90 % de los brasileños no se alimenta saludablemente, dice estudio

Menos del 10 % de los brasileños consume los 400 gramos diarios de frutas, legumbres y verduras recomendados por la OMS.

El 90 % de los brasileños tiene una dieta con pocos nutrientes y muchas calorías que, por incluir pocas frutas, verduras y legumbres, está lejos de la recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), según un estudio divulgado el jueves por el Gobierno.

Menos del 10 % de los brasileños consume los 400 gramos diarios de frutas, legumbres y verduras recomendados por la OMS y por la propia Guía Alimentar Brasileña, según el estudio elaborado por le estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas.

Los productos más consumidos diariamente por el brasileño promedio son fríjol (182,9 gramos por día), arroz (160,3 gramos), carne bovina (63,2 gramos), jugos (145,0 gramos), gaseosas (97,4 gramos) y café (215,1 gramos).

El Análisis de Consumo Alimentar Personal en Brasil fue realizado a partir de los resultados de las Encuestas sobre Presupuesto Familiar elaboradas por el Instituto en 2008 y en 2009 en 13.569 hogares en todo el país.

Según el estudio, en lugar de alimentos nutritivos, el brasileño -principalmente los adolescentes- consume gran cantidad de alimentos caloríficos como galletas, salchicha, mortadela, sandwiches y bizcochos.

Mientras que los adolescentes comen hasta 12,3 gramos diarios de bizcochos rellenos, ese valor cae a 3,2 gramos diarios entre los adultos y a 0,6 gramos para los ancianos.

A nivel nutritivo, la alimentación también es mejor entre la población rural que entre la urbana, entre las mujeres que entre los hombres y entre los más pobres que entre los más ricos.

Mientras que la población rural se destaca por consumir arroz, fríjol, pez fresco y harina de yuca, entre la urbana los productos más consumidos son gaseosas, pan de sal y sandwiches.

Las mujeres tienen un mayor consumo por cápita que los hombres de verduras, frutas y ensaladas.

Mientras que la población más rica consume alimentos más industrializados y poco nutritivos, como gaseosas, dulces, pizzas y bizcochos fritos, la más pobre tiene una dieta basada en fríjol y maíz.

El consumo de frutas, verduras y derivados de la leche, sin embargo, aumenta entre más elevada es el poder adquisitivo.

"Como las personas de menor poder adquisitivo no tienen capacidad para comprar tanto, tienen una alimentación más básica. Y esa alimentación más básica tiene mejor calidad nutricional", explicó el especialista André Martins, investigador del Instituto y uno de los responsables por el estudio.

"En la población de menores ingresos hay mucha presencia (en los alimentos) de carbohidratos. También ya hay niveles poco adecuados de azúcares y grasas, pero no tanto cuanto en los de mayor renta que tienen más capacidad para comprar industrializados", agregó.

El estudio reveló igualmente que cerca del 60 % de los brasileños consume una cantidad de azúcar superior a la recomendada por el Ministerio de Salud y que el 82 % consume más de lo ideal de grasas saturadas.

De la misma forma, la gran mayoría de los brasileños consumen más sal que lo recomendado por el Ministerio de Salud (2.200 miligramos por día), práctica que afecta al 81 % de los niños de entre 10 y 13 años y al 77 % de las niñas de la misma edad.

El promedio de ingestión de sodio (sal) del brasileño es de 3.200 miligramos por día.

Temas relacionados

 

últimas noticias