Adentro con la música

El colectivo, fundado por Patricio Mantilla hace dos décadas, tiene más de 150 obras arregladas para su formato y fue uno de los invitados especiales a la Feria del Libro.

Lo que más diferencia a la Orquesta de Instrumentos Andinos (OIA) de cualquier sinfónica es su carácter espontáneo. En lugar de violines, violas y cellos, asoman charangos. La sección de vientos no está conformada por flautas, cornos  y eufonios, allí dominan las quenas. La percusión es terreno exclusivo de los bombos, mientras que los trajes, lejos de portar el característico negro, están llenos de detalles tradicionales indígenas de la región andina. La sumatoria de esos elementos hace que tanto músicos como espectadores se encuentren en un espacio dispuesto únicamente para el disfrute. Aquí no hay movimientos ni codas ni mucho menos la obligación de guardar silencio hasta culminar la interpretación de la obra. La condición silente es, tan solo, una opción, y el público tiene la libertad de irrumpir con un ‘adentro’ o con un aplauso generoso... al fin y al cabo se trata de la música popular abordada en gran formato.

La OIA comenzó sus actividades en 1990 y en ese entonces su objetivo era aportarle al desarrollo de la música popular ecuatoriana, apostándole a la consecución de una nueva sonoridad a través del uso de instrumentos andinos de características populares. Este propósito se ha conseguido porque con veinte años de historia tienen por lo menos 150 temas tradicionales arreglados y creados para este nuevo formato orquestal.

“Hemos procurado mantener la intención inicial, pero incluso se ha profundizado, pues tratamos de ampliar el estudio de sistemas musicales autóctonos de las culturas ecuatorianas y el uso de instrumentos propios de nuestros ancestros”, comenta el maestro Patricio Mantilla Ortega, director y fundador de la orquesta, para quien la música clásica ha tenido un proceso de sistematización mucho más coherente que el que han tenido los aires folclóricos.   

La primera vez que la OIA se presentó en público, lo hizo con 50 integrantes pero en este momento y debido a inconvenientes presupuestales, la agrupación tiene 38 miembros que se encargan de sonar como un centenar. Piezas tradicionales del folclor ecuatoriano, obras de los más importantes compositores clásicos y temas didácticos como el Concerto grosso alla rústica de Les Luthiers, están incluidos en el repertorio de la OIA, que en este momento ostenta por lo menos con 150 arreglos adaptados a su formato especial.

“Para nosotros el hecho de grabar nuestros tres discos ha sido una  experiencia maravillosa, pero esa grabación sólo registra el momento en que se ejecutó una partitura. No es ni la sombra de lo importante que es un concierto, un encuentro único e irrepetible”, dice Mantilla, quien el año pasado se reunió con los integrantes del grupo Cimarrón para hacer una serie de toques con los que tanto el estilo llanero de los colombianos como el gran formato de los ecuatorianos, se vieron potencializados.

La Orquesta de Instrumentos Andinos participó en la Feria del Libro de Bogotá y allí realizó algunas imágenes audiovisuales que serán parte de la celebración de sus 20 años de historia artística, una vida entera dedicada a la música en su formato más espontáneo.

últimas noticias