"'Ad portas' de un acontecimiento"

El obispo de Montería asegura que el país está a punto de ser testigo de la entrega voluntaria de las bandas criminales (bacrim).

Después de que el presidente Juan Manuel Santos dijera que el Gobierno está dispuesto a facilitar el sometimiento a la justicia de los integrantes de las denominadas bandas criminales (bacrim), el obispo de Montería, monseñor Julio César Vidal, aseguró que la más reciente reunión con estas organizaciones ocurrió hace dos semanas y que el país está a punto de ser testigo del proceso de entrega voluntaria de los integrantes de estos grupos al margen de la ley. “Estamos ad portas de un acontecimiento muy grande para Colombia”, dijo el religioso.

Y ante la resistencia a la posibilidad de que estas personas pidan un diálogo, monseñor Vidal aclaró que los miembros de las bacrim no piden una mesa de negociación, como lo sucedido con los paramilitares, sino que están buscando un espacio para entregarse, así como entregar armas, rutas del narcotráfico y también revelar zonas de cultivos ilícitos.

Incluso, Vidal fue más allá y contó que la semana anterior habló concretamente con el presidente Santos y el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, acerca del asunto. La reunión –realizada durante el consejo de seguridad de Tierralta, Córdoba– buscó avanzar precisamente en el posible sometimiento de dichas bandas criminales. De acuerdo con el religioso, tanto el jefe de Estado como el ministro de Defensa manifestaron que si sus integrantes entregan lo prometido, el Gobierno los acogerá.

Tras el encuentro con el Gobierno, el obispo de Montería explicó que sigue en su comunicación con los jefes de las bacrim y que posteriormente se sabrá qué harán y cómo será el sometimiento. “Yo, como obispo, tengo el deber de apoyar. Creo que ellos no van a echar pie atrás y que es cierto lo que van a hacer (...) yo calculo que son unas 5.000 personas, algunos me dicen que me quedo corto y calculo eso por el grupo de ‘Los Rastrojos’, de ‘Los Urabeños’, ‘Los Paisas’ y de las ‘Águilas Negras’”, agregó.

Precisamente, sobre las condiciones para el sometimiento de las bacrim, la Fiscalía acaba de decir que quienes se entreguen no tendrán principio de oportunidad ni indulto y sólo se beneficiarán con rebajas si colaboran con la justicia. Recientemente el presidente Santos había dicho que no hay negociación con esas organizaciones delincuenciales, que en cambio la interlocución sería para ver en qué términos y en qué condiciones se realiza ese anunciado sometimiento a la justicia.

Lo cierto es que esta semana, Santos se mostró dispuesto a recibir la colaboración de monseñor Julio César Vidal, quien fuera representante de la Iglesia en los diálogos con los grupos de autodefensa, durante el gobierno Uribe. “Desde ya acepto su ayuda, que será invaluable, porque son muchos, ¡muchísimos!, los retos que tenemos”, enfatizó el presidente.

Temas relacionados
últimas noticias