¿Un auge sin frenos?

Mientras en el país se compraron más de 27.000 carros nuevos el mes pasado, la advertencia de una posible burbuja crediticia aumenta pese a una holgada oferta de préstamos.

La venta de vehículos en el país, respaldada por el buen momento que atraviesa la economía, pinta un escenario con buena oferta de crédito para que los colombianos continúen acentuando una tendencia que en junio de 2011 alcanzó los 27.030 automóviles vendidos, de acuerdo con cifras de la firma Econometría. Sin embargo, en el ambiente persiste una tímida alerta relacionada con el otorgamiento crediticio a sectores de la población que pueden tener líos para atender la obligación derivada de comprar carro nuevo. Adicionalmente, las complicaciones en la movilidad de las ciudades del país, aunadas a la falta de infraestructura, se cruzan con el boom automotor.

Para la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF), en medio de la venta de vehículos no se debe dejar de lado “el efecto en el corto plazo de la subida en la tasa del Banco de la República”. Según el organismo, hay que “tener los ojos bien abiertos” en el mercado de créditos para comprar carro y así “evitar sorpresas desagradables”.

Mientras que los industriales e importadores de automóviles son optimistas con el crecimiento económico y le apuntan a cerrar este año con ventas de 300.000 unidades, ANIF prevé que sean comercializadas 280.000 en medio de una coyuntura en la que la revaluación facilitó la llegada de vehículos importados a precios atractivos, hecho que se sumó a un aumento de la cartera crediticia para vehículos “apalancado en bajas tasas de interés”.

Por ejemplo, recientemente creció la importación de vehículos provenientes de México, debido a que los productores no tienen que pagar arancel para ingresar automóviles de marcas como Dodge, Jeep, Nissan y Ford.

Además, las bajas tasas de financiación ofrecidas por el sector automotor, que todavía no sienten los efectos del aumento de la tasa de interés por parte del Emisor, ampliaron la capacidad de la población para acceder a créditos baratos. ANIF indicó que “el crédito es utilizado en la compra del 55 a 60% de vehículos vendidos en el país”. Además, según la Asociación de Compañías de Financiamiento, entre 70 y 80% del valor de un vehículo es cubierto por entidades financieras.

Según María Juliana Rico, directora ejecutiva de la Cámara Automotriz de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), desde el último trimestre de 2009 la venta de vehículos reporta variaciones positivas constantes. Explicó que 2010 se consolidó como el año líder en ventas y que “según se prevé, en 2011 se repetirá la historia con cerca de 300.000 vehículos puestos en el mercado colombiano”.

Fabio Sánchez Forero, presidente de la Compañía Colombiana Automotriz (CCA), consideró prudente el llamado de ANIF y aseguró que el “desbordamiento en el otorgamiento de crédito” no es normal, pese a que el Emisor les dio un apretón a las tasas de interés. Aunque se proyecta que estas lleguen a 5% al terminar el año, la demanda de vehículos no se vería muy afectada.

Si bien las calles de las ciudades capitales están repletas de carros, el presidente de la CCA ve con optimismo que se sigan vendiendo vehículos, con el respaldo de una capacidad instalada suficiente que puede dar abasto a la demanda. Sin embargo, la revaluación del peso generó que las unidades importadas ya tengan en su poder 57% del mercado, lo que hace que las ensambladoras pierdan terreno. Fácilmente, según Sánchez, al finalizar el año la CCA puede poner a rodar en las calles 14.000 automóviles más.

La lectura de la presidenta de Ford Colombia, Luz Elena del Castillo, es que la abundancia de cuotas bajas genera que los colombianos se aventuren a comprar su primer carro, y considera que “si no se aprueban con rigurosidad los créditos, podría haber un lío de solidez de la cartera”.

Para la presidenta de Ford Colombia es clave tener en observación el crecimiento de la venta de automóviles en la gama baja, sin perder de vista la importancia de que los colombianos compren su primer carro nuevo. Del Castillo agregó que en Colombia no es tan claro el peligro de una burbuja crediticia como la que puso a tambalear a Estados Unidos.

En opinión del director de Administración de Empresas de la Universidad Nacional, José Stalin Rojas, la burbuja de compra de carros aún no se ha formado, pese a que existen algunos indicios: “Se espera que las ventas de carros sigan aumentando, pero a un ritmo menor”.

El reciente crecimiento de 5,1% del Producto Interno Bruto (PIB), durante el primer trimestre del año, es para Mauricio Becerra, vicepresidente comercial de General Motors (GM) Colmotores, un escenario positivo en el cual la gente no tiene tanto temor a perder su empleo. Además, está convencido de que el desempeño económico es el jalonador para que el nivel medio siga comprando su primer automóvil.

“Un poco más allá de la euforia, lo normal para un país como Colombia son 400.000 unidades al año”, dijo Becerra, quien tiene una meta optimista para GM Colmotores al cierre del año: 100.000 automotores vendidos. Asimismo, de acuerdo con cifras de la Andi, al cierre de 2010 las ocho ensambladoras existentes en Colombia tenían la capacidad instalada para producir 320.000 unidades anuales, con dos turnos de trabajo diarios.

Una economía que mantenga su ritmo de crecimiento, de la mano de una senda clara hacia la reducción del desempleo y al manejo inflacionario, es fundamental para que no se genere esa burbuja crediticia, de acuerdo con el gerente de mercadeo de Metrokia, Luis Alfredo Huertas: “muchas veces los clientes no sólo buscan la mejor tasa, sino otros factores como cuota inicial, plazo y facilidades en la aprobación”.

Al respecto, un vocero de la firma Toyota manifestó que pese a los continuos ajustes de los tipos de interés, las tasas “siguen siendo lo suficientemente atractivas” para que se conserve la dinámica en la compra de carros. La compañía japonesa no cree en una ‘burbuja automotriz’ en el corto plazo y prevé cerrar el año vendiendo 15.000 unidades en el país.

Ventas de vehículos en Colombia, ver infografía

¿En dónde van a rodar tantos carros nuevos?

Si en una ciudad como Bogotá no se construyen más vías, en opinión del director de la Cámara Regional Bogotá-Cundinamarca-Boyacá de la Andi, Camilo Llinás, no hay manera de comenzar a desenredar el nudo en el que se convirtieron las principales avenidas. Paradójicamente, Bogotá es una de las ciudades del continente donde hay menor número de vehículos por el total de la población.

Asimismo, tener más obras en ejecución es para el director de Administración de Empresas de la Universidad Nacional, José Stalin Rojas, un hecho que hace prever que la congestión vehicular no se solucionará en el mediano plazo.

El crecimiento meta en compra de carros proyectado para el cierre de este año, de acuerdo con la presidenta de Ford Colombia, “no es proporcional a la malla vial”, y señaló que “entre más restricciones le ponen al colombiano, más busca tener transporte particular”, concluyó.

Ventas en cifras

400 mil vehículos podrían venderse en Colombia al año, según General Motors Colmotores.

27.030automotores de diferentes categorías se vendieron en el país durante junio de este año.

158.217carros salieron de los concesionarios en Colombia entre enero y junio de 2011 según Econometría.

60 por ciento de los automóviles y camionetas comprados en Colombia se adquieren con créditos.

100mil unidades le apuesta a vender GM Colmotores al cierre de este año y la CCA, 14.000.

 

Temas relacionados