22% de los colombianos sufre de algún tipo de rinitis alérgica

Asimismo, gran parte de quienes padecen la enfermedad no han sido diagnosticados ni reciben tratamiento adecuado.

Si usted presenta obstrucción y flujo nasal; estornudos repetitivos, enrojecimiento de la nariz y moco en la garganta; ardor, dolor o rascado nasal; irritación en ojos, dolor de cabeza y trastornos de sueño; tos, respiración oral, voz nasal y sangrado, puede padecer rinitis.

La rinitis es una enfermedad crónica de la nariz y los senos paranasales caracterizada por inflamación de la mucosa. La Organización Mundial de la Salud, OMS, estima que en el mundo entre 400 y 600 millones de personas padecen esta enfermedad.

Según una encuesta publicada por la revista estadounidense "Asma y Alergia", el 25% de la población de América Latina padece rinitis alérgica y un alto porcentaje de los afectados no tratan la enfermedad adecuadamente.

En Colombia, explica el doctor Tulio Roberto Jaramillo Villegas, esta enfermedad es muy frecuente y afecta al 22.6% de la población en su condición alérgica.

Gran parte de quienes sufren de  rinitis en el país no tienen un diagnóstico ni recibe un tratamiento adecuado. De ahí la “Campaña Nacional de Concientización y Prevención de la Rinitis”, lanzada este año por la Asociación Colombiana de Otorrinolaringología (ACORL).

La rinitis es una enfermedad “grave” pues tiene alta repercusión en la calidad de vida de quienes la padecen. Sus síntomas incomodan, alteran el sueño y la actividad diaria normal. A largo plazo puede generar alteraciones dentales y de mordida por la respiración oral. En casos muy severos y debido a la alteración del sueño puede afectar el corazón y generar arritmias e hipertensión arterial o pulmonar.

Cuando la enfermedad ataca a los niños ocasiona problemas de aprendizaje, alteración del sueño, pérdida de la capacidad de concentración y disminución del nivel de energía.

Tipos de rinitis

Según el doctor Tulio Roberto Jaramillo Villegas, presidente de la Junta Directiva de ACORL, esta patología tradicionalmente se ha clasificado en alérgica y no alérgica, dependiendo de que cause la inflamación.

La rinitis no alérgica puede ser estacional (aparece en determinada época del año), ocupacional (originada por inhalantes químicos del lugar de trabajo), infecciosa (persiste a causa de ciertas bacterias), vasomotora (su causa exacta se desconoce y los síntomas son desencadenados por algo que irrita la nariz, como una atmósfera seca, cambios de temperatura, contaminación del aire, alimentos picantes, alcohol, emociones fuertes o ciertos medicamentos), hormonal y aquella que es inducida por medicamentos.

Por su parte, la rinitis alérgica se divide en intermitente o persistente según la frecuencia en que se presentan los síntomas; y leve, moderada o severa de acuerdo a la intensidad en que sus síntomas afectan la calidad de vida de los pacientes incluyendo la actividad diaria, sueño, asistencia escolar y laboral, así como práctica de deportes.

¿Por qué se produce?

La rinitis no alérgica se desencadena debido múltiples factores como olores fuertes, contaminación, materias particuladas en el aire, humo u otros irritantes. También por cambios de temperatura y atmosféricos.

Los síntomas de rinitis no alérgica pueden también ocurrir como resultado del embarazo, trastornos de la glándula tiroides o como efecto secundario de ciertos medicamentos.

La rinitis alérgica se produce a causa de sustancias que desencadenan alergias, llamados alérgenos (sustancias extrañas que entran al organismo y generan una reacción inflamatoria en la mucosa de la nariz y senos paranasales) los cuales pueden hallarse tanto en interiores como exteriores.

La rinitis alérgica puede producirse a causa de alérgenos exteriores comunes como polen de árboles, césped y malezas o moho presentes en el aire. También por alérgenos interiores comunes como la caspa de mascotas, moho de interiores, excremento de cucarachas o ácaros domésticos del polvo (criaturas microscópicas que se hallan en los textiles y colchones de la casa).

Primer paso, el diagnóstico

Lo más recomendable si tiene síntomas de rinitis alérgica es consultar al especialista quien le ayudará a determinar la causa de su reacción alérgica.

Una vez dado el primer paso, el otorrinolaringólogo dará inició a un manejo individualizado de la patología que puede incluir recomendaciones generales, manejo con medicamentos y en caso selectos se indicará manejo con cirugía para corregir trastornos de la nariz y senos paranasales que ayudan a aumentar la rinitis como son desviaciones o sinusitis.

Recomendaciones

Si usted padece rinitis una adecuada ventilación y aseo de su hogar y lugar de trabajo es vital. De esta forma evita los factores desencadenantes se encuentren en su hábitat diario.

• Evite alérgenos como polvo, ácaros (frecuentes en almohadas, colchones, cojines), pólenes y esporas de hongos.
• Trate de no exponerse a los cambios de temperatura bruscos y cubrirse adecuadamente nariz y boca cuando fuese necesario.
• Evite tapetes que acumulen polvo así como cortinas de tela y cojines.
• Use almohadas y cobijas sintéticas que no acumulen polvo y sean lavables.
• Evite plantas y animales en la casa.
• Evite lugares contaminados o donde se encuentren fumadores.