12 Mar 2021 - 10:18 p. m.

PUBLIRREPORTAJE

Publirreportaje: Cómo la teoría de “perder por poco” hace que se sienta un ganador

La mayoría de las personas tienden a sentirse con fuerza después de perder. Algunos, incluso, experimentan una prisa que les impulsa a seguir apostando, en lugar de detenerse.

Publirreportaje

¿Alguna vez le han dicho que perder en el juego es un fracaso? ¿Ha jugado alguna vez a la ruleta y la bola se ha quedado a tan solo una posición de su número?

Si ha jugado alguna vez al casino online, seguro que le han dado ganas de levantarse y apagar el ordenador (o bien tirar el móvil) después de perder una partida que ya la creía ganada.

¿Le ha pasado alguna vez?

Pero también hay algunas personas que, más allá de la frustración, se han dado una segunda oportunidad en el juego. Esa sensación de ganar ha estado tan cerca que han estado dispuestos a seguir intentándolo un poco más.

Puede aplicar y sentir esta teoría en los juegos de casino gratis* y por qué no, en otros aspectos de su vida, como cuando queda finalista de un premio importante y no se lo lleva o, incluso, cuando intenta dejar de fumar, pero acaba consumiendo dos o tres cigarrillos. Como verá, poco a poco se puede alcanzar la victoria, ¿verdad?

Dicen que a la tercera, va la vencida. Aunque en este caso, puede ser una cuarta, una octava…

Pero la pregunta es: ¿Por qué casi ganar nos hace invertir incluso más que antes? ¿Por qué, a pesar de que sabemos que la banca o la casa siempre es la que gana, hay gente que sigue apostando?

Todo esto tiene una explicación científica, como prácticamente todo en esta vida, y se llama la teoría de “perder por poco” o “Near Miss”, en inglés, acuñado por R.L. Reid en su estudio llamado “The Psychology of the Near Miss”, donde lo definía de esta manera:

“Perder por poco supone como un fracaso para intentar llegar a un objetivo y se convierte en un paso más cerca para alcanzar el éxito”

Si no le ha quedado claro, le mostramos a continuación un ejemplo en la vida real para que acabe de entenderlo.

¿Se acuerdas de esa promoción del Big Mac llamado el Monopoly de McDonald´s? No mienta, seguro que alguna vez ha jugado, aunque sea por curiosidad.

Pues resulta que este juego es uno de los mejores para explicar la teoría del “Near Miss”. ¿Por qué? Se preguntará…

En la promoción del Monopoly de McDonald´s, que se vendía en ciertos periodos de tiempo elegidos por el gigante de la comida rápida, los clientes participaban comprando ciertos productos que tenían piezas de juego ocultas. El objetivo era ir acumulando varias propiedades de Monopoly para luego poder canjearlas por premios en efectivo. Algunas de esas piezas tenían directamente un premio instantáneo, como una hamburguesa gratis, pero otras eran canjeables y podía conseguir hasta… ¡coches, vacaciones y millones de dólares!

Sí, sí, como está leyendo. Todo un lujo y un éxito que comenzó en 1987, que supuso un gran éxito para la compañía, pues aumentó sus ventas hasta un 40 %.

“De 1989 a 2001, casi no hubo ganadores legítimos de las piezas de juego de alto valor en Monopoly de McDonald’s. Quiero decir, ¿cómo de loca es esa mierda?”

Esta es la declaración del agente especial del FBI Doug Mathews sobre este juego y que puede ver en un documental de HBO llamado McMillions. El resto no se lo desvelaré.

Como comprobará, se trata de una versión analógica de un rasca y gana online donde los consumidores no pueden ver lo que van a ganar hasta que realmente revelan el premio, lo que genera curiosidad y anticipación. Desencadena también ese miedo a perderse algo, clave para esta teoría.

Tan lejos…pero a la vez tan cerca

Cuántas veces habrá escuchado esta frase o se la habrá dicho a usted mismo en esos momentos de consuelo en el juego.

Lo curioso y por lo que cobra importancia esta teoría es que la mayoría de las personas tienden a sentirse con fuerza después de perder. Y hasta sienten una prisa que les impulsa a seguir adelante, en lugar de una decepción que les hace querer dejarlo todo.

Con esta teoría se demuestra que el perder por poco fomenta el juego futuro, incluso en los juegos de azar en los que la probabilidad de ganar siempre es cuestionable.

Lo increíble es que la teoría del “Near Miss” no tiene nada que ver con la habilidad que uno tenga, sino que depende realmente de la suerte que uno tenga. En esos juegos de azar, sentimos que nos estamos acercando a una victoria, incluso cuando estamos perdiendo.

Esto es especialmente común cuando la gente juega al blackjack con crupier en vivo*, donde el objetivo es obtener una puntuación lo más cercana posible a 21, pero sin pasarse. Pero en la mano, el jugador saca un 8 contra 14, lo que hace un 22. Estaba tan cerca que en la siguiente saldrá, pensarán.

Y es que lo mismo se puede aplicar a la ruleta en vivo con crupier real*, donde una bola puede caer a solo un número del suyo. Pero aun así, le da esa dosis de dopamina y sensación de que ha ganado, aunque en realidad has perdido”.

Aprenda del “Near Miss”

Realmente, el concepto del “Near Miss” fue diseñado por nuestro cerebro para ayudarnos a aprender, como una palmada psicológica en la espalda por hacer un buen trabajo.

En este caso, nuestros cerebros han sido entrenados para observar esos momentos en los que hemos perdido por muy poco y calcular luego cómo podemos mejorar en el futuro para ganar.

Por ejemplo, para las tareas basadas en las habilidades, la sensación de estar cerca de ganar puede ser importante, dado que le indica a su cerebro que está el camino correcto.

Investigadores en esta teoría han llegado a la conclusión de que esta misma sensación ocurre en el juego o las apuestas. Por ello, se ha convertido en un desencadenante psicológico al que muchos especialistas en marketing le están dedicando tiempo como principales estrategias de mercado.

*Revise la configuración de seguridad de su equipo para abrir los enlaces.

Temas relacionados

ApuestasCasinos
Comparte:

Inscríbete a Nuestros Newsletter

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarte, aceptas nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
Para tener acceso a todos nuestros Newsletter Suscríbete