¿Quién compra las motos?

Kawasaki, Honda, Yamaha y Suzuki presentaron su último estudio sobre el perfil del usuario colombiano al momento de adquirir una de estas máquinas; además respaldan una política comprensiva con el motociclista.

La motocicleta es la solución para la movilidad de los colombianos de bajos ingresos. Así lo demuestra el sexto Estudio Sociodemográfico de los Usuarios de Motocicletas en Colombia, realizado por el Comité de Ensambladoras de Motocicletas Japonesas, que indica la preferencia de la mayoría por esta máquina para transportarse dentro de la ciudad y dirigirse a sus lugares de trabajo o estudio. El resto la usa por diversión o para aumentar sus ingresos.

En comparación con las cifras de 2005, los compradores que ganaban entre 1 y 2 salarios mínimos vigentes en esa época representaban el 55% frente al 77% del año pasado, un porcentaje significativo en las principales ciudades del país que señala que cada vez más personas están invirtiendo en ese medio para desplazarse. En Cali, por ejemplo, la muestra equivale al 69%, igual que en Bogotá, e incluye a quienes devengan menos de un salario mínimo, mientras en Barranquilla es del 67%.

Asimismo, el reporte determina incrementos importantes. Primero, existen más motociclistas profesionales desde hace dos años. Segundo, hubo un aumento de las mujeres que la utilizan, que ahora son el 22%, rompiendo con la tendencia a la baja que se venía reportando desde los últimos años. Tercero, un mayor número de casados la convirtió en el vehículo familiar por excelencia.

Por otro lado, uno de los puntos del estudio pone la mirada sobre las políticas urgentes que requiere el motociclista en el país para que no sea visto como un problema en las vías. Por esa razón, el Comité destaca la importancia de la pedagogía y de la reglamentación en las escuelas de conducción, porque según las estadísticas del Fondo de Prevención Vial sólo un 14% de los conductores de motos tomó un curso de manejo. Por ello, se hace un llamado para que haya mejor control sobre la expedición de licencias, a cargo de las escuelas, y del examen teórico-práctico, cuya responsabilidad la deberían tener las autoridades de tránsito.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Fiat 500X: el hijo pródigo