¿Espacio público en manos de un privado?

Un juez declaró que Abelardo Cortés es dueño de un lote que, según la Defensoría del Espacio Público, pertenece al Distrito.

Los vecinos de la calle 72 con carrera 1ª aseguran que nunca lo han visto. Sin embargo, Abelardo Cortés Valero, un hombre del que poco saben en el barrio y en el Distrito, está a punto de convertirse en el único dueño de un lote de espacio público del lugar. Cortés asegura que es el propietario por haber ejercido actos de señor y dueño en el terreno desde 1979.

Sin embargo, tres situaciones harían evidente que su pretensión viola la ley. La primera consiste en que el lote, de 1.450 metros cuadrados, forma parte de un corredor de 8.000 metros que fue declarado por Planeación Distrital como zona verde de cesión del Distrito desde 1955.

Teniendo en cuenta que la Constitución Nacional establece que los bienes de uso público no son objeto de prescripción, venta ni embargabilidad, sería imposible en materia jurídica que se declarase un propietario.

Pero, en contra de todos los pronósticos legales, el juez 37 Civil del Circuito, Hugo Hernando Moreno, declaró a Cortés como propietario del lote desde 2007 (ver facsímil). De acuerdo con la sentencia, por haber ejercido actos de limpieza y vigilancia Cortés reúne los requisitos para ser dueño del predio.

La versión de los vecinos más antiguos, quienes llevan más de 40 años en la zona y aseguran que nunca han visto a este hombre ejerciendo las funciones a las que se refiere, desvirtuaría las pruebas de Cortés, a quien El Espectador pidió explicaciones sin recibir respuesta alguna.

Más delicado aún, según la Defensoría del Espacio Público (Dedep), es que la sentencia presenta un craso error consistente en que los documentos relacionados con el predio y anexados al expediente corresponden a tres lotes de propiedad horizontal y no al de la zona verde, como alega el particular y como se lo ha hecho creer al juez. Pese a lo delicado del asunto, los vecinos del predio implicado advierten que no han podido lograr que alguna autoridad les dé la razón.

Por eso, no son pocas las suspicacias que se han generado, más aún si se tiene en cuenta que el metro cuadrado en la zona tiene un valor mínimo de $5 millones. Cuando los vecinos se enteraron del proceso, en 2007, lo denunciaron ante la Dedep, que por entonces puso en el lugar una valla informativa acerca del carácter público del lugar y el asunto pareció solucionado.

Pero hace tres meses Abelardo Cortés Valero reapareció e instauró una acción contra la Alcaldía Local de Chapinero, por perturbación a la posesión, y al Dedep y al CAI de Rosales, por la permanencia de la valla.

Ayer, ante el asombro y la impotencia de los vecinos, el inspector de Policía Pedro Francisco Rodríguez amparó la posesión de Cortés Valero y ordenó retirar la valla. Su respuesta frente a las inquietudes del Distrito se limita a que no puede contradecir a un juez de la República. Y frente a las incongruencias de la identificación del lote se limitó a decir: “Bien puede corresponder a otras propiedades, pero no es función de la Policía. A mí no me corresponde mirar títulos de propiedad”.

Cristian Gutiérrez, abogado de la Dedep y quien viene trabajando en el proceso, apeló el fallo del juez y dijo que buscará hasta las últimas instancias evitar la ocupación sobre un bien de uso público. “Tenemos todos los documentos que comprueban que el predio es propiedad del Distrito desde 1995”, agregó.

Mientras tanto, Abelardo Cortés Valero seguirá ocupando un bien que parece ser de uso público y es propiedad de la ciudad.

Uno de los afectados explica así lo sucedido: “Es como si un particular se va a cortar árboles al parque Simón Bolívar y después alega ser el propietario”.