16 carreteras nacionales con tráfico interrumpido por derrumbes

Las vías que van de Girardot a Bogotá y de Pamplona a la ciudad de Cúcuta presentan derrumbes.

Los colombianos retornan este domingo a sus hogares tras el receso de Semana Santa en medio de difíciles condiciones por las fuertes lluvias que azotan al país, que mantienen cerradas 16 carreteras por derrumbes y otras más con paso restringido.


En lo que va de abril las lluvias han provocado la muerte de 67 personas, la desaparición de 8 y 98.516 damnificados, aunque este fin de semana no se registraron víctimas fatales en las carreteras.


En lo que va del año los muertos ascienden a 88, los desaparecidos a 12 y los afectados a 161.948, según la Dirección de Gestión de Riesgos del Ministerio del Interior y Justicia.


Ante las torrenciales precipitaciones que afectan a 1.018 de los 1.103 municipios en 28 departamentos de un total de 32, el general Rodolfo Palomino, director de la Policía de Carreteras, pidió a los colombianos adelantar el regreso a sus ciudades para reducir la congestión en las carreteras.


"Paciencia" y "prudencia", fue la exhortación que Palomino hizo a los conductores a través de los medios de comunicación para evitar accidentes y soportar la congestión por el cierre y restricción en las carreteras.


Un total de 16 carreteras nacionales están cortadas debido a grandes derrumbes de piedra y tierra sobre las vías, y en algunos casos por el desplome de la vía, según el reporte de carreteras de la Policía.


Una de las principales vías que se encuentra con tráfico interrumpido es la que conduce de la turística población de Girardot a Bogotá, que es la ruta habitual de regreso a la capital colombiana de miles de turistas que salieron con ocasión de la Semana Santa.


En la vía que va de Pamplona a la ciudad de Cúcuta, fronteriza con Venezuela, numerosos vehículos se encontraban bloqueados desde el sábado, lo que obligó a la Policía a entregar asistencia a las personas con helicópteros, dijo a radio Caracol el coronel Carlos Villadiego, comandante de la Policía de esa región del país.


Pese a las difíciles condiciones de las vías, hasta el mediodía del domingo no se habían reportado accidentes fatales en la 'operación retorno' que comenzó el sábado, indicó el general Palomino.


"Debo destacar ese buen comportamiento, esa comprensión que ha habido frente a la difícil situación que estamos viviendo", dijo a RCN radio.


El general advirtió que la habilitación de las carreteras tomará tiempo debido a que la remoción de los derrumbes se dificulta por la persistencia de las lluvias, poniendo en peligro la vida de los operarios que trabajan en esas carreteras.


Según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), las fuertes lluvias continuarán en mayo con posibilidad de que se prolonguen hasta junio.


Las lluvias afectarán especialmente las regiones Andina, costa Pacífica, Amazonía, Orinoquia y Caribe.


Tradicionalmente Colombia, país de clima tropical, tiene al año dos temporadas de lluvias: abril a junio y octubre a diciembre.


Las lluvias se intensificaron desde el inicio de 2010 por el fenómeno de La Niña, que actúa sobre el océano Pacífico.


Según el estatal Instituto Geográfico Agustín Codazzi, más de 900.000 hectáreas de tierra han sido arrasadas por las crecientes de los ríos que se han desbordado.


El gobierno ha entregado a los damnificados ayuda por 176 millones de dólares, según el presidente colombiano Juan Manuel Santos.