¿Cómo dijo?

«El miércoles se acostará siendo el presidente de la Cámara más joven de la historia (30 años), batiendo el récord de su padre, quien fue el primer ministro de Gobierno con un hoyo en el zapato y, antes, presidente de la Cámara a los 34». El Espectador, (11-07-18).

Aquí nos encontramos ante un gazapo del estilo de los trillados chistes tales como «se alquila pieza para señorita con clóset» y similares, o del verídico, hay testigos, del inventario de almacén de una empresa de servicios públicos: «Botas para ingenieros de cuero». Al redactor se le enredó el nombre del cargo y quedó que la más joven de la historia sería la Cámara, no su presidente.

Adicional a eso, la frase «quien fue…» sobra y con unas comas explicativas habría resuelto la incomodidad ocasionada por ese pronombre «quien» que muchos consideran obligatorio. Ésta sería la forma: «...batiendo el récord de su padre, el padre, primer ministro de Gobierno con un hoyo en el zapato, presidente de la Cámara a los 34».

Es posible que Gaviria padre no fuera el primer ministro con ese hoyo, pero de seguro fue el primero que con un hoyo en el zapato hizo carrizo delante de un fotógrafo.

Las comillas angulares

Hace días vengo usando preferentemente las comillas angulares «», lo que ha causado algunas reacciones, tales como el reemplazo por parte de los correctores por las inglesas (“”) y cierta ironía al mencionarlas por algunos de aquellos que no quieren a Sófocles.

En la Ortografía de 1999 la Asociación de Academias de la Lengua las menciona, pero nada dice de su preferencia, sin embargo en los ejemplos parece preferirlas. En la Ortografía de la Lengua Española (2010) expresa la preferencia de las angulares sobre las inglesas (pág. 380) y a lo largo del texto da ejemplo de ello. Para todos es prácticamente nuevo este uso, aunque no obligatorio, y mi persistencia en él es un esfuerzo por vencer la resistencia a lo nuevo.

Adicionalmente les recuerdo que en los apodos, sólo se usan comillas cuando van intercalados, sin artículo, entre el nombre de pila y el apellido del apodado. No más: Justo «Pintado» Londoño.

Temas relacionados