Abogada de Narváez renuncia por falta de garantías en caso 'chuzadas'

Con lágrimas en los ojos, dijo que su cliente no es el criminal que han querido venderle al país.

Aduciendo falta de garantías en el proceso judicial, la abogada Adriana María Poso presentó su renuncia a la defensa del exsubdirector del Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, José Miguel Narváez, en el proceso que enfrenta por las denominadas ‘chuzadas’.

Con lágrimas en los ojos, la penalista se lamentó de la situación que enfrenta su cliente y dijo que no es el gran criminal que muchos han tratado de forjar en el imaginario de los colombianos.

Para la jurista, la Fiscalía no ha actuado de acuerdo a procedimientos propios de la observancia de los derechos al debido proceso, en detrimento de la defensa de los indiciados.

Entre tanto, el exsubdirector del DAS, se negó a ser representado en esta audiencia por el abogado de otro de los procesados y solicitó un abogado de oficio.

Poso había asumido el caso, luego de la renuncia del primer abogado de Narvás, Ulises Durán, quien se apartó del proceso, según versiones de prensa, tras haber recibido amenazas contra su vida.

El exfuncionario está siendo procesado por el juzgado Sexto Penal Especializado de Bogotá, como presunto responsable de los seguimientos ilegales en contra de integrantes defensoras de derechos humanos, periodistas y algunos líderes políticos opositores que, aparentemente, se adelantaba a través de una unidad creada al interior del DAS, denominada el G-3.

Al mismo caso están vinculados la exsubdirectora de Operaciones del Martha Leal, la exdirectora de Contrainteligencia; Jacqueline Sandoval Salazar, el exintegrante de la Subdirección de Contrainteligencia Jorge Armando Rubiano Jiménez, el exsubdirector de Operaciones Hugo Daney Ortiz, el excoordinador del grupo de verificación de la Subdirección José Alexander Velásquez Sánchez y el exdirector de Inteligencia Enrique Alberto Ariza Rivas