¿Al Qaeda, al borde del colapso?

Estados Unidos cree que la muerte de Osama Bin Landen ha llevado a la organización terrorista al borde del colapso.

Estados Unidos cree que la muerte de Osama Bin Landen y los siete años de ataques con aviones no tripulados de la CIA han llevado a la organización terrorista Al Qaeda al borde del colapso, según informó The Washington Post.

El diario, que cita a altos funcionarios de la lucha antiterrorista, señala que las agencias estadounidense han registrado una disminución de los ataques, "un resultado que fue visto como una posibilidad remota durante gran parte de la última década".

La muerte de Bin Laden fue un "punto de inflexión", según los funcionarios, en parte porque se mantuvo activo en la gestión de la red y mantenerla enfocado en ataques contra Estados Unidos, así como por su "carisma", que fue "clave" para que Al Qaeda proliferara con células en el extranjero.

En este sentido, advierten que Al Qaeda todavía podría resurgir e incluso su desaparición no pondría fin a la amenaza terrorista, ya que algunos grupos afiliados, como la rama de Al Qaeda en Yemen, se han radicalizado y EE.UU. ha identificado como uno de las nuevas amenazas a tener en cuenta.

En gran parte debido a la muerte de Bin Laden, "podemos ver el final de Al Qaeda como la yihad unida, global y sin fronteras", dijo uno de los funcionarios que habló en condición de anonimato, "lo que no quiere decir que sea el fin de los terroristas y los ataques dirigidos a los estadounidenses".

En cuanto al impacto que han tenido los aviones no tripulados en la frontera entre Pakistán y Afganistán, según datos de New America Foundation que cita el diario, han acabado con 1.200 militantes desde 2004, incluidos 224 en lo que va de año.

"Hemos eliminado un gran número de nuevas generaciones de líderes", señaló el funcionario, que destacó que Al Qaeda no ha llevado a cabo una operación "exitosa" en mucho tiempo.

Bin Laden murió el pasado mayo durante una operación realizada por comandos especiales estadounidenses, que asaltaron la residencia en la que se ocultaba, en la localidad de Abbottabad, en las afueras de Islamabad (Pakistán).

El paradero del líder de Al Qaeda fue una gran incógnita para Estados Unidos, que desde los ataques terroristas del 11S centró su búsqueda en la frontera entre Afganistán y Pakistán.

Temas relacionados