'Alianza Peñalosa y la U no es programática sino politiquera'

La candidata independiente a la Alcaldía lanza pullas al aspirante de los verdes y califica la propuesta de Gustavo Petro de regalar agua como "populista". Advierte una campaña negra en su contra.

Desde que estaba en el Congreso, primero como representante a la Cámara y luego como senadora, se sabía que una de sus metas en la política era ser alcaldesa de Bogotá. Hoy, alejada de los partidos tradicionales, Gina Parody hace la tarea como candidata independiente y, en entrevista con El Espectador, habla no sólo de sus propuestas sino que analiza aspectos de la campaña y de la política en general, y responde a polémicas que se han formado en torno suyo, como la divulgación de una encuesta contratada por su equipo en la que se dispara y le pelea la favorabilidad de los votantes a Petro y Peñalosa.

¿Usted le cree a las encuestas?

Creo en la estadística, pero creo también que no debe afectar la estrategia de campaña. Y lo nuestro ha sido una estrategia clara de presentarle propuestas a Bogotá.

¿Y qué pasó con la encuesta que divulgó ‘El Tiempo’, que da un triple empate entre Petro, Peñalosa y usted?

Es una encuesta que contrató la campaña, que se filtró y yo asumo la responsabilidad. Estábamos midiendo unos mensajes estratégicos y ahora eso está en manos de todo mundo. Eso nos perjudicó.

Porque hay mucho malestar en los demás candidatos...

A mí no me han dicho nada.

¿Cree que hay una campaña negra en contra suya?

Siempre pasa en las campañas: aparecen rumores y dicen cosas, por eso no lo tomo como personal. No hay que ponerse paranoico sino saber para dónde vamos.

¿Y de qué lado puede venir esa intención de afectarla?

No me interesa saber porque si me pongo a averiguar pierdo el objetivo, que es presentarle propuestas nuevas y factibles a Bogotá. No le dedico tiempo a mirar quién me está haciendo daño, entre otras cosas porque creo en el equilibrio del universo y quien hace daño se le devuelve.

Dicen que la que no juega limpio es usted, por lo de la valla en Kennedy, cuando todavía no se puede hacer publicidad...

Durante la época de recolección de firmas para conformar un movimiento ciudadano se puede hacer publicidad. Esa es la forma de hacerse conocer para pedirle a la gente su respaldo.

Volviendo a la encuesta, ¿qué piensa del triple empate entre Petro, Peñalosa y usted?

Que tengo que seguir trabajando disciplinadamente. Yo me preparé para ser alcaldesa, no para estar analizando encuestas.

Claro que, como dicen en la calle, Petro ya se les montó...

Es un buen candidato y tiene unas ideas distintas.

¿Ha pensado en hacer alianzas?

No, estoy haciendo un esfuerzo grande recogiendo firmas, ya llevamos más de 100.000, y creo que el fracaso de la política en Bogotá tiene que ver con los partidos. No tienen programas y esa es una falencia de todos, no sólo en Bogotá sino en Colombia: por ejemplo, los verdes no tienen un programa ambiental y no hay una diferencia en el tema fiscal entre la U y Cambio Radical. Cuando a mí me hablan de alianzas, bienvenidos todos los ciudadanos del partido que sea y que quieran una ciudad humana, atractiva y segura.

¿Ningún candidato tiene programa?

Los candidatos tienen programas, pero no los partidos. Son ellos a quienes les ha tocado elaborarlo porque los partidos no lo hacen.

Dice Carlos Fernando Galán que usted se parece mucho a Álvaro Uribe por aquello de la microgerencia y el querer concentrar todo el poder de decisión en el alcalde...

Yo hago microgerencia y lo he hecho siempre. Me ha resultado muy efectivo. Que uno haga microgerencia no quiere decir que sea un mal gerente.

¿Pero es bueno concentrar todo el poder en el alcalde?

Es que el alcalde tiene unas funciones constitucionales, más que un poder. Tiene el mandato de los bogotanos para ser responsable administrativamente de los recursos de la ciudad y ser la primera autoridad de policía. Lo que ha pasado es que en el tema de los recursos se ha delegado y por eso tenemos alcaldes que dicen que no son responsables porque no firmaron tal o cual contrato. Y en el tema de seguridad hablan de un problema de percepción. Lo que tiene que hacer el próximo alcalde es cumplir sus obligaciones.

Eso de la percepción en seguridad suena a indirectazo para el gobierno Santos...

Lo de la percepción se lo digo al Polo Democrático. El presidente Santos ha sido el que le ha dado los mayores golpes a las Farc.

Por cierto, ¿es verdad que usted habló con él antes de lanzarse?

Yo hablo mucho con él, antes y después de lanzarme.

¿Y verdad que fue él quien le recomendó ser candidata?

De política no hemos hablado porque él está impedido para hacerlo.

Todo indica que Antanas Mockus será candidato, ¿cómo cambia eso el panorama?

Me encanta que entre porque pone en la agenda algo fundamental: la manera limpia de hacer política.

¿Se siente aludida cuando Peñalosa dice que hay candidatos que no han administrado ni un garaje?

En absoluto, al que le caiga el guante que se lo chante. Yo comencé en la empresa privada como archivadora, pasé por la caja, llevé la contabilidad y finalmente pude tomar decisiones importantes en juntas directivas.

¿El apoyo de Uribe a Peñalosa le suma o le resta?

