Ana Piedad Jaramillo: "La cultura es un derecho ciudadano"

Entre sus retos están recuperar el centro de Medellín y llevar el Museo a todas las comunas.

¿Cómo llegó a la dirección del Museo de Antioquia?

Por los vericuetos de la cultura.

Ha dicho que quiere recuperar el centro de Medellín, ¿qué espacios tiene en mente?

El entorno del Museo de Antioquia y la Plaza Botero, que se convertirá en el primer Distrito Cultural en Colombia y entregará a la ciudad un nuevo centro contemporáneo con más de 15.000 metros cuadrados de espacio público.

¿Para qué recuperarlo?

Porque tiene gran riqueza histórica y patrimonial y muchas posibilidades, pero tiene sectores deteriorados y problemas de seguridad. Hay que darle otra cara al centro e incentivar su apropiación por parte de la comunidad.

¿Qué será lo más difícil de dirigirlo?

Conseguir el dinero necesario para realizar los programas y proyectos del Museo. Esto es una dificultad general en las entidades culturales, pero hemos aprendido a hacer alianzas estratégicas, a conseguir amigos y a inventarnos maneras de obtenerlo.

¿Qué exposición sueña en las instalaciones en el museo?

Una de los grandes maestros que nos permita apreciar artistas como El Greco o a los grandes artistas del Renacimiento y del Impresionismo, y otra con los grandes maestros colombianos que a través de sus obras han escrito la historia de nuestro país.

¿Imaginó regresar de esta manera a su ciudad natal?

No, y es un honor para mí entrar por esa puerta grande que es el Museo de Antioquia.

¿Qué aprendió como directora del Teatro Jorge Eliécer Gaitán?

A ver el mundo tras bambalinas en todos los sentidos.

¿Tiene algo que aprenderle Medellín a Bogotá en cuanto a oferta cultural?

Sin duda, Bogotá tiene una gran oferta cultural, cada vez más fuerte consolidándose como una de las capitales culturales de América Latina. En Antioquia se están comenzando a hacer cosas muy importantes en la cultura que trascienden lo regional.

¿Algún recuerdo de su paso por el periodismo como editora cultural de ‘El Mundo’?

La gran actividad cultural que tenía Medellín en la época. Como editora no alcanzaba a cubrirlo todo.

¿Qué es lo más paisa que tiene?

El hablado.

¿Dónde recomendaría comerse una bandeja paisa?

En mi casa.

¿El Museo de Antioquia en qué nivel se encuentra frente a otros museos de Latinoamérica?

En uno muy importante. En el país está entre los primeros museos y es modelo en Latinoamérica en muchos de sus procesos.

¿Cuántas personas visitan el museo al mes?

Depende del mes. En temporada baja, cerca de 13.000 personas, pero en la Feria de las Flores el número sube a 25.000.

¿Cómo definiría la oferta cultural de Medellín?

En aumento.

¿Tiene alguna tentación?

El chocolate.

¿Alguna obra de arte adorna su apartamento?

Varias, me gusta su compañía.

¿Qué periódico le llega a la oficina?

Casi todos y si no me llegan, los leo por internet. Leer periódicos es uno de mis vicios.

¿Qué medio cultural consume?

Lo difícil sería definir cuál no consumo.

¿Tiene la cultura en Colombia el lugar que merece?

Lo va teniendo, pero siempre con dificultades. El reto es entenderla.

¿En Medellín la ciudadanía ha entendido que los museos son un espacio para todos los estratos?

Lo ha empezado a entender, pero hay que trabajar más para que todos comprendamos que la cultura no es para un estrato en particular y es un derecho ciudadano.

¿En qué invierte el tiempo libre?

Leer, viajar, ir al cine, visitar museos, ir a teatro o a conciertos.

¿Qué disfruta de recorrer un museo?

Las historias que se vislumbran a través de las obras.

¿Su museo preferido?

El de Antioquia, claro.

¿Y de los grandes?

El Louvre.

¿Cuál es la clave para promover la cultura?

Creer en ella.

Temas relacionados