¿Pelea por unos puestos?

La Red de Veedurías pedirá la pérdida de investidura para Wilson Duarte por posible tráfico de influencias.

Una polémica de marca mayor protagonizan por estos días el concejal del Polo Democrático Wilson Duarte y el director del Instituto para la Economía Social (IPES), Armando Aljure Ulloa, por cuenta de las versiones contenidas en unas cartas en las que los servidores públicos evidencian acusaciones mutuas por clientelismo. En la pelea ahora interviene la Red de Veedurías Ciudadanas de Colombia, que anuncia una acción de pérdida de investidura contra el cabildante por, supuestamente, haber violado el régimen de incompatibilidades,  incurrir en tráfico de influencias e indebida destinación de los dineros públicos.

La historia comienza con una carta, de fecha 10 de marzo de 2011 (ver facsímiles), en la que Andrés Rodríguez Rivera, asistente de Aljure en el IPES, en calidad de testigo le narra a su jefe lo ocurrido en una reunión entre éste y Wilson Duarte. Según la misiva, el 24 de febrero de este año el concejal llegó al Instituto para decirle al director del mismo “que tenía que cambiar a la funcionaria del centro comercial de la 38 porque estaba perdiendo apoyo en la zona con su edil”.

Prosigue la versión de la carta diciendo que “el director —del IPES— le comentó al concejal que eso que está haciendo es politiquería. El concejal en tono amenazante le comenta al señ

Una polémica de marca mayor protagonizan por estos días el concejal del Polo Democrático Wilson Duarte y el director del Instituto para la Economía Social (IPES), Armando Aljure Ulloa, por cuenta de las versiones contenidas en unas cartas en las que los servidores públicos evidencian acusaciones mutuas por clientelismo. En la pelea ahora interviene la Red de Veedurías Ciudadanas de Colombia, que anuncia una acción de pérdida de investidura contra el cabildante por, supuestamente, haber violado el régimen de incompatibilidades,  incurrir en tráfico de influencias e indebida destinación de los dineros públicos.

La historia comienza con una carta, de fecha 10 de marzo de 2011 (ver facsímiles), en la que Andrés Rodríguez Rivera, asistente de Aljure en el IPES, en calidad de testigo le narra a su jefe lo ocurrido en una reunión entre éste y Wilson Duarte. Según la misiva, el 24 de febrero de este año el concejal llegó al Instituto para decirle al director del mismo “que tenía que cambiar a la funcionaria del centro comercial de la 38 porque estaba perdiendo apoyo en la zona con su edil”.

Prosigue la versión de la carta diciendo que “el director —del IPES— le comentó al concejal que eso que está haciendo es politiquería. El concejal en tono amenazante le comenta al señor director ‘lo voy a joder y verá el debate que le voy a hacer’ (sic)”.

Casualmente, siete días después el Concejo aprobó por petición de Duarte una proposición del 16 de febrero en la que se citó a debate de control político a Armando Aljure, director del IPES. La sesión fue programada para el pasado 25 de marzo, día en el que el cabildante acusó al funcionario de haber fracasado en el manejo de las ventas ambulantes y el espacio público y de haber “malgastado” más de $63 mil millones en “proyectos que no arrojan resultados”.

Al conocer la versión del asistente de Aljure, que deja entrever un supuesto afán clientelista de Duarte, el concejal respondió con otra carta, una firmada por la asistente que lo acompañó a la reunión en el IPES. En la misma, Yenny Alexandra Ante, empleada del cabildante, asegura que su jefe nunca pidió que le nombraran a ningún allegado suyo. Por el contrario, según ella, en el encuentro el director del Instituto habría manifestado: “Si es un tema de la administración hable con su colega Hipólito Moreno, puesto que esa cuota es de él”.

Consultado, el concejal Duarte le dijo a este diario que no es cierto que haya ido a exigirle puestos al director del IPES. Más allá, aseguró que en la reunión nunca estuvo el asistente de la dirección: “A menos que haya estado debajo de la mesa. Yo había propuesto el debate y no por extorsionarlo, sino por su mala administración y el mal trato que les dan a los vendedores ambulantes. Qué casualidad que la carta aparezca después del debate. El que habló de cuotas burocráticas fue otro”.

Por su parte, a través de su oficina de prensa, Armando Aljure manifestó que prefería no pronunciarse al respecto, que ratificaba el contenido de la carta que le envió su asistente y que la misma ya está en manos de la Personería Distrital para la investigación pertinente.

La Red de Veedurías Ciudadanas de Colombia se metió en el debate anunciando que pedirá a la Procuraduría que inicie acciones disciplinarias frente al caso y que interpondrá una acción de pérdida de investidura contra Duarte ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca. “Si es cierto que el concejal fue a extorsionar al director de un instituto, a cambio de no hacerle un debate, estaríamos frente a una actitud abiertamente inmoral”, dijo Pablo Bustos, de la Red.

La pelea promete y ya ha generado diversas reacciones en el cabildo distrital, en donde desde hace mucho se rumora sobre las cuotas políticas que manejaría