La discusión en Bogotá no debe ser si es Uribe o no es Uribe, sino si debe ser Peñalosa o no debe ser Peñalosa.

¿Y el apoyo de  la U?

Peñalosa cometió un error al dejar salir a Mockus de los verdes y al aliarse con la U, porque allí no va a haber nunca un acuerdo programático sino politiquero.

¿O sea que para Peñalosa el fin justifica los medios?

Viéndolo de esa manera, sí.

El Polo va a tener candidato, ¿será que levanta cabeza?

Ojalá que no. El Polo y muy buena parte de sus miembros nos llevaron al fracaso, a la decepción de la política y a un robo masivo de los recursos que pagamos todos los bogotanos con nuestros impuestos.

¿Clara López es lo mismo que Samuel Moreno?

Espero que no y que ella trate de ponerle orden a la ciudad. Sin embargo hay un tema que me parece fundamental y es el de su responsabilidad frente a dos contratos importantes que se están firmando, el del recaudo del Sistema Integrado de Transporte Público (Sirci) y el de la recolección de basuras, y no la he visto que esté asumiendo la responsabilidad. Yo le pido que firme esos contratos porque eso nos daría garantía de que son procesos transparentes.

O sea que si usted es alcaldesa firma todos los contratos...

Los grandes contratos y estos dos son ejemplos porque se trata de $2,6 billones.

Pero Bogotá tiene un régimen especial y hay entidades independientes que firman sus propios contratos...

La Constitución establece que el responsable de todos los recursos administrativos es el alcalde. En el contrato de aseo, a través del Decreto 121 de 2008, el alcalde delegó la facultad de firmar a la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp) y se demoran un minuto derogando ese decreto. Y en el caso del Sirci, el artículo 43 de los estatutos de Transmileno establece que el gerente es quien debe firmar. Reformarlos requiere autorización de la junta directiva e ir a una notaría.

¿Cree que hay intereses oscuros detrás de la adjudicación de esos dos contratos?

Esas han sido las denuncias y, por lo menos, deberían tener una vigilancia extrema.

¿Miriam Martínez, directora de la Uaesp, debería irse?

Sin duda, y no tengo nada personal contra ella, pero es una persona que está destituida.

Usted dice que no está ni en el extremo populismo ni en la extrema politiquería, ¿dónde está?

En una propuesta que no es populista, pero que tiene una política social en educación, salud y vivienda. Es una propuesta basada en la realidad y creo que cuando se hace populismo no se conoce la realidad de la ciudad.

¿Y hay candidatos populistas?

Decir que se va a regalar agua sin tener en cuenta que hay casas que no tienen siquiera el tubo para que les llegue es populismo. Se ve que Petro hace rato no recorre Ciudad Bolívar.

¿Y no es populista decir que las EPS que no cumplan se van?

No, eso es apegado a la Ley 1122, que establece que el responsable de la atención y la salud en la ciudad es el alcalde y le da la facultad de cancelar la licencia de funcionamiento de esas entidades si no cumplen con su plan propuesto.

¿Cómo está financiando su campaña?

En la recolección de firmas, con amigos que nos han ayudado y ahorros que yo tenía. Ha sido algo muy austero.

Dicen que usted viene de una familia adinerada y que tiene toda la plata para su candidatura...

Vengo de una familia que ha trabajado duro. Mi papá tiene 83 años y comenzó a trabajar cuando tenía 14. Se pagó su colegio, su universidad, tuvo sus hijos y terminó su carrera de economía. Y lleva 60 años en el sector marítimo, no sólo colombiano sino internacional. A partir de eso ha construido un patrimonio, pero para mí, más importante que eso, que hoy me permite hacer una política libre y transparente, es trabajar con disciplina.

¿Debería haber reelección de alcaldes?

No, con la de presidente es suficiente.

¿La defraudó el presidente Uribe?

Con el presidente Uribe voy a estar agradecida siempre porque fue la persona que me metió a la política. Sin embargo tuvimos distancias ideológicas, que es normal, las cuales hoy se mantienen.

¿Cómo está su seguridad personal?

Como la de todos los bogotanos: amenazada.

Inseguridad: ¿percepción o realidad?

¿Cómo es eso del bloque de búsqueda para atacar la criminalidad?

Es parte de cambiar el diagnóstico de las administraciones pasadas y del Polo, que dice que el problema es cultural, desconociendo la realidad de la ciudad. Aquí hay organizaciones criminales que tienen control de territorio. El robo de celulares a diario no es porque dos ladronzuelos se unen para hacerlo, sino porque atrás hay una empresa criminal que está dispuesta a comprarlos. Tenemos que comenzar por cambiar el diagnóstico y reconocer que en Bogotá hay bandas criminales.

¿Qué pasó con las denuncias que hizo sobre esas bandas criminales, con nombre propio?

No pasó nada. Allí siguen actuando. Los Mártires siguen con el control de ‘Los Paisas’, en Ciudad Bolívar continúan actuando ‘Los Martínez’, en Usaquén todo tiene que pasar por las manos de ‘Los Pascual’ o ‘Los Tarazona’. Para acabar con ellas hay que golpear la cabeza y el bloque de búsqueda o grupo de operaciones especiales Goes B, y ya existe en el país un Goes H para hidrocarburos, es precisamente para desmantelar la organización criminal, quitarles el control del territorio, impedir que capturen recursos y judicializarlos.

Temas relacionados