Alerta en la Sabana por creciente del río Bogotá

Según la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), el nivel de las aguas llegará este martes al municipio de Chía.

El pasado fin de semana se presentaron copiosas lluvias sobre la sabana de Bogotá, lo que generó que el nivel de las aguas del río Bogotá aumentara considerablemente.

El nivel del afluente llegó a su punto más crítico y terminó inundando cerca de 90 poblaciones aledañas a la capital del país, aproximadamente treinta mil hectáreas de tierra resultaron anegadas.

Los jarillones de las poblaciones de Lenguzaque y Villapinzón no resintieron y terminaron cediendo ante la presión de las aguas que inundaron fincas, casas, vías de acceso y afectaron aproximadamente a ocho mil agricultores.

Al respecto, Andrés González, gobernador de Cundinamarca, informó que las inundaciones dejaron un saldo de noventa municipios afectados, un poco más de setenta mil personas damnificadas y treinta mil hectáreas de tierras destinadas al cultivo de alimentos destruidas.

Por su parte, Sergio Piñeros, subdirector de la CAR, expresó que se trata de una creciente sostenida y no de una avalancha o de una crecida súbita de nivel, situación que se mantendrá aproximadamente por los próximos dos días y que inevitablemente llegará al municipio de Chia.

La secretaría de gobierno de Chía asegura que, pese al leve incremento en el nivel de las aguas del río Bogotá, a la altura del municipio, las autoridades están alerta y monitoreando constantemente del afluente y de los jarillones para evitar cualquier riesgo.
 

Temas relacionados