Agua contaminada de Fukushima irá al mar

A partir de este martes, 11.500 toneladas de agua contaminada de radiactividad serán vertidas al Pacífico.

La empresa Tokyo Electric Power (Tepco), propietaria de la central nuclear de Fukushima —en crisis desde el pasado 11 marzo, luego del terremoto y el posterior tsunami que afectaron a Japón—, anunció que se vio obligada a tomar la decisión en aras de controlar la emergencia.


La intención del vertido, cuya radiactividad ha sido calificada por la propia Tepco como “relativamente baja”, es abrir un nuevo espacio para almacenar el agua utilizada para enfriar los reactores 1, 2 y 3, cuya contaminación es mucho más elevada. De las 11.500 toneladas que se vaciarán en el Pacífico, 10.000 corresponden a los depósitos de la planta nuclear y 1.500 se encuentran dentro de los reactores 5 y 6.


No obstante, este vertido no será la única fuente de contaminación que afecte el mar. El fin de semana, los técnicos que permanecen en la central hallaron una grieta de unos 20 centímetros en uno de los tanques de contención. De hecho, esa es la explicación de los altos niveles de radiactividad que se están detectando en el mar cercano a la planta, con mediciones que superan el límite legal de radiación 4.385 veces. El director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Yukiya Amano, criticó a las directivas de Tepco por no haber hecho lo suficiente para evitar el accidente.


De acuerdo con Thomas Jung, del Centro de Protección contra la Radiación, en Alemania, la radiactividad con el tiempo terminará diluyéndose en el agua, pero antes podría afectar la cadena alimenticia acuática y el lecho marino. Si en este momento alguien se bañara en el mar cercano a la central, su piel se quemaría en minutos.