“José es el puto amo en la sala de prensa”

Guardiola responde a la ironía de Mourinho sobre su alusión a los árbitros.

“El señor Mourinho me ha tuteado y yo también le tuteo. No sé cuál es tu cámara, José”. Guardiola empezó así, desafiante, la rueda de prensa previa a la ida de la semifinal de la Champions en la que este miércoles (1:45 p.m.) se medirán el Real Madrid y el Barcelona. El técnico azulgrana se dirigió directamente a su homólogo después de que le hicieran la primera pregunta, sobre las palabras de Mourinho (“Guardiola critica el acierto del árbitro. Es algo que nunca había visto en mi vida”). “Con él nos enfrentaremos en el campo. Fuera de él, José ha ganado todo el año. No puedo competir. En esto, es el jefe, el puto amo”, dijo. Y explicó a la prensa extranjera: “Es la primera vez que me nombra, que dice Pep, y yo entonces le respondo”.

Luego, el mensaje se hizo aún más directo: “Hemos estado juntos cuatro años en esta institución (el Barcelona) y él sabe los valores de esta casa. Ha utilizado los altavoces de la prensa en vez de escuchar mis palabras. Pues puede seguir leyendo a Alberto (Einstein) y escuchando a Florentino Pérez y su central lechera (la prensa de Madrid)”. Y remarcó: “En el Barça ayudamos a Mourinho a formarse como entrenador y él me ha ayudado a mí, pero, si quiere, puede quedarse con sus amigos”.

Finalmente, habló del motivo de la polémica. “Con lo del fuera de juego de Pedro (gol anulado en la final de la Copa del Rey) sólo quería decir que en estos partidos las derrotas y las victorias dependen de detalles, nada más”. Guardiola no piensa, sin embargo, que el pique entre los entrenadores pueda influir sobre los futbolistas: “¿De verdad creéis que los jugadores van a correr más porque he hablado con José en la cámara? Estamos en las semifinales y los jugadores corren por esto. Estar aquí es un éxito rotundo. Es la tercera vez que estamos en las semifinales (con él como entrenador, para el Barça es la cuarta consecutiva)”.

Apenas habló del partido y, cuando lo hizo, volvió a utilizar la ironía contra su colega en el banquillo rival: “Igual cambiamos de forma de jugar. Ya veremos cómo, según los que puedan disputar el encuentro. Saldremos con 11. Igual el Madrid acaba con 10, pero saldremos con 11”.