Afectados por invierno rechazan cobro del predial

La exoneración o aplazamiento del pago de este impuesto depende de los municipios y no del Gobierno nacional.

El Gobierno no puede tumbar el pago de impuesto predial, pese a la afectación que por la ola invernal viven cerca de tres millones de personas, ya que esta decisión sólo depende del los consejos municipales, pues es un impuesto regional y no nacional.

Así lo señaló el director de la Dirección de Impuestos y Aduanas, Juan Ricardo Ortega, quien explicó que está en manos de los entes territoriales analizar el tema y definir si suspenden o aplazan  el pago de este impuesto, especialmente en localidades como Gramalote, Norte de Santander, donde el pueblo está abandonado, o en otras poblaciones donde sus ciudadanos lo perdieron todo.

El funcionario explicó que son los alcaldes y la comunidad los que deben buscar una salida a esta situación, ya que es impuesto regional y allí el Gobierno no tiene injerencia.

Con respecto al pago del impuesto al patrimonio, obligación que se corrió hasta el 30 de mayo, por problemas técnicos de la Dian, el funcionario explicó que en el país solo 52 mil personas contribuyen con este impuesto, de los cuales 30 mil corresponden a personas naturales y 32 mil a personas jurídicas, deben contribuir para la atención de los compatriotas damnificados por la ola invernal.

El funcionario explicó que si bien algunos de los contribuyentes de este impuesto se vieron afectados por la ola invernal, el pago de $1.600.000, que corresponde al pago del impuesto al patrimonio, no los va a quebrar.

“Esta situación es compleja porque es un el tema es de ley, y suena injusto cobrar este impuesto cuando algunas personas están pasando por una dificultades, pero es una cifra ínfima.  Además, son personas de patrimonios importantes  muy productivos  y que no se han perdido, excepto algunos casos muy puntuales”, explicó.

En una de estas fincas afectadas, que están avaluadas por debajo de su valor real, cuando en realidad valen $1.000 millones, el pago de 1.600.000 no quiebra a nadie, explicó Ortega.

“Hay un decreto que señala que esas pérdidas pueden deducirse del patrimonio para efecto de renta presuntiva”, y eso puede aliviar esta situación explicó.

El directivo explicó que si le llega un caso puntual y crítico su despacho buscará con sus abogados una alternativa a la ley para ayudar a que esta situación no termine por quebrar a un empresario, porque la idea del Gobierno no es quebrar a nadie por culpa de un impuesto.

“Yo soy el más interesado en que no se quiebre una empresa, ya que esta es la mayor destrucción del valor  de valor que uno pudiera crear y por esos se buscaría una solución, dentro de la ley”, explicó.

Lo que sí es claro, explicó Ortega,  es que aquellas personas que tienen grandes patrimonios no puedan hacer un esfuerzo para ayudar a los tres millones de damnificados por la ola invernal, especialmente en el Atlántico, donde las personas se quedaron sin nada.

Por ahora se mantiene el cobro del impuesto al patrimonio y los consejos y los alcaldes están en la libertad de hacer los ajustes para buscar una solución que permita ayudar a los afectados por la ola invernal.

Las comunidades afectadas pidieron al Gobierno Nacional que se agilicen las ayudas para la atención de las familias damnificadas, ya que en muchos lugares las ayudas se mantienen en solo anuncios.