Aeropuertos para el futuro ya son realidad

Con las inversiones, que superarán los $300 mil millones (a precios de 2008), en seis aeropuertos podrán aterrizar aviones Airbus A 320.

Colombia ha sido condenada por no pensar en grande, por hacer obras que no se terminan o que se quedan pequeñas en muy corto tiempo y que su ampliación implica millonarias inversiones que el Estado no tiene cómo financiar, como está ocurriendo con el aeropuerto Eldorado de Bogotá, el cual será insuficiente cuando se concluya en 2014.

Pero como siempre hay una excepción a la regla, ésta está ocurriendo con Airplan, concesionario que tiene bajo su cargo la modernización, operación, explotación comercial y administración de seis aeropuertos, que el año pasado movieron cerca de seis millones de pasajeros.

Y es que pensar operar un aeropuerto en Carepa (Antioquia) o Quibdó (Chocó) era una locura, pese a que en 2008, cuando se inició la concesión, se movilizaron cerca de 131 mil y 95 mil viajeros respectivamente. Sin embargo, el concesionario decidió demoler las dos terminales y construirlas nuevamente, pero más grandes, pese a que la capacidad instalada fue superior a la demanda.

La gerente de Airplan, Sara Ramírez, señaló que la idea de hacer estas terminales más grandes es pensando en la proyección que pueden tener las regiones, especialmente en el sector agroindustrial. Por esta razón, el concesionario hace inversiones por $300.347 millones en la modernización de los aeropuertos José María Córdova de Rionegro, Olaya Herrera de Medellín, Caraño de Quibdó, Antonio Roldán Betancourt de Carepa (Antioquia), Los Garzones de Montería y Las Brujas de Corozal (Sucre), los cuales ya están en plena operación.

Las inversiones que se han realizado en los seis aeropuertos ascienden a $214.830 millones a pesos de 2008, pero aún quedan inversiones por más de $100 mil millones, de las cuales $10.279 se destinarán a la ampliación del muelle nacional y la instalación de puentes de abordaje telescópico, que permiten alargar o acortar el brazo para facilitar el acoplamiento con la aeronave, de los cuales ya están operando 11.

En el resto de aeropuertos se construirá la infraestructura necesaria para el movimiento de carga, la ampliación de las plataformas para parqueo y el cambio de pavimento por concreto rígido.

El aeropuerto Olaya Herrera de Medellín, el cual es patrimonio cultural del país, que tiene más operaciones que el Internacional José María Córdova, con 90 mil vuelos al año y 225 diarios, espera hacer inversiones adicionales para la construcción de una terminal ejecutiva, que permita la atención de aviones particulares, que adicionarán recursos a la concesión y mejore el servicio.

Sin embargo, este proyecto está en veremos, ya que el terreno en donde se tiene proyectada la construcción, fue entregado en comodato a la alcaldía por 100 años, pero ésta a su vez lo arrendó a un particular, que no quiere facilitar el proceso para entregar el lote donde funciona un parqueadero, por considerar que tiene un contrato que hará respetar.

Por ahora, el pleito sigue a la espera de una decisión de la justicia y de esta forma construir dicha terminal, que también incluiría un hotel que la hará más competitiva, explicó Carlos Julio Cuello, gerente del aeropuerto.

A sólo 25 minutos de Medellín se encuentra el aeropuerto El Caraño, en el cual se adelanta la construcción de una torre de control nueva, ya que la actual es muy baja, pero ésta estará a cargo de la Aerocivil. En este aeropuerto hay problemas para hacer las nivelaciones cercanas a la pista, como lo exige la Oaci, debido a que hay problemas geológicos en la zona.

La construcción de El Caraño cambió el concepto de que no se pueden hacer obras en Chocó, ya que el mal manejo de los recursos condenó a este departamento como corrupto.

Esta obra abrió las puertas para que Empresas Públicas de Medellín iniciara la construcción del acueducto de Quibdó, otro pecado de los chocoanos, señaló uno de los técnicos de Airplan.

Se harán inversiones por $6.000 millones para las siguientes etapas, explicó el gerente del aeropuerto, Jhon Escobar.

A tan sólo 15 minutos y desde el aire se ve imponente el aeropuerto Antonio Roldán Betancourt, el cual fue demolido y construido para atender un mercado floreciente de la agroindustria. En la región se produce banano, uno de los productos símbolos del Urabá antioqueño, región que fue afectada por la violencia y que hoy trabaja para atraer inversión y convertirse en un nodo de desarrollo.

El gerente del aeropuerto, Óscar Henao, considera que el municipio tiene potencial para desarrollar negocios y que la modernización de la terminal abre las puertas al desarrollo.

En el marco del cronograma se ampliará la pista 15 metros, 7,5 en cada uno de los extremos.

Los Garzones y Las Brujas son los dos aeropuertos de la Costa Caribe que hacen parte de esta concesión. Con la construcción de una terminal de carga se busca iniciar la exportación de carne en canal, para imprimir dinamismo a la economía de Córdoba, señaló su gerente, Ana Cristina Jaramillo, quien agregó que las operaciones superan las 50.

En Las Brujas, aeródromo que sirve a Sincelejo, con sólo tres operaciones al día, se tiene proyectada la ampliación de la pista en 300 metros, con lo cual podrían aterrizar aeronaves mayores. La gerente de la terminal, Emma García, sostiene que actualmente se mueven 4.000 pasajeros al año.. Con las inversiones, los seis aeropuertos están en capacidad de atender aviones Airbus A 320.

El José María Córdova

Este aeropuerto, por su característica de operación internacional, tuvo inversiones que permitieron la construcción de 11 puentes de abordaje, la instalación de un sistema de tomografía, el séptimo en el mundo, que permite hacer un control preciso de explosivos. También cuenta con un proyecto para repavimentar su pista y llevar de asfalto a concreto rígido las zonas de plataforma de parqueo. El gerente de la terminal de Rionegro, Fredy Jaramillo, considera que la implementación del escáner, que permite ver al pasajero en su sistema óseo, brinda seguridad de que ninguna persona pase cargada de droga. El tomógrafo permite hacer una revisión secuencial y doble a las maletas, especialmente a las de vuelos internacionales.

 

últimas noticias

Los empresarios toman la palabra