Aeropuertos de Brasil no estarán listos para 2014, dice informe oficial

Las obras no estarían listas sino hasta 2017.

Las obras de ampliación y mejoras de los aeropuertos de las doce ciudades brasileñas que serán sedes del Mundial de fútbol de 2014 no serán concluidas a tiempo, según se admite en un informe divulgado por un instituto del Gobierno.

“La situación es preocupante”, indica el estudio del Instituto de Pesquisa Económica Aplicada (Ipea) que analiza la situación de los doce aeropuertos, que ya ha generado preocupación a las autoridades de la FIFA.

El segundo Mundial de fútbol que se celebrará en Brasil después del de 1950 tendrán como subsedes las ciudades de Belo Horizonte, Brasilia, Cuiabá, Curitiba, Fortaleza, Manaus, Natal, Porto Alegre, Recife, Río de Janeiro, Salvador y Sao Paulo.

Según el Ipea, las obras de ampliación que son necesarias en los aeropuertos de Manaus, Fortaleza, Brasilia, Guarulhos y Campinas (ambos en Sao Paulo), Salvador y Cuiabá “no estarán listas antes del 2017”.

Un plazo similar se prevé para los aeropuertos de Belo Horizonte y Porto Alegre, mientras que en el caso de Natal, donde un nuevo terminal internacional está en construcción, se calcula que las obras no concluirán en su totalidad hasta mediados de 2015.

Las mejores perspectivas se presentan en los aeropuertos de Curitiba, Río de Janeiro y Recife, donde según la información que ha recabado el Ipea las obras, que son de menor escala, avanzan dentro de los plazos previstos.

A mediados del año pasado, el Gobierno anunció inversiones por unos 3.200 millones de dólares para adecuar los aeropuertos del país a las necesidades de un Mundial de fútbol, pero el problema radica en que la mayoría de las obras ni siquiera han comenzado, dice el Ipea.

Hace quince días, el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, dijo que “la Copa del Mundo es mañana, pero los brasileños piensan que es pasado mañana”, y criticó las demoras en las obras necesarias en los estadios y en la  infraestructura de transportes.

Citó, entre otros, el caso de Sao Paulo, donde el estadio que se propone como sede del partido inaugural aún no ha comenzado a ser construido
El Gobierno respondió a través del ministro de Deportes, Orlando Silva, quien garantizó que las obras del Mundial van “a todo vapor” , aunque admitió que el caso de Sao Paulo y su estadio merecen “una especial atención”.
 
Sobre los proyectos de infraestructura de transportes, Silva dijo que el 70 por ciento de las obras comenzarán este año y garantizó que estarán listas para el 2013, cuando se celebrará la Copa de las Confederaciones.

No obstante, según dice el informe divulgado hoy por el Ipea, toda gran obra de infraestructura de transportes demora, en promedio, unos siete años
Uno de los grandes proyectos ofrecidos por Brasil para el Mundial del 2014 ya ha naufragado por completo, al menos en relación a su utilidad para la gran cita del fútbol internacional.

Se trata del tren de alta velocidad que se construirá entre Río de Janeiro y Sao Paulo, cuyas obras todavía no han sido siquiera licitadas y que ya se cree que no estará en operaciones ni para los Juegos Olímpicos de Río'2016.