"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 7 horas

“El colombiano llega en avión, el mexicano a pie”

Cuando no está investigando qué sucede con la salud pública de los latinos, la colombiana Myriam Torres dedica su tiempo a luchar por los derechos de los inmigrantes.

Le ha escrito cartas al presidente Barack Obama. Se ha entrevistado con senadores. Participa en las audiencias públicas donde se discuten leyes que afectan a los inmigrantes. Es miembro de una organización que trabaja desde Estados Unidos en varias regiones de Colombia. Todo esto cuando no está dictando clases en la escuela de epidemiología de la Universidad de Carolina del Sur o dirigiendo alguna investigación para entender los problemas de salud pública que afrontan las comunidades latinas.


Hace 15 años, Myriam Torres llegó a Estados Unidos para estudiar un doctorado en salud pública. Era profesora en la Universidad Javeriana y, aunque pensaba regresar al país, al final terminó descubriendo una razón para quedarse: la salud de los inmigrantes latinos ya convertidos en la primera minoría en este país. La directora del ‘Consortium for Latino Immigration Studies’ y docente de la Universidad de Carolina del Sur cree que los latinos pronto tendrán el poder político que necesitan.

¿De las cifras que está revelando del último censo en Estados Unidos qué le ha llamado la atención?
Carolina del Sur, donde estoy viviendo, es el estado con mayor crecimiento de inmigrantes latinos entre 2000 y 2010. La población latina creció 148%. El número de inmigrantes es relativamente pequeño si lo comparamos con el de Texas, California o Nuevo México pero demuestra que los latinos están creciendo en sitios que no estaban acostumbrados a recibirlos.


¿Los latinos serán una población dominante en unos años?
La población latina ya es la primera minoría de los Estados Unidos. En 2050 va a ser la tercera parte de la población. Va a sobrepasar a la afroamericana.


¿Qué es exactamente lo que estudia entre los latinos?
Estamos haciendo varios estudios. Uno está relacionado con el examen de VIH en el embarazo entre las latinas. En otro queremos que las madres nos ayuden a entender los problemas relacionados con la obesidad de sus hijos y para esto hemos distribuido cámaras fotográficas entre ellas y les pedimos que tomen fotos a lo que creen que está generando la situación.

¿Qué tan serio es el problema de obesidad infantil entre latinos en EEUU?
Es muy importante. Pienso que hay muchos problemas juntos. Uno es que cuando uno viene a este país, en muchas áreas  el transporte es pésimo y todo el mundo tiene que tener carro. La gente no camina como camina en nuestros países. La otra es la nutrición. Aquí la comida rápida es más barata que una balanceada. Mientras en nuestro país ir a McDonald es un plan del domingo, aquí las familias pueden ir todos los días. Son dietas altas en grasas y carbohidratos.


¿La expectativa de vida de los latinos viviendo en EEUU es la misma que la de los americanos?
Los últimos datos dicen que la expectativa de vida de los latinos es mayor que la de la población americana. Es lo que llamamos la paradoja epidemiológica. No se sabe muy bien por qué se presenta este fenómeno. Pero parece que esas ventajas de los hábitos entre los recién llegados van desapareciendo con el tiempo.


¿Qué otros problemas de salud afrontan los latinos aquí?
La diabetes es muy alta en esta población. Es un problema muy serio.


¿Es muy distinta la población de colombianos comparada con la de otros países latinos?
Es diferente. La forma como llega un colombiano ya es distinta a la de un mexicano. El colombiano llega en avión. Los mexicanos a pie. El colombiano es una mano de obra calificada. Nosotros tenemos aquí médicos, odontólogos, mucha gente que tiene una profesión ya.


¿Cree que está creciendo el racismo contra los latinos?
En este momento la situación  política es muy seria aquí. En el estado de Georgia están  tratando de pasar una ley de inmigración como la de Arizona. Otros estados del sur quieren seguir el mismo ejemplo. Nosotros no tenemos poder político todavía. Pero lo vamos a tener.