¿Operador de Doña Juana presentó cifras falsas en licitación?

El consorcio brasileño que maneja el relleno habría presentado cifras que no coinciden con las que publicó en su país.

Pocas licitaciones en la historia de Bogotá han sufrido tantos tropiezos como la de la operación del relleno sanitario Doña Juana. Fueron cinco años de prórrogas, intentos de adjudicación frustrados y choques con la Corte Constitucional, que ordenó la suspensión del proceso. Y cuando ya se había entregado —en septiembre de 2010— el negocio de $230 mil millones en concesión por 11 años, llegó la destitución por parte de la Procuraduría a Miriam Martínez, directora de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp), a cargo del relleno, por presuntas irregularidades cometidas en la audiencia en la que se adjudicó.

Mientras Martínez aguarda la respuesta a un recurso de reposición interpuesto ante el Ministerio Público, Doña Juana está a cargo del consorcio brasileño-canadiense CGR, el ganador de la polémica licitación entregada en una audiencia en la que sobraron las agresiones verbales entre los tres oferentes. La operación de la planta hasta ahora se ha llevado a cabo sin ningún inconveniente ni queja.

Ahora, una nueva situación se sumaría al viacrucis de Doña Juana. Unos documentos conocidos por El Espectador evidenciarían que la información financiera que presentó la empresa brasileña en la licitación, llamada Estre Ambiental S. A., no coincide con los datos que ésta publicó en el Diario Oficial Empresarial de Brasil, en el cual las empresas de ese país que coticen en el mercado de valores deben publicar sus estados financieros.

Las cifras del Diario Oficial Empresarial de Brasil (ver facsímiles) están en reales —la moneda de ese país—. La tasa que se usó para convertir los datos de Estre Ambiental S. A. a pesos es de 1.172, según informó el director de esa firma, Fabio Gudim, a este diario. Comparando los valores que los brasileños presentaron en la licitación y los que publicaron en el Diario Oficial Empresarial, éstos varían en unos nueve millones de reales.

 En una respuesta a las observaciones sobre los pliegos de condiciones, la Uaesp había dicho que los datos correspondientes a los estados financieros solicitados en un formato especial (número 3) a los oferentes “deben corresponder al año fiscal 2009 si ya declararon renta. En caso contrario, se aceptarán los del año 2008, con su debida justificación”. Es decir, que las cifras tendrían que ser definitivas.

 Luego, en una carta enviada el 6 de mayo de 2010 a los oferentes, la Unidad solicitó a esos consorcios certificar que la información financiera presentada en formato efectivamente representara “su realidad contable”.

 Y pocos días antes del cierre de la licitación, la Uaesp volvió a pronunciarse, en esta ocasión a través de una adenda a los pliegos de condiciones que determinó el cálculo, por medio del cual los consorcios deberían probar su solvencia. Un requisito habilitante para poder aspirar a quedarse con el millonario negocio.

 La solvencia de cada consorcio debía calcularse matemáticamente. Los activos corrientes de cada proponente tenían que ser, al menos, 2 veces sus pasivos corrientes para poder ser solventes.  Según la evaluación que hizo la Uaesp a las ofertas, la solvencia de la propuesta brasileño-canadiense fue de 2,01, es decir, alcanzaba lo exigido en los pliegos.

Sin embargo, si se usaran los valores publicados por Estre Ambiental S. A. en el Diario Oficial Empresarial de Brasil para hacer dicho cálculo la solvencia sería de 1,96 (ver infografía).

Este diario consultó el tema con todas las partes involucradas. Desde São Paulo, Fabio Gudim, el director de Estre Ambiental S. A. (la empresa brasileña del consorcio que además está conformado por una firma canadiense, dos colombianas, una cooperativa de recicladores, entre otras), dijo que las variaciones en las cifras se deben a unos “ajustes contables que se hicieron por recomendación de los auditores”.

