados a la solidaridad que hicieron los familiares del adolescente afectado, en Cúcuta vía redes sociales.

Trece días después de la primera dosis de la vacuna Ángel Eduardo García comenzó a presentar un dolor en el antebrazo derecho, síntoma que terminó conminando a García en una silla de ruedas y a sus familiares a hacer hasta lo imposible para que la Nueva EPS atendiera sus ruegos.

Ángel Eduardo García, había recibido la segunda dosis de la vacuna de Pfizer el 18 de agosto de 2021, tres días después, el 21 de agosto Ángel debió ser llevado de urgencia a la clínica y allí quedó interno. Tres días después, el 22 de agosto del presente año, el muchacho García no hablaba ni caminaba.

Ya, el pasado 9 de octubre en las ciudades de Chinácota y en la propia Cúcuta usuarios de la Nueva EPS reclamaban una mejor atención y no era una protesta sin sentido, los reclamos estaban antecedidos de fallos de tutela, no obstante, la respuesta de la Nueva EPS, siempre ha sido tardía, desobligante, muda, lamentable.

Chinácota es un municipio ubicado a 42 kilómetros de Cúcuta y allí un par de docenas de afiliados a la Nueva EPS se ubicaron enfrente de su sede local con el propósito de reclamar una mejor atención para los regímenes Contributivo y Subsidiado.

El espectáculo de afiliados a la Nueva EPS, fórmulas en mano, con órdenes para reclamar medicamentos y con demás reclamos se vienen registrando en otros lugares del país. Una de las quejas es que las autorizaciones que reciben los afiliados en Chinácota deben viajar a la capital del departamento Cúcuta para ser aprobadas, ocasionando demoras injustificadas, hoy en la era de las comunicaciones.

Sandra Milena Montañez es una de las usuarias que acudió a la jornada denunciando la mala atención para su hija, la cual tiene un diagnóstico de lupus eritematoso, cuyo tratamiento no se puede interrumpir y aun así las respuestas son evasivas y negaciones por parte de la Nueva EPS. “Desde que iniciamos con Nueva EPS se ha tenido una atención muy triste porque no tenemos medicamentos, no hay especialistas a tiempo, no respetan las medidas de tutela que tenemos, cada vez nos sentimos más afectados porque la salud de los pacientes se está deteriorando”, denunció Montañez.

El miércoles 10 de noviembre de 2021, el periódico El Heraldo de Barranquilla denunció aglomeraciones para reclamar medicamentos en la Nueva EPS. Los usuarios aseguraron que hacen largas filas, hasta de tres horas, colas desde las 5 de la madrugada. Para ello la Nueva EPS indicó que había habilitada otros puntos de entrega, aseguró El Heraldo.

Afiliados a la Nueva EPS le dijeron, al diario de la capital del Atlántico, que para reclamar los medicamentos en la droguería Cafam ubicada en carrera 53 con calle 72, en la localidad Norte-Centro Histórico, tienen que hacer largas filas bajo un sol inclemente. La misma situación se registra en la sede de Cafam de la Floresta al norte de Bogotá y en Cafam de la calle 51 con carrera 16, (sector de Chapinero) de la capital de la República, en donde la gente hace interminables colas para reclamar sus medicinas, muchedumbre expuesta al sol y al agua que debe soportar la pésima atención y la inocultable displicencia y mal trato de los funcionarios de la Nueva EPS, sin que se asome un doliente de ésta cuestionada EPS que atienda y brinde soluciones a sus afiliados… un auténtico caos, con un agravante, para un trabajador de horario de oficina, es casi imposible acudir a realizar las diligencias porque debe apartar el día entero, en urbes como Bogotá, perjudicado, su clima laboral y los intereses de su empresa.

Hoy usuarios de esta y de otras EPS, quienes tienen alguna posibilidad económica deben pagar citas con especialista que van a sus residencias a razón de 220 mil pesos por consulta y 180 mil, si es de medicina general.

Un afiliado a la Nueva EPS le aseguró al Heraldo que la mayoría de las personas que se observan en esas interminables filas, son mujeres y hombres de la tercera edad. Laura Vargas, otra afiliada, indicó que varios beneficiarios deben esperar más de 6 horas para recibir los medicamentos y, en el peor de los casos, regresar a casa sin los remedios porque: “no tienen disponibilidad”. También expuso que, a las afueras de la droguería, en donde suministran básicamente el famoso “Acetaminofén” hay gente sentada en los bordillos o hasta en el piso, mientras llega su turno.

“A veces sentimos que perdemos el día esperando los medicamentos. Tememos que nos toque esperar demasiado y no estén los medicamentos necesarios”, dijo Braulio Castillo, quien se traslada hasta Barranquilla para reclamar sus medicamentos. Los usuarios también sostienen que esperan desde las 4:00 de la mañana y otros desde la noche anterior para tener un turno favorable.

