‘Hay que reformar el sistema pensional’

Tanto el Gobierno como los fondos de pensiones, discuten la mejor fórmula para llevar la cobertura a la población de menores recursos.

El buen desempeño de la economía en los últimos cinco años no sólo permitió que los colombianos disfrutaran de mejores ingresos o que pudieran adquirir los últimos bienes de consumo, sino que también trajo consigo un aumento en sus expectativas de vida: de 7 años en el caso de las mujeres y 4 en el de los hombres. Sin embargo, este hecho se ha convertido en una preocupación para el futuro del sistema pensional.

"Implica que las mujeres coticen 100 mesadas pensionales más y 50 mesadas extras para los hombres, afectando el objetivo principal del Gobierno que es la ampliación de la cobertura", reconoció Mauricio Santa María, ministro de la Protección Social, durante la cuarta edición del congreso de la Asociación Colombiana de Administradoras de Fondos de Pensiones y Cesantías (Asofondos), que se realiza en Cartagena.

La carga pensional actual equivale a 4 puntos del PIB, siendo las Fuerzas Militares el principal causante del fenómeno. Según datos oficiales 15,7 millones de personas se encuentran afiliadas al sistema de pensiones en el país, de las cuales sólo el 40% son cotizantes efectivos.

Para contrarrestar los efectos negativos, el Gobierno busca profundizar los efectos de la Ley de Formalización, la cual entró en vigencia desde el pasado 15 de marzo. En este tiempo, 82.803 empresas se han inscrito ante el Ministerio de la Protección Social y 34.000 de ellas han sido objeto de los beneficios establecidos en la legislación (exención de parafiscales, rebajas en el impuesto a la renta y obtención de la matrícula mercantil, entre otros).

“Con su implementación esperamos llegar a 2014 con 290.000 empleos formalizados y una tasa de desempleo alrededor de 1,9%”, dijo el Ministro Santa María.

Asimismo, tanto el Gobierno como los fondos administradores de pensiones, coincidieron en que es necesario crear una comisión de expertos para que delinee los temas básicos de una futura reforma al sistema. Entre ellos, siguiendo el modelo chileno, existe el consenso de crear un tercer pilar público que cubra al 49% de los trabajadores colombianos que ganan menos de un salario mínimo al mes.

“El régimen público tiene que propender por la protección de los más pobres, para que los beneficios que genere no terminen, como está ocurriendo hoy en día, en manos de la población con mayores ingresos”, comentó Santiago Montenegro, presidente de Asofondos. Según el Ministerio de la Protección Social, el 79,8% de los beneficios del sistema van a parar a los contribuyentes con cinco quintiles.

Por otra parte, Santa María confirmó que su cartera trabaja en conjunto con la Registraduría Nacional para consolidar bases de datos confiables que permitan sacar del sistema de salud a las personas fallecidas, y así evitar que el sistema se siga desangrando por los recobros que, con sus datos, las redes de corrupción le hacen al Fondo de Solidaridad y Garantías (Fosyga).

Asimismo, el funcionario señaló que el grupo élite adscrito a su cartera para investigar el desangre al sistema de salud, próximamente ampliará el rango de sus investigaciones. “Iremos a los municipios, ciudades y regiones en busca de los casos más complicados”, agregó.