28 Apr 2021 - 3:43 p. m.

Contenido desarrollado en alianza con la Universidad Jorge Tadeo Lozano

Universidad Jorge Tadeo celebra los primeros 30 años de su sede en Santa Marta

El vicerrector académico de la institución, Andrés Franco, habló sobre los beneficios de la sede Santa Marta, que además de ser un espacio para la formación en posgrados, es un centro de investigación marina de referencia nacional e internacional en el desarrollo de proyectos de conservación responsable de flora y fauna marinas.

La Universidad de Bogotá Jorge Tadeo, conocida como la Tadeo, cuenta con una historia que alcanza los 67 años, y a muy temprana edad, empezó a tener presencia en la región Caribe.

En 1976 abrió su seccional en Cartagena para ofrecer, inicialmente, los programas de Arquitectura, Biología Marina, Administración de Comercio Exterior y Administración Turística. Era de esperarse, dada la pasión y el amplio saber que los fundadores, Joaquín Molano Campuzano, Javier Pulgar Vidal y Jaime Forero Valdés, tenían por la biología, la química, la geografía, el agro y los recursos naturales, entre otros.

Si a esto se suma el objetivo histórico institucional de continuar la obra cultural y científica comenzada por la Expedición Botánica, la región Caribe era un destino académico e investigativo natural para la Tadeo. Y no es para menos: se trata de una zona de gran biodiversidad y riqueza cultural, que acoge al mar Caribe colombiano y es una de las más importantes para el desarrollo económico del país.

Ya para ese momento era clara, además, la necesidad de fortalecer el estudio de las ciencias del mar en Colombia para su conocimiento, manejo, control y uso sustentable, en un país que es 50 % mar.

Esta tradición y amplia experiencia tadeísta en las ciencias marinas llevó al Consejo Directivo de la Universidad, a mediados de los 80, a pensar en abrir una sede en una de las ciudades más biodiversas y complejas social, cultural y económicamente del norte del país: Santa Marta.

Allí nació la sede a principios de los años 90, apoyada en un convenio de cooperación entre la Fundación Museo del Mar y la Tadeo. En ese momento empezaron a circular los primeros estudiantes de biología marina, que cursaban sus últimos semestres, en el que ha sido su hogar desde entonces: el Edificio de Mundo Marino en El Rodadero.

Esta alianza interinstitucional indisoluble y duradera en el tiempo dio vida a una de las obras de infraestructura más importantes de la región Caribe en cuanto al impacto social en la conservación e investigación de las riquezas marinas, el Acuario Mundo Marino. Inaugurado en diciembre de 1999, ha sido desde entonces un espacio de formación y conciencia social sobre la biodiversidad marina y costera para miles de jóvenes de diferentes ciudades del país y un espacio de investigación para estudiantes tadeístas de pregrado, maestría y doctorado en ciencias marinas.

Es un ejemplo de nación, donde la ciencia, el diseño y la responsabilidad ambiental se integran en busca de un mejor país. Igualmente, la Sede Santa Marta, en cabeza de su director por más de 20 años, el doctor Hernando Valencia Abdala, tadeísta samario con un profundo conocimiento de la región Caribe, comprendió que el Magdalena requería fortalecer la formación de alto nivel en posgrados, muy incipiente o nula hace 30 años, en áreas de importancia para el departamento, como la gerencia en salud, el mercadeo o el comercio nacional e internacional.

Decidió entonces ofrecer estos programas apoyados en la experiencia de la fuerza profesoral de la Universidad, trayendo nuevas estrategias de formación a profesionales de Riohacha, Barranquilla y Valledupar, además de Santa Marta, que eligieron a la Universidad como su hogar académico para sus proyectos de vida.

Después de 30 años, la sede Santa Marta, además de ser un espacio consolidado para la formación en posgrados, también es un centro de investigación marina de referencia nacional e internacional, donde se han desarrollado proyectos de gran envergadura para la conservación responsable de flora y fauna marinas.

No es extraño encontrar en las costas y mares del Caribe magdalenense, estudiantes tadeístas monitoreando manglares, corales, pastos marinos, analizando la calidad fisicoquímica del agua de mar o apoyando programas de educación ambiental en las zonas aledañas a Santa Marta.

Hoy, luego de tres décadas de vida universitaria a la orilla de Caribe samario, son un ejemplo para la formación profesional y posgradual del país, llevando a la región educación de alta calidad, con un amplio sentido humanista y con la meta de apoyar la formación de profesionales integrales.

Larga vida a la Tadeo en Santa Marta, ciudad turística y universitaria que le ha abierto las puertas generosamente a su quehacer académico e investigativo en el norte del país.

Comparte:

Inscríbete a Nuestros Newsletter

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarte, aceptas nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
Para tener acceso a todos nuestros Newsletter Suscríbete