Estre Ambiental S. A. es un gigante brasileño integrado por 23 empresas y, según su director, “son normales los ajustes. La verdad lo que fue presentado en abril (en la licitación) fue un balance emitido antes de la auditoría contable hecha en Brasil”.

Y añadió: “Nosotros como una compañía de capital anónimo tenemos la obligación de hacer una auditoría independiente. Como parte integrante de los documentos que entregamos a la Uaesp, hay una carta firmada por nuestro contador y representante legal, que dice que estábamos con el tema abierto. Estaba claro que habría cambios”.

La diferencia en los valores en concepto de Gudim “es por fuerza de la ley contable de Brasil, pero los ajustes no perjudican en nada los índices de solvencia”.

Por su parte, la Uaesp envió un comunicado de cuatro puntos en el que advierte que “si existiere alguna anomalía les corresponde a la firma CGR y a los contadores públicos que certificaron sus estados financieros hacer las aclaraciones y asumir la responsabilidad por ello”.

La Unidad además asegura que los pliegos de Doña Juana no exigían estados financieros y a cambio de ellos reclamaban la presentación de un formato especial autorizado por un contador público y un revisor fiscal, ambos, “autorizados por la ley colombiana para dar fe de los estados financieros de los proponentes”. Según esa entidad, la firma CGR cumplió estrictamente con lo solicitado.

Representantes de los dos consorcios que perdieron la licitación (Proactiva y la Unión Temporal Gestión Ambiental, conocida como la propuesta coreana) dijeron que revisarán el tema con especialistas para decidir si toman alguna medida.

Cronología: el viacrucis de Doña Juana

2000

Marzo

La Uaesp entrega la licitación del manejo del relleno sanitario Doña Juana  al consorcio Proactiva S.A. por un periodo de cinco años. 

2008

Marzo

La secretaria del Hábitat, Catalina Velasco  extiende  el contrato de Proactiva S.A. por   18 meses más, con lo que suma cuatro prórrogas consecutivas para el consorcio, que para la fecha tiene múltiples denuncias por mal manejo de los residuos. 2009

Septiembre

Victoria Virviescas renuncia a la dirección de la Uaesp luego del escándalo por supuestas maniobras de  su secretaria jurídica para sacar a Proactiva S.A. de la licitación  del relleno. En su reemplazo llega   Miriam Margoth Martínez.

2010

Septiembre

Después de cinco años de retraso, la Uaesp entrega la licitación de la operación del relleno sanitario Doña Juana por 11 años a la empresa  CGR.

2010

Septiembre

Los consorcios Promesa de Sociedad Futura Ecoparque S.A. y Unión Temporal Gestión Ambiental, participantes de la licitación, denuncian alteración en el proceso de adjudicación.

2011

Mayo

La Procuraduría destituye e inhabilita por diez años a la directora de la Uaesp,  Miriam Martínez, por presuntas irregularidades en la concesión del relleno sanitario Doña Juana. Martínez interpone un recurso de reposición.

Contacto de Sahagún

El consorcio CGR (Unión Temporal Centro de Gerenciamiento de Residuos Doña Juana) está conformado por las empresas Estre Ambiental S. A., de Brasil; Genivar Limited Partership, de Canadá, y por Colombia el Grupo Roca S. A., USA Global Market S. A., la Asociación de Usuarios de Acueducto de la vereda Mochuelo Alto Asoporquera E.S.P., la Cooperativa de Trabajo Asociado de Recicladores Ambientales Nuevo Ambiente y Federincol.

De acuerdo con los documentos presentados en la licitación para la operación del relleno sanitario Doña Juana, una de las integrantes de la junta directiva de accionistas de USA Global Market S. A. es Laura Elena Marrugo Bula. Con cédula de Sahagún, Marrugo sería familiar de uno de los líderes de la campaña del senador Iván Moreno en ese municipio de Córdoba, según precisaron fuentes que visitaron la región.

 

 

últimas noticias