Entretanto en Bucaramanga, Caracol radio, el 11 de noviembre de 2021, denunció que afiliados de la Nueva EPS protestaron por la no entrega de medicamentos. La Nueva EPS a inicio de mes se cambió de proveedor, ya no es la empresa Éticos sino Cafam, lo que ha generado inconformidades.

Usuarios de Nueva EPS denunciaron que se volvió una tortura reclamar medicamentos. Afiliados como Álvaro Rincón, le dijeron a Caracol Radio, que “a parte de las largas filas que deben realizar a diario para conseguir los fármacos, muchos quedan pendientes, pasan varios días y no los entregan”.

“Nos toca pararnos como cualquier animal al rayo del sol, y desafortunadamente después de varias horas de filas, llegamos a la ventanilla y dicen que el medicamente no lo hay y toca volver”. Indicó el afiliado.

En Armenia el 5 de noviembre de 2021, la Nueva EPS no ahorró esfuerzos ni dinero para divulgar ante la opinión pública, del eje cafetero y del país, el lanzamiento de una moderna sede en la capital del Quindío, dicen ellos que, para atender a los usuarios, como si los ladrillos o los muebles nuevos o los puntos de atención modernos solucionaran las graves fallas en términos de atención al ciudadano, flujo normal de citas en medicina general o con especialistas y citas odontológicas, entre otras solicitudes.

La nueva Oficina de Atención al Afiliado está ubicada en la carrera 16 # 2N-43 de Armenia, a media cuadra de la sede anterior de la calle 2a Norte con 15, y en la cual los 36.819 afiliados de Régimen Contributivo pueden realizar sus procesos administrativos. ¿Será cierta tanta belleza? Se preguntan los usuarios.

En Cartagena, en los últimos días, usuarios de la Nueva EPS se quejaron por el servicio, así lo confirmó Caracol Radio quién conoció una denuncia hecha por varios usuarios de esta EPS, quienes aseguraron que les están exigiendo tomar cita previa para realizar trámites como autorizaciones. A través de un video, los afiliados se quejaron de la atención en la sede de Manga, arguyendo que, pese a que muchos afiliados presentan comorbilidades, deben esperar por largos periodos de tiempo en las afueras de las instalaciones.

“Aquí no estamos pidiendo nada, es un servicio que pagamos de manera puntual, no es posible que personas mayores, gente enferma, tenga que buscar computadores para realizar cualquier diligencia”, dijo un individuo quien solicitó reserva de su identidad.

El portal EJE 21 del eje cafetero, anunció el 6 de noviembre de 2021, que más de 900 mil usuarios de la Nueva EPS cambiarán de operador logístico de medicamentos.

De manera pomposa voceros de la Nueva EPS dicen reiterar el compromiso de mejoramiento continuo de los procesos de atención para los afiliados, y que para ello habían dado un cambio en el operador de entrega de medicamentos e insumos para cerca de un millón de personas en 11 departamentos del país, ubicados en el Norte y Nororiente del país.

Desde el mes de noviembre de 2021, más de 900.000 mil afiliados que pertenecen al Régimen Contributivo en los departamentos de: Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, Guajira, Magdalena, Norte de Santander, Santander y Sucre y que reclamaban medicamentos en el dispensario Éticos & Serrano pasarán a Droguerías Cafam.

Para ello, el nuevo prestador dispuso de 81 puntos habilitados en esos lugares, en los cuales Cafam ofrecerá a los afiliados de la Nueva EPS la entrega de medicamentos e insumos incluidos y no incluidos en el Plan de Beneficios en Salud y ofrecerá la atención exclusiva a pacientes con entregas pendientes por patologías de alto costo.

De acuerdo con el señor Danilo Vallejo, vicepresidente de salud de la Nueva EPS, “el cambio se da por el crecimiento exponencial que la compañía ha tenido en el departamento, generándose la necesidad de contar con un operador logístico de carácter nacional con amplia experiencia en la dispensación de medicamentos e insumos”. “Durante estos 12 años de operación, droguerías Cafam nos ha acompañado en dos departamentos del país manteniendo los más altos estándares en oportunidad y entrega a nuestra población afiliada, adicionalmente, cuenta con sedes a nivel nacional lo que permite dar al afiliado integralidad en los servicios a lo largo y ancho del país”.

Lo que el señor Vallejo argumenta no es tan cierto pues lo que se vive cada día en las dependencias de Cafam, en Bogotá, es un espectáculo lamentable en donde lo único que observa el visitante es gente lamentando el servicio, soportando interminables colas y medicamentos negados, citas odontológicas a tres meses, citas en medicina general a más de 90 días y citas con especialistas, sin agenda.

Para la Nueva EPS es imposible tapar el sol con las manos, por esta razón cuánto tiempo tendremos que esperar para que alguien se dé cuenta que las segundas partes de las historias no siempre terminan tan bien como uno espera, pues al día de hoy parece que nadie se hubiese dado cuenta que primero fue el Seguro Social, con un triste final, después vino Caprecom con un tamaño poblacional muy parecido al de la actual aseguradora y ahora la Nueva Negligente.

Recibe alertas desde Google News