Amplían la búsqueda de pruebas contra el asesino en serie de Nueva York

Se le atribuye la muerte de al menos cuatro mujeres y del que se sospecha que podría ser incluso un exagente de policía.

La policía amplió el área de Nueva York en la que buscan restos humanos u otras pruebas que puedan ayudar a la identificación de un asesino en serie, al que se le atribuye la muerte de al menos cuatro mujeres y del que se sospecha que podría ser incluso un exagente de policía.

La Policía del condado de Suffolk -que ocupa la mayor parte de la isla neoyorquina de Long Island- confirmó hoy a Efe que la búsqueda se amplió al vecino condado de Nassau, el cual no pertenece a Nueva York pero sí colinda con su barrio de Queens, donde más de un centenar de personas buscan pistas que puedan ayudar a esta investigación.

Según detallaron las autoridades, la búsqueda se amplió al Parque Estatal de Jones Beach, un área muy agreste donde la gente acude para hacer cámping, ir a la playa, practicar surf y observar aves, entre otras actividades.

Por el momento, y con la ayuda de perros, se han hallado huesos que podrían pertenecer a una novena víctima, aunque los forenses aún tratan de comprobar si se trata de restos humanos o animales.

El boscoso "Santuario Silvestre de John F. Kennedy" es otra zona donde también se buscan restos de más víctimas de un asesino al que algunos medios llaman ya "el Dexter real", en referencia al protagonista de la serie de televisión del mismo nombre y cuya historia guarda por el momento muchas semejanzas con este caso.

En los últimos meses se han descubierto en varias zonas próximas (igual de agrestes y de difícil acceso, aunque en el condado de Suffolk) restos humanos de ocho personas en diferentes estados de descomposición, de los que cuatro fueron identificados.

Se cree que todos son responsabilidad de un mismo asesino en serie que opera siempre con procedimientos similares y que habría matado a sus víctimas en otros lugares para luego arrojar los restos en bolsas de lona a zonas pantanosas.

Todos los cuerpos identificados fueron hallados en una estrecha franja de playa que forma parte de las islas situadas al sur de Long Island, y eran de chicas jóvenes que trabajaban como prostitutas y ofrecían sus servicios a través de la web Craigslist.

Sobre la identidad del asesino, los investigadores -a los que se sumó el FBI- insistieron hoy en que aún no se tiene un sospechoso y que la posibilidad de que se trate de un exagente de policía es "mera especulación".

Según publicó primero el diario The New York Times y luego otros medios locales, los investigadores temen que el asesino sea un exagente de policía o al menos tenga un pasado relacionado con las fuerzas del orden, ya que ha demostrado saber, por ejemplo, cómo actúan las autoridades a la hora de interceptar y localizar llamadas telefónica o rastrear pruebas.

Se cree que el asesino podría ser quien llamó a la hermana de una víctima en varias ocasiones, en las que utilizó el móvil de la fallecida, así como teléfonos de prepago desde lugares públicos muy concurridos (como Times Square o el Madison Square Garden). Las llamadas nunca duraron más de tres minutos.

También ABC News aseguraba hoy que la falta de pruebas, pese a la gran cantidad de material para investigar, hacen temer a las autoridades que el asesino tenga un pasado policial.

El diario New York Post añadía por su parte, sin identificar sus fuentes, que los restos de una de las víctimas que aún no están identificadas corresponden a un niño pequeño y que los encontrados este lunes son humanos, lo que elevaría a nueve el número de víctimas que se atribuyen al asesino, del que se cree que lleva una vida normal y tiene una inteligencia especialmente elevada.
 

 

últimas noticias

El mundo en 2018: Lo que dejó el año que pasó

El mundo en 2018: el año de los populistas