Acusan a siete militares por 'falso positivo' en Caldas

Al parecer, lo uniformados convencieron a las víctimas para trasladarse al lugar de los hechos a través de engaños.

Por su presunta responsabilidad en el asesinato de dos jóvenes en Manizales, Caldas, que serían presentados como dados de baja en combate, fueron acusados formalmente siete uniformados del Ejército Nacional, por decisión de la Fiscalía.

Los hechos materia de investigación ocurrieron en la vereda La Jaba, zona rural de la capital cafetera, donde el 8 de febrero de 2008 fueron presentados los cadáveres de Dorbey Mosquera Castillo y Alex Hernando Ramírez Hurtado, como el de bajas producidas en combates.

La Fiscalía informó que al lugar de los hechos también fue convocada mediante engaños una tercera víctima que sobrevivió.

Según el ente acusador, fue el soldado Iván Palacios Prado quien contactó a los civiles, que habrían sido atacados en estado de indefensión.

Un grupo de investigadores adscrito a la Unidad Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, DIH, determinó que en la escena no había ocurrido ningún enfrentamiento armado, como aducían los uniformados.

La medida afecta a José Harbey Peña Ramírez, teniente; Carlos Eduardo Magroviejo Zapata, cabo primero; y los soldados profesionales Javier Albeiro Dorado Muñoz, Deimar José Ipía, Germán Bermúdez Carabalí, Robinson Díaz, e Iván Palacios Prado, presuntos responsables los punibles de homicidio agravado y tentativa de homicidio agravado, además de peculado por uso, que no cobija al soldado Palacios. 

A su vez, el oficial Peña Ramírez también fue acusado por falsedad ideológica en documento público.