¿Torniquete en el Sirci?

Dos proponentes tienen la misma aseguradora, empresa que, a su vez, tendría vínculos laborales con la representante legal de uno de ellos.

Un día antes de que se conozca el adjudicatario de uno de los contratos más grandes en la historia de Bogotá, crecen las suspicacias en torno a las garantías de transparencia y surgen nuevas voces que advierten que éste podría ser un capítulo más en el carrusel de la contratación pública.

Se trata del Sistema de Recaudo, Control de flota e Información al usuario (Sirci), que consiste en la base tecnológica para la entrada en operación del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) y que costaría cerca de $2,5 billones y podría llegar a manejar hasta $6 mil millones diarios a través del recaudo.

Según la abogada y exsenadora María Izquierdo, existen documentos que prueban la confabulación entre la oferta ganadora Recaudo Bogotá y la oferta Operador Sirci, para bajar la media geométrica que analiza las ofertas económicas de los proponentes.

Los tres documentos que Izquierdo presentará mañana muestran elementos comunes entre ambas ofertas. Primero, que las dos se suscribieron el mismo día, con el mismo capital y pagando el mismo monto ante Cámara de Comercio; segundo, que sus pólizas de seriedad fueron expedidas por la misma aseguradora, Compañía Mundial de Seguros S.A., que tiene entre su personal externo a Nohora Patricia Acero, quien a su vez es apoderada de la oferta ganadora Recaudo Bogotá; y tercero, que ambas ofertas se presentaron escritas a mano por la misma persona, quien “colocó los coeficientes en forma que jugaran a favor de la propuesta ganadora Recaudo Bogotá”.

Izquierdo asegura que sus denuncias son a título de ciudadana y que no trabaja para ninguna de las partes interesadas en el negocio. Dice que  lo hace en cumplimiento de la misma función de control social que ejerció cuando estuvo en el Congreso, lugar del cual -curiosamente- salió porque el Consejo de Estado le decretó la pérdida de investidura  debido al escándalo del proceso 8000.

Hay otros dirigentes con reservas parecidas a las de Izquierdo en torno al millonario negocio en ciernes.

El candidato a la Alcaldía por Cambio Radical, Carlos Galán, dice que no hay garantías para adjudicar en una administración salpicada de corrupción y que no es necesario adjudicar ahora, dado que, según la alcaldesa Clara López, las obras de Transmilenio no estarán listas sino el año entrante.

El candidato liberal David Luna también pidió revocar la adjudicación, porque es posible que los proponentes hagan parte de los operadores a cargo de las 13 zonas que controlará el Sirci.

La Procuraduría sigue con lupa el proceso y, de hallar irregularidades,  hará revocar  la licitación, como lo pidió en agosto de 2010.

Voceros de Transmilenio dijeron a El Espectador que  despejarán las dudas mañana,  en la audiencia de adjudicación.