Agarrón en el Congreso por autoría de proyecto que castiga a conductores ebrios

Dos iniciativas, que contemplan prácticamente el mismo fin, fueron presentado a la vez en el Senado y la Cámara.

Un evidente enfrentamiento legislativo se registró la mañana de este miércoles en el Congreso de la República.

El protagonismo en la presentación de un proyecto que busca castigar a los conductores ebrios del país suscitó el agarrón entre los congresistas.

Mientras la representante Gloria Stela Díaz presentó un nuevo proyecto –que ya se había hundido– para quitar la casa por cárcel a los conductores ebrios que terminan afectando a algún ciudadano, el senador Roy Barreras radicó su propio proyecto -que también se hundió la semana pasada- buscando aplicar penas de cárcel de ocho a 30 días para los conductores sorprendidos manejando después de ingerir licor.

El malestar se evidenció en Barreras porque Díaz incluyó en el articulado de su proyecto la idea del senador de La U de castigar con cárcel a quien sea sorprendido conduciendo en estado de embriaguez.

De tal orden fue la pelea que mientras Díaz radicaba su proyecto, Barreras acudió al acto para expresar su inconformismo.

Aunque en ningún momento habló con la representante, sí fue a reclamarle a Germán Varón, vocero de Cambio Radical quien ya anunció el respaldo a la iniciativa, para pedirle que no le quitaran su idea.

El inconformismo de Barreras también se dio con Varón porque justó cuando él ingresó al acto donde se celebraba la radicación del proyecto, el vocero de Cambio se encontraba hablando de la inclusión del artículo que castiga en simple hecho de conducir tras ingerir licor.

Al ser consultado el ministro del Interior y de Justicia, Germán Vargas Lleras, acerca de cuál proyecto va a apoyar y respaldar el Gobierno, prefirió no pronunciarse y postergar su anuncio de patrocinio a alguna de las dos iniciativas.

Poco después del incidente, Roy Barreras bajó el tono a la polémica y dijo que es muy bueno que se radiquen varios proyectos sobre los conductores borrachos.