Ahora, a cambiar el chip

La mayoría de las selecciones de Suramérica ahora sólo piensan en Brasil 2014.

Buena parte de las selecciones que toman parte en la Copa América que concluye el domingo ya han cambiado de 'chip' y han puesto su mente en las eliminatorias para el Mundial de 2014 en Brasil, una vez sus expectativas en el torneo han quedado frustradas.

Incluso las dos selecciones que van a disputar el descafeinado partido por el tercer y cuarto puesto del torneo (Perú y Venezuela) ya han cambiado de registro piensan en el camino hacia el Mundial.

Para ambos equipos, el partido del sábado ya es un encuentro preparatorio.

Sólo los dos finalistas (Uruguay y Paraguay) permanecen a estas alturas de la Copa verdaderamente centrados en la final y en levantar el trofeo.

Brasil queda al margen. Clasificado de oficio como país organizador del Mundial, va a ocupar los próximos años en encuentros preparatorios de carácter amistoso de topo tipo. Alemania, México, España e Italia ya está en la agenda de la selección brasileña.

Además, muchos de los seleccionadores nacionales afirmaron a su llegada a la Copa que lo importante del torneo no era la competición en sí misma, sino preparar al equipo en su camino hacia el Mundial. Parte de la discreción del torneo puede pasar por ahí.

“Lo que importa son las eliminatorias”, “este es un torneo que nos va a servir para crecer” insistieron muchos seleccionadores.

Uno de ellos fue el argentino Sergio Batista, técnico del equipo anfitrión y favorito al título, pero que quedó eliminada en cuartos de final ante Uruguay.

“La Copa América es un escalón más hacia el Mundial”, dijo Batista, quien reconoció antes de que empezara el torneo que esperaba recibir críticas si su equipo quedaba eliminado como así ocurrió. “El torneo es parte del proyecto para ir a Brasil”, puntualizó.

En la misma línea se manifestaron otros entrenadores como el uruguayo de Perú, Sergio Markarián, el de Bolivia, Gustavo Quinteros, y el colombiano Héctor 'Bolillo' Gómez, que ha dirigido a la selección de su país.

Quinteros afirmó que hacer una buena Copa ayudará de cara a las eliminatorias, Markarián las calificó como “objetivo final” y el 'Bolillo' Gómez indicó que es el “primer objetivo”.
 
Si la Copa era un peldaño en el camino hacia las eliminatorias, una vez se ha superado el escollo, ya sólo queda pensar directamente en el futuro deportivo inmediato de las selecciones, que no es otro que avanzar en el camino hacia el Mundial.

Al margen de los encuentros amistosos proyectados para los próximos días, la siguiente cita oficial para el fútbol sudamericano llega con la primera fecha de las eliminatorias mundialista, prevista para el 7 de octubre, dentro de poco más de dos meses.

La clasificación se decide, como en anteriores ediciones, por un sistema de Liga en la que en esta ocasión participan nueve selecciones, todas las de la Confederación Sudamericana de Fútbol excepto Brasil.

Los nueve equipos pelearán por cuatro plazas directas y una en la repesca para lo que competirán en dieciseis jornadas, en las que cada selección disputará dieciséis encuentros durante dos años.

La serie dará comienzo el 7 de octubre con la disputa de los encuentros Uruguay-Bolivia, Perú-Paraguay, Argerntina-Chile y Ecuador-Venezuela, en una fecha en la descansará la selección de Colombia.

A partir de entonces, en cada jornada descansará una selección en el marco de unas eliminatorias que se completarán con ocho encuentros de local y otros tantos de visitante para cada selección.

La serie concluirá el 15 de octubre de 2013 con los encuentros Uruguay-Argentina, Paraguay-Colombia, Chile-Ecuador y Perú-Bolivia, en una jornada en la que descansará la selección de Venezuela.

Las selecciones, salvo para los finalistas, han dejado de pensar en la Copa y ya tienen la mente en las eliminatorias.