Agmeth Escaf: "Soy un conquistador natural"

Sencillo, caribe y cursi, así se define el presentador y actor barranquillero, quien anuncia su regreso a las novelas en un papel de malo en el Canal Caracol.

-Mis primeros pinitos como artista fueron con la pintura. Tenía 8 ó 9 años cuando me gané un concurso de la Cámara Junior de Barranquilla, pero ésta fue una actividad que dejé por motivos personales. Luego llegó a mi vida la música y por último la actuación y la presentación. Mi esencia es la de un actor: el teatro no lo dejo por nada.

-El mejor presentador que ha tenido este país se llama Fernando González Pacheco, un gran caballero. Mis maestros han sido Gustavo Londoño, quien dirigió la primera compañía de teatro en la que trabajé, y mi gran amigo, Jorge Cao. Somos tan cercanos que mis hijos le dicen abuelo. Por supuesto, también está Gina López, la directora del programa ‘Bravíssimo’, quien me enseñó todo esto de la presentación.

-Llevo en Bogotá 18 años y aún no me acostumbro al frío. No me gusta este clima. Me hace falta la luz y el fresquito de mi Barranquilla, el horizonte, el calorcito. Aunque Bogotá reúne todo lo que debe haber en un horizonte, el mundo debería ser pura playa.

-Sueño con seguir trabajando en lo que me gusta, que no es fácil, pero también sueño con volver a actuar. Por fortuna, ese deseo se me está dando ahora. Vuelvo por mis fueros con una nueva novela del Canal Caracol y con un papel de malo. Esto es una delicia. Para mi actuar es como comerse un raspao con lechera saliendo del colegio en Barranquilla, a las 12 del mediodía.

-Mi nueva novela la protagonizan María Cecilia Sánchez, César Mora, Nataly Umaña, Sebastián Caicedo... un gran elenco, pero aún no puedo revelar el nombre.

-Mi principal meta personal es tener una casita frente a la playa donde todos los días pueda disfrutar de un sol espectacular. Cambiaría todo lo que tengo por esa tranquilidad que no tiene precio. Quisiera que mis hijos crecieran en Barranquilla.

-A mis 38 años reconozco que soy un conquistador natural como buen costeño y como buen macho. Me gustan las mujeres femeninas, el coqueteo, el jueguito, la ida a cine, al parque. Fui muy cursi, de hecho, fui de los que regalaba tarjetas de Timoteo. Tuve muchas novias y, gracias a Dios, ninguna tiene queja mía. Pero luego me enamoré de la madre de mis hijos y ahora soy un juicioso total.

-Mi fin de semana, usualmente, no tiene mucho de raro, aunque para mí siempre será especial. Verme toda la cartelera de cine con mis hijos, ir de compras, jugar bolos, arruncharme con ellos y dedicarnos a los juegos de video.

Temas relacionados